México: 85 hijos de narcos que muestran sus lujos en Internet

“Narcojuniors” es un libro que revela la identidad de los herederos de los capos mexicanos. Su autor conversó con El Comercio

México: 85 hijos de narcos que muestran sus lujos en Internet

En México, los hijos de los capos de la droga como Joaquín 'El Chapo' Guzmán o Ismael 'El Mayo' Zambada se lucen junto a mujeres, tragos, armas bañadas en oro y autos de lujo en sus cuentas de redes sociales.

En noviembre del 2013 las autoridades estadounidenses capturaron a Serafín Zambada, hijo de uno de los cabecillas del cártel de Sinaloa, Ismael ‘El Mayo’ Zambada. La pista que llevó a su captura fue la cuenta de Twitter en la que Serafín lucía carros, tragos y joyas. “A partir de ahí tuve curiosidad por saber cómo actuaban y a qué se dedicaban los hijos de los capos mexicanos. Yo los denominé narcojuniors”, cuenta el periodista José Luis Montenegro, quien sigue el rastro de estos hijos de narcos. 

 

—¿Cuál es el perfil de estos jóvenes?
Tienen varias características comunes. La primera es la edad, son menores de 35 años y ya dirigen cúpulas del narcotráfico que heredaron de sus padres. Son dinastías que han permanecido por muchos años en México, me refiero a los Zambada, los Guzmán, los Esparragoza.  Básicamente, me centré en el cártel de Sinaloa. 

—¿Por qué? 
Porque es uno de los más poderosos, no solo de México sino del mundo. En la República Mexicana controlan 19 de los 32 estados. Me parecía que era necesario conocer cómo actuaban y se desarrollaban estos herederos. Por ejemplo, Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán solo estudió hasta segundo año de primaria, mientras que sus hijos han estudiado carreras como Administración de Empresas o Comercio Exterior y muchas veces lo hicieron en el extranjero. 

—¿Qué otros personajes encontró en los dos años que le tomó escribir el libro?
A más de 85 personas que operan en línea. Dentro de los más relevantes estaban Jesús Alfredo e Iván Archivaldo Guzmán Salazar, también estaban Gisselle Guzmán y Ovidio Guzmán López; todos eran hijos de ‘El Chapo’ Guzmán. De la familia Zambada estaban Serafín Zambada e Ismael ‘El Mayito Gordo’ Zambada Ortiz. También encontré a Juan Ignacio Esparragoza, hijo de Juan José Esparragoza Moreno ‘El Azul’ [narcotraficante vinculado al cártel de Sinaloa, casado con Gloria Monzón, cuñada de ‘El Chapo’ Guzmán]. Otros personajes fueron María Luisa y Misael Torres Urrea, ambos hijos de Javier Torres Félix ‘El JT’ [uno de los lugartenientes más cercanos a ‘El Chapo’ Guzmán]. Era todo un entramado con varias características. 


A la izquierda: ‘El Mayito Gordo’ de Sinaloa se luce con mujeres.  A la derecha: Serafín Zambada exhibe un cargamento de marihuana en su cuenta de Twitter. 
 
Serafín Zambada también suele mostrar fajos de billetes y máquinas para contar dinero.


—¿Qué características?
Todos interactuaban entre sí, todos tenían aproximadamente el mismo tiempo de actividad y tenían sus cuentas de Facebook, Twitter e Instagram vinculadas. Además, todos son familia o tienen algún parentesco. Están casados entre sí o tienen algún tipo de relación.

—¿Sufrió alguna amenaza tras la publicación de su libro?
Recibí una llamada desde un número de Culiacán [capital del estado de Sinaloa]. Me dijeron: “Deja de estar chingando, te estamos checando”. Afortunadamente no sucedió nada.

— En su libro menciona que los narcos están bien protegidos en México…
Sí, totalmente. Recordemos que el cártel de Guadalajara –antecedente al cártel de Sinaloa– tenía una relación de amistad, alianza o negocios con el Gobierno mexicano. Antes el Gobierno y el Ejército otorgaban ciertas zonas de la sierra del conocido Triángulo Dorado [Estados de Chihuahua, Sinaloa y Durango] para que los narcos sembraran droga. Eso quiere decir que el Gobierno les decía qué cartel ocupaba una parte de la sierra para sembrar marihuana y amapola.

En esa época, entre los años 60 y 70, solo eran esas dos drogas. Los capos obedecían al Gobierno, como una especie de subordinados. Pronto se dieron cuenta que el narcotráfico era más poderoso y tras aliarse con el cártel de Medellín, de Pablo Escobar Gavidia, los capos comenzaron a seguir el modelo colombiano. Es decir, corromper autoridades, hacerse más poderosos sobornando gente o usar la violencia, que también era efectivo. Ahora vemos que los narcotraficantes son más metódicos, tienen mucha agilidad para infiltrarse en el Gobierno mexicano. Les da lo mismo financiar campañas políticas o acallar a algún tipo de gobernante. Es básicamente lo que retrata ‘Narcojuniors’ la impunidad de la que gozan estos jóvenes mostrando sus lujos como panteras o automóviles de lujo en Twitter o Instagram sin que les pase nada. Hacen lo mismo pero ahora de manera digital.

 

— Otro elemento son los narcocorridos, canciones que celebran a los narcos. ¿Qué opinas de eso?
No sé quiénes fueron los primeros en cantar estas letanías a favor de las hazañas de los narcos pero se ha expandido bastante. La narcocultura se propaga en México, y más en la generación joven, porque es una actitud aspiracional. Como dicen las canciones, quién no quisiera tomar todo el día Buchanan's [whisky], pasear con 3 o 4 mujeres en un automóvil de lujo mientras esquivan a federales para traficar droga. Lo único que están haciendo los narcocorridos es adorar a una persona que a través de la mafia obtiene grandes ganancias para disfrutarlas en compañía de lujos. Tienen mujeres guapas, animales exóticos, armas de alto calibre a las que les incrustan diamantes. En muchos estados no se acepta que hayan conciertos de narcocorridos porque creen que incitan a la violencia, estos grupos jalan a criminales que van a verlos. Es una forma evidente de mostrar una adoración a personajes que le han hecho mucho daño al país.

—¿Qué fue lo que más le sorprendió en esta investigación? 
Una de las principales fue la adoración a los criminales. Jose Rodrigo Arechiga Gamboa, a quien denominaban ‘El Chino Antrax’, regalaba camionetas y relojes a través de su cuenta de Instagram. Tenía más de 50 o 70 mil seguidores, elegía a 10 o 20 de ellos al azar y hacía una especie de tómbola. El ganador se llevaba una camioneta, un reloj o lo que quisiera regalar el capo. No me imagino concursando por una camioneta proveniente de miles de muertos, de tanta sangre. Es inaudito. 

—‘El Chapo’ Guzmán fue recapturado hace pocos días. ¿En qué falló esta vez?
Lo mismo que en febrero del 2014, cuando lo capturaron en Mazatlán, Sinaloa. Fue la familia. En esa ocasión, ‘El Chapo’ se reuniría con ‘El Mayo’ Zambada porque Guzmán ya no quería pertenecer al cártel de Sinaloa. Quería cederle el puesto a su hijo Iván Archivaldo Guzmán Salazar. En una especie de traición, ‘El Mayo’ dio la alerta a las autoridades y lo capturaron. La Operación Gárgola fue muy rara. No ha habido mucha información al respecto, las autoridades escondieron datos para que no se conociera la verdad. En esa primera captura el capo iba con sus dos hijas pequeñas (que tiene con Emma Coronel).

—¿Tiene detalles sobre la última captura?
Tuve acceso a fuentes privilegiadas y muy cercanas que aseguran que ‘El Chapo’ se reuniría en Los Mochis nuevamente con Emma Coronel y las gemelas.  Irían a una reunión el sábado 9 de enero con sus hijos, que venían de Estados Unidos. Eso es un dato inédito, ‘El Chapo’ tiene aproximadamente 3 o 4 hijos en EE.UU. Guzmán, en una suerte de encontrarse con Coronel, salió de su escondite en Badiraguato –donde había estado después de huir de Durango porque la Marina lo seguía de cerca– a su casa de seguridad en Los Mochis. En esa casa se produjo la intervención que luego fue difundida por videos. ‘El Chapo’ huyó y fue encontrado en un cruce llamado El Trébol, en un motel. Nuevamente surge la curiosidad de que capturan al capo por una llamada anónima. Es muy curioso, hay una especie de intención de querer ver encerrado al capo. 

—¿Disputas internas en el cártel de Sinaloa?
Totalmente. 

— Mucho se habló de la entrevista que Sean Penn y Kate del Castillo le realizaron al capo. ¿Usted lo habría entrevistado?
Yo no lo buscaría. En algún momento ‘El Mayo’ Zambada buscó a Julio Scherer [fallecido director de la revista “Proceso”] mediante una carta. El periodista accedió ir ante él, con una serie de dificultades impuestas por el narco. Acá sucedió todo al revés, Kate del Castillo buscó a ‘El Chapo’ Guzmán. Él nunca le envió flores como decían. Te lo digo yo porque tengo fuentes muy cercanas a Guzmán que hace unos días me confirmaron eso. Además de la carta que se hizo pública, Kate le envió otra misiva en la que le exigía al capo reunirse a través de su abogado, Óscar Gómez Núñez. Yo no le habría propuesto hacer una película, porque eso hizo la actriz, proponerle un proyecto de alrededor de 5 o 6 millones de dólares. Tampoco habría aceptado que me dieran un adelanto económico en efectivo para regresarme a mi país y empezar un proyecto que finalmente nunca emprendieron, y esto último lo tengo bien documentado. Lo de la actriz no fue una actividad periodística, fue una actividad lucrativa.

— Tras ver las declaraciones de ‘El Chapo’ Guzmán mucha gente se preguntó si él era la verdadera mente maestra tras ese gran imperio narcótico. ¿Qué opina usted, hay alguien más poderoso detrás de ‘El Chapo’ Guzmán? ¿Quizás algún partido político?
Pues no sé. Para la percepción ciudadana, y me incluyo, el narcotráfico y el Gobierno son lo mismo. Están tan infiltrados que ya no sabes quién es quién. Creo que ‘El Chapo’ Guzmán ya era molesto, era una figura pública demasiado escandalosa y por eso surgen esas traiciones. No lo querían ver frente al cártel. Mucha gente piensa que ‘El Mayo’ Zambada es ahora el cabecilla de esa mafia, pero tampoco es así. Muchos de los hijos de Zambada están arrestados y algunos han fallecido, el que siempre tuvo el mando fue Guzmán. A quien veremos pronto en los carteles de recompensa será Iván Archivaldo Guzmán Salazar. 

— En los últimos años los cárteles mexicanos han sufrido modificaciones. ¿Cuáles son los que continúan activos?
Es bien curioso porque a veces dicen que una organización criminal ya no existe y de repente sale que tienen varios bastiones tomados. El caso más relevante fue el del jefe de los Caballeros Templarios, Nazario Moreno. El Gobierno lo daba por muerto, resulta que ‘revivió’ y lo volvieron a matar. Los cárteles que están más activos en la actualidad son Los Zetas, el cártel de Jalisco Nueva Generación, el Cártel de Sinaloa, el Cártel del Golfo y pequeñas células de Los Arellano Félix [Cártel de Tijuana] o los Beltrán Leyva. Lo que también podemos ver ahora es que los cárteles como el de Sinaloa tienen entre 3 a 4 brazos armados como las ‘Las Fuerzas Especiales del Ondeado’, ‘Las Fuerzas Especiales de Dámaso’ o ‘La Generación Ántrax’.

— ¿México está en el peor momento de su historia? ¿Ha tenido momentos peores?
Creo que el país ya vivió el peor momento durante el mandato del ex presidente Felipe Calderón. Él llevó a su punto máximo las expresiones de violencia en el país a manos del crimen organizado. Veíamos decapitados, diez personas colgadas en los puentes del norte cada día, Ciudad Juárez o Tijuana eran inhabitables. Había gente quemada con diésel por estos criminales, tanto civiles como rivales. No sé si ha llegado a su máximo auge pero con Calderón fue terrible ver tanta masacre. En los periódicos había una especie de ‘ejecutómetro’ en los que decían: “Van 30 mil muertos” “Van 32 mil”. Era un terrorismo, se vivía una masacre en México. Creo que la violencia en México ha sufrido sus peores años del 2006 al 2012 pero podría ser aún peor.

— Tras capturar a El Chapo, el presidente Peña Nieto escribió “Misión cumplida: lo tenemos”. ¿Qué opina de eso?

Me parece que emuló a George Bush en el 2003, cuando dio el discurso “Mission Accomplished”. Bush anunciaba que habían terminado las operaciones militares en Iraq. Doce años después vimos que esas misiones nunca se cumplieron, hubo miles de muertos, fue una catástrofe. Peña Nieto está emulando este heroísmo al mostrar el anuncio como si hubiera sido un gran logro. Recordemos que a él se le escapó así que no era para menos hacer este anuncio tan épico. Son triunfalismos que debe hacer para recuperar credibilidad pero le salió contraproducente la telenovela.

—¿Qué proyecto está preparando actualmente?
El 1 de febrero saldrá un reportaje en la revista “Variopinto”. Es una entrevista inédita a uno de los hijos de ‘El Chapo’ Guzmán. Un hijo del que hasta hoy no se sabía sobre su existencia. Hablaremos sobre la fuga de ‘El Chapo’ Guzmán en junio del 2015, la construcción del túnel, cuántas campañas financió.

----
El personaje

José Luis Montenegro.
Profesión: Periodista y autor del libro “Narcojuniors: Los herederos del poder criminal”.
A sus 24 años, Montenegro ha trabajado como reportero y editor de la revista “Newsweek en español”, colaboró con la agencia Associated Press y con la revista “Variopinto”.


Tags relacionados

México

El Chapo Guzmán