Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Confesiones de un Kirshnerista (con letra ‘s’), por Jan-David Gelles

“Al parecer, a los votantes de CFK no les preocupa demasiado la corrupción porque consideran que todos los políticos roban y su situación económica anterior al gobierno de Mauricio Macri era mejor”.

Jan-David Gelles Profesor de la Escuela de Gobierno de la PUCP

Cristina Fernández

Cristina Fernández, ex presidenta de Argentina. (Foto: AFP)

“De ser elegida senadora nacional, CFK gozará de inmunidad parlamentaria y no podrá ser encarcelada por diversos delitos graves que son materia de indagación o procesamiento”. (Foto: AFP).

AFP

Cristina Fernández de Kirchner (CFK) es precandidata a senadora nacional en representación de la Provincia de Buenos Aires en las elecciones primarias que tendrán lugar en Argentina este domingo 13 de agosto. Según varias encuestas de opinión consultadas, CFK ganaría la elección de este domingo frente a sus rivales del partido gobiernista y del peronismo que se opone a su candidatura.

A partir de los resultados de las encuestas, se puede deducir que la corrupción generalizada que caracterizó al gobierno de la ex presidenta argentina no impedirá que triunfe su precandidatura y que, a la postre, sea elegida como senadora nacional en las elecciones legislativas del próximo 22 de octubre.

De ser elegida senadora nacional, CFK gozará de inmunidad parlamentaria y no podrá ser encarcelada –aunque sí procesada y condenada– por diversos delitos graves que son materia de indagación o procesamiento en la justicia argentina. CFK podría quedar impune frente a casos de enriquecimiento ilícito y lavado de dinero; de favorecimiento millonario a empresarios mediante la venta de dólares a futuro a un precio pre-devaluatorio; y de encubrimiento de los sospechosos iraníes del atentado terrorista contra la mutual judía AMIA a partir de una denuncia del fiscal Alberto Nisman.

Es importante recordar que el fiscal Nisman falleció en circunstancias extrañas y no aclaradas cuando se aprestaba a realizar una presentación ante el congreso argentino sobre el contenido de su denuncia contra CFK.

El antecedente inmediato a esta situación es el ex presidente Carlos Menem, recientemente condenado en segunda instancia por contrabando de armas a Ecuador y Croacia y que, como senador nacional, gozó de inmunidad parlamentaria. Sin embargo, y aunque visiblemente viejo, sigue haciendo campaña electoral para postular nuevamente al senado pese a los intentos de la justicia por impedir su postulación.

También preocupa la posibilidad de que CFK lidere un congreso obstruccionista y agite a los movimientos sociales con el fin de terminar anticipadamente con el mandato presidencial de Mauricio Macri. Aunque CFK ha desmentido esa posibilidad, es necesario tomar en cuenta que ningún gobierno no peronista ha terminado su mandato presidencial en la Argentina en las últimas décadas y que una caída anticipada del actual gobierno podría poner en suspenso las causas judiciales que más preocupan a CFK y a los ex funcionarios públicos de su gobierno.

En su último video de campaña, CFK apela –en tono personal– a los votantes de la Provincia de Buenos Aires a que tomen consciencia de su precaria situación económica tras el cambio de gobierno: “Te pido que cuando vayas a votar mires a tu alrededor, hay miles de compatriotas que están en graves problemas, perdieron el trabajo, o tienen temor a perderlo, o no llegan a fin de mes, o porque su salario no les permite comprar alimentos como lo hacían antes, o remedios, o pagar la luz y el agua”.

Al parecer, a los votantes de CFK no les preocupa demasiado la corrupción porque consideran que todos los políticos roban y su situación económica anterior al gobierno de Mauricio Macri era mejor (es decir, una variante argentina del “roba pero hace obra”).

A los votantes de CFK tampoco les importaría sobremanera la cooptación de los organismos de derechos humanos, el intento de control de los medios de comunicación social, el sometimiento de fiscales y jueces, y tantas otras medidas que se disfrazaron como progresismo social durante su gobierno.

Tuvo mucha razón Martín Caparrós cuando señaló que CFK le ha hecho mucho daño a la izquierda latinoamericana porque cualquier intento de reforma económica y social será sospechosa de ser un disfraz para llegar al poder y enriquecerse abusando del mismo.

Finalmente termino con una nota personal: confieso que desde que vi “Exotica”, película del director Atom Egoyan del año 1994, recientemente exhibida en el Festival de Cine de Lima, soy admirador de la entonces juvenil actriz Mia Kirshner. Curiosamente el nombre de su personaje es Christina (con letra h) y actúa como bailarina en un bar nocturno.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías