Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

“Corriente alterna y directa”, por Pedro Suárez-Vértiz

Las desventuras que alejan a AC/DC del Perú

nadia

Ilustración: Nadia Santos

Ilustración: Nadia Santos

Ilustración: Nadia Santos

Quién no se ha preguntado por qué esta poderosa banda no viene a Perú. Sería un lleno total. Los Rolling Stones han dicho que si dejasen de tocar, AC/DC sería quien ocupe su lugar. Sin embargo, pocos saben los insólitos dramas por los que pasa actualmente este grupo. El nombre, claramente sacado de las corrientes directas y alternas de electricidad, fue ocurrencia de la hermana de Malcolm y Angus Young, los hermanos fundadores. Hace 45 años, Margaret Young leyó en su máquina de coser (algunos dicen que fue en una aspiradora) las letras “AC/DC”, con el clásico relampaguito intermedio, y lo propuso. A los hermanos les gustó la idea del nombre relacionado con la energía. Margaret también alentó a Angus a usar uniforme de colegio con pantalones cortos, gorra y mochila en sus performances porque él iba a ensayar después de la escuela con esa indumentaria. Este look hizo de Angus el símbolo de la agrupación. Además, claro, de su famosa guitarra Gibson SG. Cuando alguien ve esa guitarra, automáticamente piensa en AC/DC. La compró a los 16 años y afi rma que los cuernos del instrumento lo convencieron. En 1973, tuvieron como vocalista a Dave Evans, pero al año su puesto lo tomaría Bon Scott, con quien se definió el sonido clásico de AC/DC. Luego, en 1980, después de una noche descontrolada, este fue hallado muerto en su carro por intoxicación etílica. Terrible. Angus decidió seguir el camino por el cual ya iban enrumbados. La banda optó por Brian Johnson como nuevo vocalista y sacaron Back in Black, en honor al legendario Scott. Así, se convirtió en uno de los discos más vendidos en la historia de la música, como Thriller, de Michael Jackson, o Dark Side of the Moon, de Pink Floyd.

Los poderosos shows continuaron y el grupo siguió sacando hit tras hit. En 1983, el baterista Phill Rudd abandonó el conjunto por un fuerte choque con Malcolm Young. El sustituto temporal fue B. J. Wilson y, luego, Simon Wright. En 1989, lo volvieron a cambiar. Esta vez por Chris Slade, pero el ritmo y estilo que Rudd tenía no lo podía imitar nadie. Es por eso que, en 1993, la banda lo reincorporó y tocaron con él hasta hace dos años. Aquí empieza nuevamente lo feo: recientemente, se ha acusado a Rudd de poseer diversos tipos de narcóticos, estar involucrado en la metanfetamina –la peor de las drogas– e incluso amenazar de muerte a alguien. Estos escándalos afectaron mucho a la agrupación. Además, el fundador, Malcolm Young, está profesionalmente retirado desde el 2014 debido a sus problemas de demencia. Se considera que está muy deteriorado para poder continuar. Aun así, AC/ DC no podía parar. Los compromisos en plena crisis debían cumplirse. Con más de 40 años en la industria de la música, Brian Johnson lo explica de esta manera: “La banda fue fundada por Malcolm, es su bebé, por ello tenemos que seguir”. Pero repentinamente Johnson comenzó a presentar problemas auditivos, por lo cual se vio obligado a retirarse del grupo. Si no lo hacía, quedaría sordo. Algunos creen que es por su afición a los autos de carrera. Así, Axl Rose lo reemplazó en los conciertos pendientes, lo cual desencadenó una avalancha de quejas por parte de los fans.

Aparte de estos graves percances, mi necedad sigue en pie: ¿Cómo hacer que vengan así queden solo dos miembros originales? El experimentado empresario Coqui Fernández explica: “Para AC/DC habrá unas 600 ciudades interesadas por gira. Pero tendrían que ausentarse de sus casas por más de tres años. Entonces aceptan unas 150 entre Europa, Asia y Norteamérica por tener carreteras lisas y porque pagan más que en Sudamérica. Salvo Brasil y Argentina, que se llevan siempre la mayor cantidad de shows porque no hay que traspasar la Cordillera de los Andes, además de tener más gente consumidora de lo anglo. Santiago de Chile, aunque nos duela, también es un mercadazo. Iron Maiden en su segunda vez en Lima: 11.000 personas. Iron Maiden en su tercera vez en Santiago: 60.000 personas.”

Escribiendo esto, me enteré de que Brian Johnson ha vuelto a los escenarios junto a Robert Plant cantando Money, luego de verse atendido por la tecnología más avanzada. Así que no pierdan las esperanzas. Algo puede pasar, pues a AC/DC no lo para nada.

Esta columna fue publicada el 10 de junio del 2017 en la revista Somos.

Tags Relacionados:

Revista Somos

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías