Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Editorial: Vacancia al por mayor

Hace mal el congresista Bruce al tantear irreflexivamente la propuesta de vacar a los alcaldes.

Redacción

Editorial: Vacancia al por mayor

Editorial: Vacancia al por mayor

Los desastres naturales de las últimas semanas han vuelto a poner en evidencia el constante peligro en el que viven miles de peruanos, cuyas viviendas están ubicadas en zonas de riesgo. No se trata de un asunto novedoso: ya en agosto del 2015, el Instituto Nacional de Defensa Civil había advertido que en la región Piura vivían cerca de 10 mil familias en zonas vulnerables, como, por ejemplo, la ribera del río del mismo nombre. Hoy, luego de los azotes de El Niño costero, la ciudad norteña es una de las más afectadas por los desbordes y huaicos, contabilizando más de 20 mil damnificados hasta el momento.

Como si el problema no fuese ya lo suficientemente grave, resulta indignante que en muchos distritos las autoridades locales no solo hayan ignorado las advertencias sobre los peligros de permitir la ocupación de estas superficies, sino que además le hayan dado apariencia de legitimidad permitiendo habilitaciones urbanas o concediendo certificados de posesión a las familias que habitan dichas áreas. Así, en lugar de enfrentar la situación, y quizá buscando congraciarse con estas personas a cambio de sus votos, las autoridades edilicias contribuyeron a agravar el problema. 

A propósito de estos hechos, en los últimos días el parlamentario Carlos Bruce, vocero de la bancada oficialista, ha anunciado que viene preparando un proyecto de ley para sancionar a las autoridades que otorguen semejantes títulos. Ello, a través de la inclusión de este supuesto entre las causales de vacancia de la alcaldía.

La iniciativa del congresista Bruce, sin embargo, no parece ser muy distinta de tantas otras que se lanzan apresuradamente, en la caprichosa esperanza de que los problemas complejos se resuelven multiplicando las leyes o extremando las sanciones. 

Porque si bien la emisión de autorizaciones irregulares en zonas de peligro es un problema serio en algunas administraciones locales, también lo es descuidar las labores de salubridad, como el recojo de basura y limpieza vecinal, o las tareas de patrullaje y vigilancia encomendada a los serenazgos municipales, y ni qué decir del mantenimiento y señalización de las vías de transporte distritales que ocasionan, además de incomodidad y retrasos, tantos accidentes y pérdidas de vidas. Siguiendo, pues, la misma lógica, ¿por qué no sancionar también con la vacancia a todas las deficiencias antes mencionadas y a otras tantas que se verifican en las gestiones de cuestionados alcaldes?

La respuesta, claro está, es que no toda falencia o infracción en el ejercicio de funciones amerita la sanción máxima que significa el licenciamiento de la cabeza de un municipio; más aun cuando ya existen otros tipos de mecanismos y sanciones administrativas que pueden ser aplicadas. Y cuando, en el extremo, las contravenciones supongan la comisión de un delito doloso merecedor de una pena privativa de la libertad, ya pueden culminar con la vacancia municipal según la legislación vigente.

El tipo de apresuramiento del congresista Bruce al plantear la destitución de los alcaldes evoca, además, una reciente alocución del presidente Pedro Pablo Kuczynski en la que llamaba a un grupo de afectados en la provincia de Sullana (Piura) a revocar a sus alcaldes si no los ven trabajando. 

Quizá el oficialismo debería evitar la ligereza en lanzar propuestas tan fatalistas y no alentar a sus detractores que seguramente querrán pecar en el futuro de la misma destemplanza… pero en contra del gobierno.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías