Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Mitad fiscal, mitad robot, por Andrés Calderón

“Las pruebas de los abusos y delitos cometidos en el Sodalicio abundan. Y los errores y omisiones de la fiscal, también”.

Andrés Calderón Abogado y periodista

Mitad fiscal, mitad robot, por Andrés Calderón

Mitad fiscal, mitad robot, por Andrés Calderón

Es muy probable que Luis Figari, fundador del Sodalicio de Vida Cristiana (SVC), no termine en la cárcel. ¿Porque es inocente? No. Porque así es la ley. El Código Penal establece un plazo de prescripción de los delitos, transcurrido el cual ya no se puede ejecutar una pena. Pasados muchos años, no solo decae la necesidad de que el Estado castigue a alguien, sino también la probabilidad de encontrar las pruebas necesarias para acreditar el delito. No era inverosímil, entonces, que delitos que antes tenían una pena relativamente baja como la violación sexual y las lesiones graves, cometidos por Figari y otras autoridades del SVC, hayan ya prescrito.

El transcurso del tiempo también dificulta la probanza de los delitos. Es difícil que un peritaje practicado hoy pueda convencer fehacientemente a un fiscal que una persona fue doblegada en su voluntad hace 15 o 20 años y perdió su libertad en un secuestro mental. Del mismo modo que, dejando de lado la desidia investigadora de la fiscal María del Pilar Peralta, resulta complicado argumentar y probar que la actuación de Luis Figari y compañía formaba parte de un esquema coordinado para cometer delitos contra sus jóvenes víctimas. Por eso, no parece sorpresivo que hayan archivado también las imputaciones de secuestro y asociación ilícita para delinquir.

¿Esto convierte a Luis Figari y compañía en inocentes? ¿La fiscal actuó correctamente? No y no. Las pruebas de los abusos y delitos (lesiones y delitos contra la libertad sexual) cometidos en el Sodalicio abundan. Y los errores y omisiones de la fiscal, también. Como decía José Ugaz, abogado de los denunciantes en una entrevista en este Diario, una cosa es que la fiscal diga que un delito ya prescribió y otra que no existió.

La fiscal Peralta no valoró el testimonio de una víctima de violación sexual que declaró ante ella (‘Santiago’ en el libro “Mitad monjes, mitad soldados”). Tampoco el informe de la comisión de ética para la justicia y la reconciliación convocada por el propio SVC que atestigua “la realización de prácticas constantes de abusos, físicos, psicológicos e incluso sexuales”. La propia resolución fiscal detalla en sus antecedentes varios hechos, pero luego los ignora en sus análisis y conclusiones. 

Fortunato Urcey, obispo de Chota, declaró ante la fiscal que Luis Figari sacaba “fotografías de sodálites en paños menores” y realizaba “tocamientos hacia menores”; Un ex sodálite relató que en alguna ocasión “le pidieron fingir [estar] en estado de necesidad y solicitar sexualmente besos y caricias” a otro compañero. Incluso los denunciados, Jaime Baertl y Óscar Tokumura, reconocieron respectivamente en sus declaraciones que obligaban a los jóvenes a “dormir en las escaleras, bañarse en la playa a las 03:00 de la mañana, recibir golpe[s] en el estómago” y que “en conversaciones bajo sigilo tomó conocimiento de cuatro posibles casos de abuso sexual”. Alessandro Moroni, superior general del SVC desde el 2012, también declaró que tres personas le proporcionaron información de abusos sexuales pero “con sigilo, sin la autorización de difundirla”. 

Pero es la fiscal Peralta la que guarda sigilo sobre todos estos hechos y, con espanto, leo en su resolución que ellos no están probados, pues “únicamente” se cuenta con afirmaciones de los denunciantes, los reportes periodísticos “no son medios de prueba” y “algunas testimoniales […] se deben tomar con ciertas reservas”.

Más allá del desenlace final de este caso, llama a la indignación constatar la indolencia de nuestros fiscales y jueces, quienes, con tal de “sacarse al muerto de encima”, robóticamente descartan hechos y rehúyen a su labor esclarecedora. Quizá Luis Figari y compañía no terminen en la cárcel, pero la demostración y el reconocimiento de los hechos podrían brindar justicia y paz a sus víctimas. 

Tags Relacionados:

Luis Figari

Sodalicio

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías