Las Fuerzas Vivas

La página de Fernando Vivas

Periodista, sociólogo y opinólogo. Crítico de TV y de lo que pasa por ella, o sea, casi todo. Me gusta oír cuentos, pero más me gusta deshacerlos.

Fernando Vivas

¿Y si Castañeda es el outsider?

El resumen de una semana política que nos ha dejado perplejos 

22 Comentarios
¿Y si Castañeda es el outsider?

(Foto: Prensa Solidaridad Nacional)

La política ya no es lo que era. Ni siquiera se parece a lo que fue en el 2013. Entonces, Gana Perú ganaba, Nadine nos tenía en vilo, Alan se mataba de la risa batiendo a Humala, Susana no se atrevía, el Congreso era matemáticamente posible, Anita Jara dribleaba, Acuña alucinaba su raza distinta.

Hoy todo tiene que ser reescrito. Anita se quedó pasmada y consiguió su voto de confianza casi por azar. Ese día, Humala y Nadine gambetearon la gobernabilidad. Si un solo nacionalista se enfermaba o un solo solidario arrugaba; estaríamos en el agujero negro.  

En el Congreso se rompió la lógica del toma y daca entre bancadas, del pulseo entre oficialismo y oposición. En realidad, ya parecía un sinsentido fajarse para controlar una mesa directiva que no garantiza ninguna correlación a favor. La única razón para matarse por ella era, además de simbólica, manejar un botín para emplear a los amigos.

Y ganar la presidencia del Congreso con el perfil bajo de Ana María Solórzano  devino en derrota. El partido de gobierno perdió un tercio de bancada y la mayoría absoluta. Tremenda pérdida no fue suficiente lección de política para los antipolíticos. A la hora del voto para Jara empezó el pulseo más idiota de todos. Como si a la gente le interesase saber quién rompe el brazo a quien. Como si no ceder fuera una virtud del humalismo, como si lograr que este ceda fuese un triunfo que la oposición pudiera capitalizar.

El baldazo de hielo a políticos de viejo cuño y antipolíticos de nuevo cuño lo traen las encuestas. En la última de intención de voto de CPI, Keiko, nueva muda, arrasa con 31.8%, relegando a PPK (11.69%), otro mudo momentáneo que ni siquiera gambetea en las municipales. Sigue Lourdes con 7.2%, como para que no pierda las esperanzas de subirse al tren y, recién en el cuarto lugar está Alan, con un magrísimo 6.6% ¿Ya vieron compañeros Mulder y Javier Velásquez, que de poco o nada sirve la política de antes? Y tampoco sirve la antipolítica, pues Acuña, que creía dominar todos los recursos de esta (universidad trampolín, familia colocada en puestos claves, hijo ligando con vedette, candidatos a narcoalcaldes y narcoregidores a pasto), tiene un 3.3%, justo debajo de Toledo (3.9%).

Pero el conteiner de hielo contra políticos y antipolíticos lo han traído las cifras de Castañeda. Todas las encuestas le dan una ventaja imbatible, contra toda lógica, contra toda denuncia. Siendo, en teoría, un absoluto insider, con 8 años de alcalde a cuestas y dos candidaturas presidenciales; es, en la realidad, un outsider de apariciones fantasmales, vocería nerviosa, protagonista de una campaña que le corre a los medios, cuando no les pone condiciones para entrevistarlo. Beto Ortiz tuvo que ir con unidad móvil a un cerro de Villa María del Triunfo para que, en un momento de la entrevista, el ‘outsider de dentro’, extendiera el brazo y dijera, mirando el villorrio, algo así como, ‘quiero traer la felicidad a Lima’. No es populista porque no se prodiga lo suficiente, pero autoritario encaramado sobre sí mismo, vaya que sí.

Y así confirmamos en esta semana de locos que el Congreso se mide con varas distintas al pulseo y el toma y daca de siempre; que ni oficialismo ni oposición pueden capitalizar sus triunfos pírricos; que la campaña esquiva es la que más funciona; que ni política tradicional ni antipolítica reciente, garantizan nada. 

Lo que ha cobrado vida, y por eso ha sido tan fustigado por la oposición muerta de cólera y de envidia, es el lobbismo que liga, de frente y sin partido, a empresa con gobierno. El lobbismo ha llegado al extremo en que ha prescindido de iniciativa legislativa y de padrino político, y se ha abierto camino a punta de amiguismo y coctelazos entre la tecnocracia independiente. Si durante la gestión aprista, todavía fue un ‘compañero’, Jorge del Castillo, la bisagra entre empresa y gobierno; pues en el último gabinete de René Cornejo, hombre ajeno a Gana Perú, floreció un sistema ajeno a la política. Los correos hackeados que recibió de Cecilia Blume y Patricia Teullet, lo confirman cálida, cándida y clamorosamente. 

 Por eso, Humala botó a Cornejo sin mayores contemplaciones. Por eso, la oposición, por fastidiar, pues difícilmente capitalizará este golpe, se ha concentrado en arruinar el proyecto de aporte obligatorio de los independientes a las AFP. Esta es la cumbre del  cabildeo del sector financiero y de seguros (¡ay, fondos de inversión, cuánta especulación en tu nombre!) que ha hecho una labor de filigrana, sorteando bancadas, vallas ideológicas y guardianes tradicionales de partido, para convencer al ejecutivo de crear un nuevo flujo previsional.

Metálicas ironías: el crecimiento económico está matando a los partidos que lo alentaron, porque hace florecer la inversión pública y con ella el lobbismo que se arregla directamente con la tecnocracia. Y en los paréntesis electorales, el vil metal reclama su voto preferencial, y entran a cazar curules y puestos de regidor, los aggiornados perversos de siempre.

En el Perú de hoy “cada uno baila con su pañuelo” le dijo Julio Cotler a Perú.21 y aludía al efecto pernicioso de tanta informalidad sedimentada en la empresa y en la política. Castañeda es el candidato favorito de ese Perú, por eso pareciera que viene de afuera a asaltar, con su campaña de intriga, anti política y anti mediática, el corazón de nuestra amenazada formalidad e institucionalidad.