24 de abril del 2014 20 °C

Edificio C: la nueva joya de las excavaciones en Chavín

Encuentran restos poscoloniales y cementerio de la época Recuay. Por primera vez en el complejo hallan casa donde se habría trabajado con plomo

Edificio C: la nueva joya de las excavaciones en Chavín

GABRIELA MACHUCA

Mira aquí la infografía completa.

“A mí me gusta utilizar la palabra bondad cuando hablo de Chavín porque este sitio te regala cosas. Te regala información, te regala objetos, te regala fascinación”, dice el arqueólogo estadounidense John. W. Rick, sentado en una casa de La Molina, a inicios de esta semana. Dos días más tarde, a 3.180 metros de altitud, en Áncash, el enorme agradecimiento que siente hacia el complejo se hace evidente en la forma en que expone los principales descubrimientos hechos allí este año. Lo narra maravillado, como si se acabara de enterar de los resultados de las excavaciones en las que ha trabajado desde abril junto con unas 80 personas, entre especialistas, estudiantes y trabajadores. Y subraya: “Durante esta campaña han sido el edificio C y la explanada que está frente a él, un área al que casi no le habíamos prestado atención, los que nos han dado grandes sorpresas”.

El edificio C, llamado así por Julio César Tello en la primera mitad del siglo XX, se encuentra muy cerca del ingreso del público al sitio. Allí se han registrado tres hallazgos; dos de ellos tal vez los menos pensados, en una suerte de gran jardín al norte de la estructura. El primero de estos se refiere a un depósito de cadáveres que hasta el momento suman 32 individuos. Las características de los entierros –con el cuerpo extendido– indicarían que no son prehispánicos. Aunque la hipótesis está en evaluación, algunos indicios conducen a suponer que se trata de restos de soldados de la Guerra del Pacífico.

Exactamente debajo de estos vestigios se halla el segundo descubrimiento: un cementerio preínca de un grupo cultural denominado Mariash, contemporáneo a Recuay (600 d.C) en el que destacan cinco tumbas individuales, “algunas de ellas bellísimas”, según dice el experto Luis Guillermo Lumbreras, quien dirige con Rick el Proyecto de Investigación y Conservación Chavín de Huántar. También se consigna allí un entierro que incluye a 17 personas. Hay además otras tumbas, pero más sencillas.

Ya en el mismo edificio C se ha encontrado una casa también mariash. “Una vivienda muy bien conservada en cuyo interior se hacían trabajos metalúrgicos, nada más y nada menos que con plomo. Es la primera vez que se halla algo así en todo Chavín”, señala Rick.

Agrega que se ha examinado también en la misma estructura la denominada galería El Loco y una gran fachada con motivos decorativos aún por estudiar.

En otro sector del recinto se ha limpiado un gran canal subterráneo de drenaje conocido como Rocas.

“Toda el área relacionada al Edificio C tiene para ser investigada dos años más. Volveremos el próximo año cuando culminen las lluvias”, anuncia Lumbreras.