20 de septiembre del 2014 16 °C

Falta de demarcación territorial expone a indígenas en aislamiento voluntario

Minería informal y tala ilegal también los obligan a desplazarse. Solo se han identificado cinco reservas territoriales donde ellos habitan

Falta de demarcación territorial expone a indígenas en aislamiento voluntario

Los indígenas peruanos en aislamiento voluntario –incorrectamente llamados no contactados– se encuentran en grupos movedizos en varios sectores de la frontera con Brasil, principalmente, y, en menor número, en la zona limítrofe con Bolivia. Su condición les permite mantener tradiciones ancestrales de la selva amazónica pero, a la vez, los deja legalmente indefensos ante el avance de la ‘modernidad’, si por ello entendemos la construcción de vías, exploración petrolera o tala de madera, por ejemplo.

Para el ministro de Cultura, Juan Ossio, el principal problema que afrontan los indígenas peruanos en aislamiento voluntario es, precisamente, que no están totalmente identificados en número o espacios geográficos. Ello los hace vulnerables, restringe su condición de ciudadanos con derechos y los deja de lado a la hora de la toma de decisiones.

“Mientras siga el desorden de la selva, mientras no se reconozcan bien los territorios de los indígenas o no se permita el desarrollo de instancias de orden, seguirá el peligro. La única manera de poder proteger a los indígenas es ordenar la selva”, señaló el ministro al comentar las fotografías divulgadas ayer por la ONG Survival International en las que se ve a grupos de indígenas en aislamiento voluntario en territorio brasileño, cerca de la frontera peruana.

INDIFERENCIA DEL ESTADO
Opinión similar a la de Ossio tiene el presidente de la Federación Nativa del Río Madre de Dios y Afluentes(Fenamad), Jaime Corisepa, quien en conversación con El Comercio agregó que gran parte del problema es “la indiferencia del Estado que poco o nada hace por estos pueblos”.

Tanto Ossio como Corisepa señalan como otra amenaza a estos pueblos las prácticas ilegales de extracción en estas zonas de la selva, como la minería y la tala de madera. Para revertir esta situación, Ossio propone “ordenar las concesiones madereras, las empresas de hidrocarburos, tener alianzas con grupos nativos para tener más guardabosques en la selva” y que la madera que se exporte cuente con toda la documentación que garantice su extracción legal.

Según el Instituto Nacional de Desarrollo de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos (Indepa), hay cinco reservas territoriales donde viven indígenas en aislamiento voluntario. “Pero debe haber muchas más”, indica Américo Baca, antropólogo del Indepa, especializado en pueblos indígenas en aislamiento.

SEPA MÁS
Vulnerables
la investigadora de Survival International Rebecca Spooner también considera que la tala ilegal obliga a las comunidades indígenas a desplazarse.

Hábitos
Los nativos se caracterizan por ser nómades, cazadores y recolectores. Algunos no tienen ningún contacto con la civilización occidental. Otros han empezado a integrarse.