30 de julio del 2014 15 °C

FOTOS: Otuzco vive una fiesta de fe por la Virgen de la Puerta

Más de 150 mil devotos han visitado la ciudad desde el último lunes

Por Renzo Guerrero de Luna

Otuzco está de fiesta. Más de 150 mil personas han llegado desde el lunes 13 al miércoles 15 hasta el santuario de la Virgen de la Puerta para rendirle honores, refirió ayer Sigisfredo Benítez Carbonell, presidente de la hermandad de fieles de la sagrada imagen.

Según Benítez, las celebraciones de este año han convocado a más fieles de lo esperado. Además de los devotos que llegan a Otuzco en transporte interprovincial o en vehículos particulares, están los que prefieren caminar el trayecto de 70 kilómetros que separa a la ciudad de Trujillo del santuario de la Mamita, como los fieles llaman cariñosamente a la venerada imagen.

Se esperaba que este año unas 15 mil personas peregrinaran hasta Otuzco. Para llevar la contabilidad de estos fieles, la hermandad decidió imprimir 15 mil boletos que se entregaron a cada fiel que desde el lunes 13 optó por caminar hasta el santuario como una forma de retribución a la virgen, por el milagro que pedía o que ya le había sido concedido. Esos boletos se acabaron y fue necesario imprimir otros 5 mil más.

“Estamos emocionados de la cantidad de gente que sigue llegando para ver a la Mamita”, comentó Benítez, minutos antes de dar inicio a la tradicional procesión que se realiza desde 1943, fecha en que la virgen fue coronada canónicamente.

Al ritmo de la danza de los negritos y con la comparsa tocando sin descanso, los fieles avanzaron lentamente alrededor de la Mamita. Hubo lluvias de flores y rosas a su paso por las principales calles de la ciudad. Sin duda, esta fiesta de fe que se vive en Otuzco desde el último lunes tuvo su clímax en el recorrido de ayer, en el que no faltaron las lágrimas, los agradecimientos y las súplicas.

Hoy se tiene previsto que la virgen retorne a su santuario. Miles de fieles, con cirios y rosarios en mano, la acompañarán en su último día de fiesta. Todos tendrán en mente una promesa: volver a Otuzco el año entrante, cargados de esa fe que ha sido capaz de lograr que 150 mil personas lo dejen todo por la Mamita.