30 de julio del 2014 15 °C

Servicio militar: más de 26 mil jóvenes desertaron por sentirse maltratados

Defensoría reveló casos de deserción en primeros seis meses entre el 2009 y marzo del 2013. Reservistas no podían estudiar y no recibían insumos

Servicio militar: más de 26 mil jóvenes desertaron por sentirse maltratados

El Gobierno aprobó la Ley del Servicio Militar sin tomar en cuenta un preocupante informe de la Defensoría del Pueblo entregado al Ministerio de Defensa y al Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas el 24 de mayo pasado.

Según pudo conocer El Comercio, el documento da cuenta de que 26.004 jóvenes de entre 18 y 22 años que abandonaron el servicio militar en los primeros seis meses, pese a que ingresaron voluntariamente a los cuarteles. Ellos están incluidos en procesos en el Tribunal Militar Policial por el delito de deserción entre el 2009 y marzo de este año.

PROPINAS MISERABLES
Ello se desprende de una muestra de 366 expedientes de soldados llevados a juicio. La Defensoría indica que el 68% abandonó su base o cuartel militar por sus apremiantes necesidades económicas, las cuales empeoraron mientras estuvieron dentro de las guarniciones en limitantes condiciones.

La propina que reciben los reclutas mensualmente oscila entre los S/.256 y los S/.365, monto inferior a los S/.750 del sueldo mínimo vital. Así, no pueden contribuir a sus hogares y solo les alcanza para sus gastos personales.

NO PUEDEN ESTUDIAR
Los últimos días, el Gobierno ha resaltado que el personal de tropa tiene beneficios y facilidades para iniciar o continuar estudios superiores o técnicos durante el servicio militar, pero esto no se cumple en la práctica.

Durante las visitas de los comisionados de la Defensoría del Pueblo a las bases militares, 166 soldados entrevistados señalaron que no estudiaban porque no tenían el permiso de sus superiores y tampoco contaban con recursos económicos para cubrir sus estudios.

JEFES MILITARES VENDEN PRODUCTOS A TROPA
Dentro de toda base o cuartel militar funciona un bazar, conocido como cantina, donde se vende comida, gaseosas, útiles de aseo y prendas de vestir. En ese aspecto, otra situación muy llamativa encontró la Defensoría durante visitas realizadas a 24 bases castrenses del país, entre el 10 de abril y 7 de mayo pasado.

Y es que en 17 bases militares, los bazares eran propiedad no de empresas concesionarias elegidas en licitaciones públicas, sino de los propios jefes de unidades militares, quienes venden los productos a la tropa. Los soldados se ven obligados a comprar insumos que deberían ser entregados en forma gratuita por el Gobierno, como ropa, comida y útiles de aseo.

COMPRAN SUS UNIFORMES
La situación se agrava así considerando que muchos soldados se ven obligados a comprar sus uniformes, botas y hasta útiles de aseo para mantenerse dentro de sus unidades militares porque la dotación del Estado llega tarde o no se entrega, como lo comprobaron los comisionados.