Alan, Susana y Castañeda nos metieron en los Panamericanos

Una breve historia política del compromiso peruano con la Organización Deportiva Panamericana

Alan, Susana y Castañeda nos metieron en los Panamericanos

Ex presidente, ex alcaldesa y actual burgomaestre fueron los principales impulsores de que hoy Lima sea sede de los Juegos Panamericanos 2019. (Foto: El Comercio)

Fernando Vivas

El gran impulso para candidatear a Lima como sede de los Juegos Panamericanos lo dio Alan García. El 6 de noviembre del 2009, llegó a Guadalajara (sede de los juegos del 2011), acompañado de Luis Carranza y Martín Pérez (ministros de Economía y Comercio Exterior, respectivamente) para sustentar él mismo la propuesta limeña hacia el 2015. El alcalde Luis Castañeda, entonces en su segunda gestión, y Arturo Woodman, presidente del IPD; ya estaban en la capital de Jalisco. Perdió Lima y ganó Toronto.

"Al Perú ya le toca organizar unos Juegos Panamericanos y tiene condiciones geográficas y climáticas", había dicho García, homologando a Lima con todo el Perú. A diferencia de las ediciones de Guadalajara y Toronto, donde la ciudad llevó las riendas del evento, aquí el centralismo pro inversión borró en el discurso del ex presidente esa gruesa diferencia entre ser ciudad o país sede. 

Con el mismo entusiasmo, García propuso al Perú como sede de las Olimpiadas, pero ello no pasó de una declaración llamativa, a la que siguieron reacciones irónicas de la oposición. Pero la propuesta de los Panamericanos era más seria y realista, así que, municipio e IPD, no se arredraron ante la derrota. El 11 de octubre del 2013, la alcaldesa Susana Villarán, sustentó la candidatura limeña (ver video) ante la asamblea de la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA) reunida en Toronto.

(Video: Municipalidad de Lima)

El mexicano Mario Vásquez Raña, presidente de la Odepa, leyó el papel con el nombre de Lima (ver video) , provocando el júbilo de la comitiva peruana. Humala, a diferencia de García, prefirió dejar a la municipalidad limeña la vocería de la nueva candidatura. De todos modos, el oficialismo estuvo representado por Cenaida Uribe, la ex voleibolista y congresista de la bancada humalista. Woodman también era de la partida.

(Video: Lima 2019)

Si bien García y Villarán fueron quienes sustentaron las propuestas del 2015 y del 2019, el momento estelar se los robó Luis Castañeda. El 26 de Julio del 2015, durante su tercera gestión, estuvo en la clausura de los Juegos Panamericanos XVII de Toronto. Subió al escenario para recibir la posta (ver video) del alcalde Robert Ford y de la nueva cabeza de la Odepa, Julio César Maglione, que reemplazó a Vásquez Raña tras su muerte en febrero de ese año.

(Video: Latina)

Tenemos a tres políticos detrás de un mismo  impulso al que se sumó, con igual o mayor entusiasmo, Pedro Pablo Kuczynski desde su campaña. Sin embargo, contradiciendo el afán de PPK,  el ex ministro Jaime Saavedra, titular del Ministerio de Educación, no puso empeño visible en el cometido. Y esa fue una de las razones que se esgrimieron en su proceso de interpelación y censura.

A la salida de Saavedra, el paquete de obras pasó del Minedu a Transporte y Comunicaciones. Por lo tanto, será el primer vicepresidente y ministro Martín Vizcarra, quien responderá sobre demoras y contratos en su próxima interpelación. Los Panamericanos no están incluidos en el pliego interpelatorio, pero es probable que  aparezcan en el debate sobre los compromisos y prioridades del gobierno. Los apristas que han presentado un proyecto para derogar el par de decretos que facilitan la organización (sin ellos, el compromiso se tiene que cancelar forzosamente); tienen que criticar a García. Y los oficialistas, entre los que hay voces discordantes, tendrán que ponerse de acuerdo en apoyar el compromiso con la Odepa o convencer al presidente de cancelarlo y pagar la multa . Los fujmoristas se han puesto un plazo para oír al presidente y tomar una decisión que en cualquiera de los casos será polémica.

En el frente empresarial también hay dilemas y contrasentidos. Arturo Woodman, ex presidente del IPD y también de la Confiep, el gremio de empresarios, ha sido el más constante impulsor de la candidatura limeña. Pero el flamante presidente de Confiep, Roque Benavides, ha sido quien ha revivido la campaña para que Lima aborte su compromiso. Tremendo dilema en una coyuntura de desconfianza hacia los proyectos que reclaman hacerse con apuro y sin control.

MÁS EN POLÍTICA...

 


Tags relacionados

Juegos Panamericanos 2019