Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Actualidad

Álvaro Vargas Llosa: “Si los Humala han delinquido merecen pagar”

El escritor afirma que la investigación a la pareja pudo continuar sin necesidad de enviarla a la cárcel. También señala que lo que PPK perdería si indulta a Fujimori es “infinitamente mayor de lo que ganaría”

Álvaro Vargas Llosa

Álvaro Vargas Llosa considera que PPK va por el camino correcto: “Lo que no ha logrado es avanzar por ese camino”. (Foto: El Comercio)

Álvaro Vargas Llosa considera que PPK va por el camino correcto: “Lo que no ha logrado es avanzar por ese camino”. (Foto: El Comercio)

Álvaro Vargas Llosa considera que PPK va por el camino correcto: “Lo que no ha logrado es avanzar por ese camino”. (Foto: El Comercio)

Álvaro Vargas Llosa revela qué le dijo su padre, Mario Vargas Llosa, al presidente Pedro Pablo Kuczynski cuando este le comentó que estaba evaluando el indulto al encarcelado ex mandatario Alberto Fujimori. El escritor y periodista también afirmó que no se arrepiente de haber respaldado a Ollanta Humala, hoy bajo prisión preventiva, en el 2011.

— ¿Es cierto que el presidente Kuczynski y su padre, Mario Vargas Llosa, han conversado sobre el indulto? ¿Cuál es la posición del Nobel al respecto?
En principio fue una cena privada, pero como sé que esto se ha publicado en Lima tuve la precaución de llamarlo antes de conversar con usted para preguntarle si quería que yo divulgara el contenido de la conversación y me dijo que sí y que puedo hacerlo con libertad […] En efecto, el presidente Kuczynski le dijo que está evaluando esa posibilidad [el indulto a Fujimori] y mi padre le contestó que esperaba que “no pase a la historia como la persona que indultó a alguien sentenciado por violar los derechos humanos y por corrupción”. Así es que nada, es lo único que sé y que tengo autorización para confirmarle.

— ¿Cree que un eventual indulto a Fujimori, le permitirá a PPK gobernar y reducir la tensión con Fuerza Popular?
No, no creo eso. Tengo mucho respeto por el presidente, es una persona a la que considero un amigo y, además, entiendo muy bien la dificultad en la que él está: evidentemente gobernar cuando se tiene una oposición tan destructiva y que tiene un control aplastante y desproporcionado del Congreso es muy difícil. Y digo desproporcionado porque aunque ellos tienen 3/4 partes del Congreso, todos sabemos que el fujimorismo no representa 3/4 del país. Lo que sí creo es que hay dos problemas graves: el señor Fujimori no está preso por un asunto menor, sino por uno extremo y lo otro es que una medida de ese tipo enviaría a la sociedad la peor señal, la señal de que si uno tiene la suficiente fuerza política para poner en jaque a un presidente, entonces puede hacer que la inmoralidad y la violación de derechos humanos triunfe en el país.

— ¿Es el indulto a Fujimori un punto de quiebre para el gobierno?
Evidentemente, lo que el presidente Kuczynski perdería es infinitamente mayor de lo que ganaría. En el supuesto negado de que él ganara el apoyo de la bancada fujimorista, puesto que yo creo que una parte de esa bancada está enfrentada incluso al propio Fujimori y que teme que salga en libertad, porque perderían el control del partido. El presidente Kuczynski podría ganarse la hostilidad de una gran parte del país que no quiere el indulto y tampoco ganaría la indulgencia de sus opositores. Así que yo espero que el presidente tenga todos los elementos presentes cuando decida.

— Desde Fuerza Popular han negado haber sido una fuerza “obstruccionista” e indican que de los cuatro ministros que salieron del Gabinete, tres (Mariano Gonzales, Martín Vizcarra y Alfredo Thorne) lo hicieron por errores propios. ¿Usted también lo ve así?
No, yo creo que ha habido una tremenda obstrucción, hubo una esperanza al comienzo del gobierno cuando ellos delegaron facultades al Ejecutivo de que hubiera un clima de mutuo respeto. Lamentablemente, luego ellos contrarrestaron esa delegación de facultades invalidando muchas normas que se dictaron desde el Ejecutivo. A partir de eso, todo han sido muestras de hostilidad permanente contra el Gabinete y las que le han indicado al país claramente que el fujimorismo en lugar de comportarse de acuerdo con el mandato que tienen, lo que han hecho es tratar de actuar de forma puramente vengativa y destructiva. Lo que han hecho no es oposición, es una destrucción sistemática muy parecida a la que hicieron odriístas y apristas al primer gobierno del presidente Belaunde en los 60’ […] ¿Cuál era la razón para obligar a renunciar al señor Thorne? ¿Qué había hecho? Fue víctima de una celada y de grabaciones que sí son ilegales, en las que él no dio muestras de estar con intenciones de cometer un delito independientemente de que las expresiones que usara fueran o no las adecuadas. Y le puedo asegurar que al ministro Basombrío también lo hubiesen tumbado si no hubiera ocurrido la coincidencia en el tiempo de la interpelación a él y la renuncia de Thorne.

— ¿No cree que fue un serio error el manejo que el gobierno le dio a Chinchero?
Sin duda, si hay algo que no voy a hacer es tratar de negar lo evidente y tratar de tapar el sol con un dedo y es que en el gobierno falta pericia política. Ellos heredan un contrato, entienden que ese contrato tiene serios vicios, entonces lo enmiendan y lo enmiendan no con la intención de hacerse ricos, robar o cobrar coimas, sino con la intención de poder avanzar con el desarrollo de infraestructura. Ellos pensaron que si lograban destrabar un proyecto importante, eso iba a tener un efecto de contagio para la inversión privada más adelante. Hay un problema muy serio: ha pasado un año y el gobierno no ha logrado que estos proyectos por US$18.000 millones que están paralizados se pongan en marcha, ellos tenían una comprensible desesperación por aunque sea lograr que un proyecto emblemático se pusiera en marcha, en esa impaciencia han cometido errores, pero se los ha tratado no como personas que cometen errores políticos, sino como si fueran delincuentes.

— ¿En qué momento vio esa falta de pericia política del gobierno?
Al día de hoy me pregunto, ¿si no fue un error cuando le tumbaron al ministro Saavedra, que el presidente no hiciera cuestión de confianza? ¿Por qué? Porque en ese momento tenía toda la fuerza política. Si él hubiese planteado al fujimorismo lo siguiente: si ustedes me tumban a dos Gabinetes, vamos a elecciones parlamentarias, yo no sé si el fujimorismo se hubiera atrevido. Pero suponiendo que se hubiese atrevido, las fuerzas democráticas hubiesen hecho valer su fuerza electoral dándole al presidente una cómoda situación en el Parlamento. Pero el presidente tomó una decisión, supongo que para evitar la inestabilidad. Y el fujimorismo se sintió frente a un presidente débil dispuesto a ceder, sea o no cierto, es la percepción que ellos tuvieron y eso ha hecho daño desde el punto de vista político. El gobierno necesita más firmeza frente al fujimorismo, si no quiere que este siga abusando de él.

— El gobierno está a punto de cumplir un año, ¿cuáles son sus cuestionamientos hacia la administración de Kuczynski?
Antes que nada, yo creo que hay que hacer una evaluación serena, el presidente está por el camino correcto, lo que no ha logrado es avanzar por ese camino, él quiere desatorar los proyectos de inversión, quiere reanimar el capital privado, quiere reorientar el gasto público, que está casi enteramente a gasto corriente en lugar de inversión. Lo que yo le objetaría [al gobierno] es no tener la capacidad política para hacer posible avanzar en esta trayectoria. Obviamente, uno de los grandes escollos que tiene es una oposición hostil y destructiva y lo que tiene que hacer cuando tienes una oposición hostil y destructiva es utilizar todos los medios a tu alcance. Si tiene que negociar, negocias, como lo ha comenzado a hacer esta semana el presidente y la señora Fujimori; pero si eso no sirve, los enfrentas. Y si tienes dentro de la Constitución y de la ley, opciones que te permiten salir del atasco político, pues aceleras a fondo. De lo contrario, el Perú va a perder cinco años.

— ¿Es necesario una renovación en el Gabinete Ministerial? ¿En qué carteras?
En el Perú estamos mal acostumbrados a exigir cada 28 de julio a los presidentes que renueven a su Gabinete y siempre con el argumento de que falta oxigenarlo. Ahora quizás en esta situación de entrampamiento político, no le haría daño al presidente incorporar a una o dos figuras con cierto peso político que le permitan enriquecer a un Gabinete que tiene un alto nivel de técnicos, que son indispensables, pero que sin duda les ha faltado pericia política.

— ¿Está de acuerdo con que Fernando Zavala conduzca en paralelo la PCM y el MEF?
En el actual contexto, no le haría daño al primer ministro y al presidente evaluar cómo incorporan a una o dos figuras políticas dándoles cierto peso. Si es en el premierato y que Zavala asuma Economía simplemente o si es en Economía y Zavala se mantenga en la PCM o si es en una tercera cartera. No es una mala idea que en una de las dos carteras que él ocupa ahora, el presidente opte por una figura política, una figura política no significa que sea un político profesional y menos un politicastro, se necesita mantener un alto nivel en el Gabinete. Pero sí se necesita una figura que tenga manejo y sensibilidad política, que entienda lo que está en juego y cómo hacer políticamente operativo a un gobierno que tiene unos planes técnicos respetables.

— El presidente Kuczynski y la señora Fujimori calificaron de “positiva” la reunión que sostuvieron el martes. ¿Es necesario que exista un teléfono rojo entre ambos?
No es una mala idea, pero también podría ser entre el primer ministro, sea quien sea, el actual o uno nuevo en el futuro, y la persona que dirige a la bancada opositora más importante, esa comunicación no es una mala idea. Aunque hay que decir que no ha sido el gobierno el que ha rehuido a esa comunicación. Desde el momento en que la persona que estaba llamada a ser la lideresa de la oposición ni siquiera tuvo el gesto de acercarse al presidente electo a felicitarlo, estaba ya enviando una señal de confrontación y hostilidad. […] Es absolutamente fundamental que la señora Fujimori, que quiere ser presidenta, se comience a comportar como una estadista, ya lleva muchos años en política, no debe comportase como una persona herida porque el pueblo peruano no le quiso dar el triunfo en las últimas elecciones.

CASO ODEBRECHT
— De probarse que Toledo y Humala recibieron sobornos, ¿eso los pone al mismo nivel de corrupción de Alberto Fujimori?
No hay que hacer un distingo y una diferenciación por montos en la corrupción, si un presidente que está en el poder cobra una coima por otorgar una obra pública o intercambia dinero por favores políticos independientemente de los montos, está cometiendo un gravísimo delito. Si esa persona, además, es quien lideró la resistencia contra la dictadura en nombre de la lucha contra la corrupción evidentemente su responsabilidad es doble. Así que yo no creo que debamos exculpar al señor Toledo, tiene derecho a la defensa, pero todo indica que hubo una importantísima corrupción de la que él es responsable. Y aunque él lideró la lucha por la democracia y aunque él no destruyó la democracia como el señor Fujimori, prefiero no hacer distingos entre ellos a la hora de juzgar éticamente. Si el señor Toledo delinquió, tiene que asumir su responsabilidad e ir a la cárcel, independientemente que él haya prestado un servicio importante al Perú ayudando a recuperar la democracia, porque Toledo no lo hizo a solas.

— Según la fiscalía, Ollanta Humala y Nadine Heredia aumentaron su patrimonio con dinero de las campañas del 2006 y 2011…
Si ese fuera el caso, me baso exclusivamente en lo que usted me dice, si ese fuera el caso estamos ante algo bastante más grave que recibir una donación no declarada. Obviamente, si ese dinero que es donado para una campaña electoral termina destinado a asuntos que no tienen que ver con la campaña electoral, sino al patrimonio personal de esas personas, se está cometiendo una gravísima falta ética y un delito. Desde luego, esto tendrá que ser materia de un juicio.

— El juez Concepción Carhuancho dictó la noche del jueves una orden de prisión preventiva por 18 meses contra el ex presidente Humala y su esposa Nadine Heredia. ¿Cómo toma usted esa decisión? ¿Es justa?
Hay que distinguir entre el fondo del asunto- que es aparentemente grave- y las medidas procesales. Lo primero seguramente derivará en un acusación de la fiscalía y por tanto un juicio con las garantías debidas, y si los Humala han delinquido merecen pagar por esos delitos, que representarían una traición al país. Lo procesal es distinto. No veo claro que haya riesgo de fuga de una pareja tan visible, que está dando la cara, a diferencia, por ejemplo, del ex presidente Toledo.

— En su fallo, el juez Concepción argumenta que Humala y Heredia compraron testigos en el Caso Madre Mía. Por ello, señala que existe peligro procesal e indica que pueden hacer lo mismo en las investigaciones sobre los aportes al Partido Nacionalista…
En nivel de vigilancia que hay hoy sobre la pareja Humala por la situación en la que está hace difícil que ellos puedan manipular pruebas sin que se detecte. Evidentemente es un riesgo, pero no creo que sea muy grande y la investigación podría haber continuado sin necesidad de enviarlos a la cárcel, extremando la vigilancia sobre ellos.

— ¿Fue un error apoyar al señor Humala en la campaña del 2011, tras esta orden de prisión preventiva? ¿Siente alguna decepción?
Siento decepción pero no me arrepiento de haber votado por la única de las dos opciones de aquel entonces que ofrecía cierta garantía de preservación de la democracia y las instituciones republicanas. La mejor prueba es que hoy esas mismas instituciones lo investigan y eventualmente lo juzgarán y, si hay delitos cometidos, lo condenarán. Humala no fue chavista ni acabó con el modelo de mercado (insuficiente e imperfecto) que tiene el Perú. Se equivocaron quienes pronosticaron eso y acertamos quienes dijimos lo contrario.

—Tras el fallo, algunos representantes del fujimorismo le han pedido a usted y su padre explicar en qué consistió su rol de garantes durante el gobierno de Humala. ¿Puede hacerlo?
Como es público, junto con un grupo de demócratas respaldamos un juramento democrático. Los fujimoristas, que destruyeron la democracia, robaron, persiguieron adversarios y organizaron escuadrones de la muerte, son los menos indicados para pedir explicaciones. Durante el gobierno de Humala en repetidas ocasiones hicimos críticas duras, por ejemplo cuando la señora Heredia se negó a zanjar claramente el asunto de su posible candidatura presidencial, que hubiera sido ilegal e inmoral. ¿Cuántos fujimoristas dijeron que la segunda reeleción de Fujimori fue ilegal e inmoral? Revise las entrevistas que di a El Comercio durante el gobierno de Humala y verá cómo mantuve, como ciudadano independiente, una distancia crítica que ningún fujimorista mantuvo nunca frente al dictador.

MÁS EN POLÍTICA...

Tags Relacionados:

Álvaro Vargas Llosa

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías