Bullard: "El Poder Judicial verdaderamente es un desastre"

Sostiene que se necesita una reforma estructural del sistema político y judicial. Plantea, además, volver a la bicameralidad

Bullard: "El Poder Judicial verdaderamente es un desastre"

"El voto debería ser voluntario y deberíamos tener un Senado", asevera Alfredo Bullard. (Foto: El Comercio)

Alejandro Cavero Alva

Alfredo Bullard es un reconocido abogado y estudioso del Derecho. En particular, de la relación entre las leyes y la economía. También es profesor universitario. Nos recibe para tratar algunos temas de coyuntura a propósito del proceso electoral.

— Algunos sostienen que lo que está en juego en estas elecciones es la continuidad del modelo económico. ¿Usted cree eso?
Los políticos saben que mover algunas de las premisas básicas del modelo puede poner en riesgo la estabilidad del partido que esté gobernando. Lo económico ha generado cierta estabilidad general, el principal problema es que no se puede pensar que se puede seguir avanzando sin institucionalidad política eternamente. 

— Varios candidatos han planteado mayor regulación e intervención del Estado en diversos sectores.
Esto es lo que yo llamé el “arbolito de Navidad”. A partir de los años 90, armamos un árbol con un tronco más o menos sólido. Pero lo que han comenzado a hacer nuestros gobernantes es colgarle un montón de bolitas de Navidad. Regulaciones nuevas, esquemitas nuevos con las universidades, la comida chatarra. Visto cada uno por separado no va a pasar nada, el problema es el efecto agregado que esto genera.  

— Entonces, ¿usted plantea cambios en el ‘tronco’ más que en las ramas o ‘bolitas de Navidad’?
Lo central es la reforma política. La calidad de quienes gobiernan. Si tú miras a los países desarrollados, no hay uno que no tenga una institucionalidad política razonablemente sólida. Aquí, en cada elección tienes la sensación de que podría surgir un antisistema. Tenemos un riesgo continuo. 

— ¿Cuál sería el aspecto central de una reforma del sistema político?
Tenemos que crear un sistema que fomente la concentración de partidos. Por ejemplo, pasando a un sistema de elección uninominal o binominal. Si tienes circunscripciones más pequeñas y con menos candidatos, incentivas las alianzas y el viraje hacia el centro.   

— ¿Algún otro cambio estructural?
Promover una auténtica democracia de partidos. Donde se preocupen no tanto de las formalidades y de si habían firmado o no los que debían firmar como en el Caso Guzmán. Hemos hecho otras cosas como la valla electoral, pero son solo parches. No se va al fondo. 

— ¿Habría que cambiar la Constitución?
Sí. Por ejemplo, el voto debería ser voluntario y deberíamos tener un Senado. Necesitamos mayor reflexión y elevar los costos de transacción para dar leyes. 

— ¿Y en el ámbito del ‘modelo económico’?
En lo económico, nuestra Constitución es bastante buena, aunque mejorable. Yo nunca he creído mucho en esta definición de ‘economía social de mercado’. Lo que refleja que se haya colocado esto, es que los constituyentes no estaban de acuerdo, entonces colocaron una definición que aguante para cualquiera, para que los que están a la izquierda digan que es social y los que están a la derecha digan que es de mercado. 

— ¿Y el sistema judicial?
Esa es la otra gran reforma pendiente. El Perú se ha sostenido, básicamente, porque ha tenido una política muy agresiva de promover el arbitraje. Pero esto no te resuelve los problemas criminales u otros muy serios. Y el Poder Judicial verdaderamente es un desastre. Los derechos no son lo que declara la ley, los derechos son lo que los jueces dicen que son. Entonces, finalmente, si el sistema judicial no funciona tienes una inestabilidad tremenda. 

— Las leyes en el Perú no son claras. Eso también impacta en el sistema.
El principal problema en el derecho, en general, es la legislación anecdótica. La política legislativa del Congreso está marcada, primordialmente, por los titulares de los periódicos. Y tenemos millones de normas que nadie puede cumplir porque no las conoce. 

— Pasando a temas más coyunturales: ¿qué significa renegociar un contrato?
Renegociar un contrato, como se está usando el término [‘renegociar’] en la campaña electoral, es una forma para que los candidatos digan: “yo no puedo decir que voy a cumplir un contrato porque no es popular”. 

— ¿Volvería a ser funcionario público? ¿Entraría en política?
No y no. Como funcionario el mayor cargo al que podía aspirar en mi vida sería el que tuve, presidente del Tribunal del Indecopi, porque era un instituto técnico, funcionábamos con autonomía, nadie nos molestaba la vida. Pero ya cumplí mi ‘servicio militar obligatorio’ y la verdad vivo feliz en el sector privado. Y la misma razón pero agravada es con la política, porque viene además con el juego político.

— Si uno no hace política, la hacen por uno.
Yo lo pongo de otra manera. Tengo la impresión de que en verdad lo importante es la capacidad de influir en las decisiones. Hay dos tipos de personas, las que viven del poder propio y las que viven del poder derivado. Los políticos viven del último y yo tengo la impresión de que es importante cultivar el poder propio. 

Perfil
Profesión
Abogado. Máster en Derecho por la Universidad de Yale.

Cargos
Ex presidente del Tribunal del Indecopi y ex presidente de la comisión técnica que elaboró la ley de arbitraje. 

MÁS EN POLÍTICA...

 


Tags relacionados

Alfredo Bullard

Poder Judicial