30 de septiembre del 2014 16 °C

Alberto Fujimori lloró al entregar a su hija Sachie en el altar

El ex presidente, preso en la sede de la Diroes, ofreció un discurso en el que agradeció a los “amigos que lo acompañan en estas circunstancias”

Durante casi hora y media, el ex presidente Alberto Fujimori abandonó su lugar de reclusión en la sede de la Dirección de Operaciones Especiales (Diroes) para participar en el matrimonio de su hija Sachie Marcela Fujimori Higuchi. La boda se llevó a cabo en la capilla de esa sede policial.

Sachie Fujimori llegó a las instalaciones de la Diroes antes de las 5 de la tarde en un auto blanco, seguida por una camioneta en la cual se encontraba su hermana, la congresista Keiko Fujimori. Poco antes, por otra puerta había ingresado su hermano, Kenji y la familia del contrayente, el alemán Marc Koening. El resto de invitados ingresó en dos buses. Se calcula que superaron los 50.

El ex presidente Fujimori fue el encargado de llevar a Sachie al altar y entregarla a Marc. En su emotivo discurso el ex presidente se emocionó hasta las lágrimas y con la voz entrecortada dijo: “Agradezco a todos los amigos por acompañarnos en estos momentos de felicidad e incluso en estas circunstancias”.

Unos 20 simpatizantes del ex jefe de Estado llegaron a las afueras de la Diroes. Otros grupos subieron a los cerros que circundan la sede policial en Ate, desde donde ondearon banderolas anaranjadas y la bandera alemana.

Luego de la ceremonia, que duró casi 50 minutos y fue privada, hubo una pequeña recepción en uno de los jardines de la Diroes. La fiesta, en la que no participó Alberto Fujimori, se llevó a cabo en el museo Larco Herrera, en Pueblo Libre.