Cable de Wikileaks revela peligrosas infidencias en SBS

Ex jefe de agencia contra lavado de activos responsabiliza a superintendente Felipe Tam Fox de fuga de información

Cable de Wikileaks revela peligrosas infidencias en SBS

Para ver los cables sobre este tema, haga CLIC AQUÍ

ÓSCAR CASTILLA C.

Por la información secreta que recibe de las diferentes entidades bancarias del país, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), creada en el 2002, debería ser uno de los pilares, junto con la Dirandro y la Procuraduría Antidrogas, en la lucha contra el lavado de dinero del narcotráfico (y de otros delitos). Sin embargo, en los últimos años este organismo parece haberse convertido –pese a sus aparentes logros estadísticos– en una olla de grillos, golpeada por filtraciones, ninguneada por la Sunat y los bancos, sin apoyo del Ministerio Público, sin autonomía y subordinada al poder político.

Esta es la conclusión que dejan los cables confidenciales 237473 (del 1 de diciembre del 2009) y 246091 (del 28 de enero del 2010) redactados por la Embajada de Estados Unidos en Lima. Reportes de esa sede diplomática dicen en estos documentos, además de mostrar gran interés por la UIF, que los jefes de esta institución, Silvia Wuan Almandós (de junio del 2007 a febrero del 2009) y Ramón Saldívar Bocángel (de febrero a diciembre del 2009), fueron retirados de sus puestos “por trabajar muy rápido” o “por acercarse demasiado a grandes casos” en la gestión de su jefe, el superintendente de Banca y Seguros Felipe Tam Fox, nombrado en el 2007.

“La cabeza de la UIF Sylvia Wong [se refiere a Silvia Wuan], dejó su puesto. Las especulaciones de su partida, por parte de los contactos del NAS [Narcotics Affairs Section, una entidad de lucha antidrogas distinta a la DEA] en el Ministerio Público, en la policía y en otros lugares, fueron que había sido removida por una débil actuación, aunque ella dijo públicamente que fue presionada a renunciar porque se ‘había acercado demasiado’ a descubrir ‘grandes casos’”, dice el cable 237473, que hace un recuento de la UIF entre el 2008 y el 2009.

En el documento también se menciona el caso de Saldívar Bocángel, sucesor de Silvia Wuan en el cargo. Este personaje se reunió con un oficial de la NAS en noviembre del 2009, lo cual originó el cable 237473. En esta cita Saldívar, a quien se lo notaba “estresado y preocupado”, lanzó acusaciones contra Tam, que entonces era su jefe, a quien vinculó con el Apra en la comisión de presuntas irregularidades. Bajo el subtítulo “Filtración de información financiera” se revela lo siguiente: “Saldívar dijo al oficial de NAS que [Tam] está filtrando información importante de reportes de inteligencia financiera a organismos políticos y a la prensa… dijo que sospecha que [este último] ha filtrado información sensible acerca de casos de perfil alto por razones políticas, producto de su cercana conexión con el presidente Alan García y su partido político”. Saldívar dijo que uno de los casos está referido a la filtración del informe financiero de Nadine Heredia, esposa de Ollanta Humala.

El cable también deja en claro que Tam no tendría mucho interés en pedir al sistema bancario su colaboración en la lucha contra el lavado, ya que estas empresas tampoco estarían dispuestas a realizar ese esfuerzo. “Saldívar parecía estresado y preocupado cuando discutió el asunto de la filtración y reveló que a cuatro meses de su gestión como director [de la UIF] el jefe de asesores de [Tam] le dijo que estaba ‘trabajando muy rápido’. Además indicó que el superintendente de Banca y Seguros se resiste a presionar al sector bancario en términos de pedir el acatamiento de las órdenes de congelamiento de cuentas [de dinero sucio]”.

El ex jefe de la UIF se explayó más: “Contó que cuando él empezó [en el cargo] se reunió con los administradores de cada uno de los principales bancos internacionales y nacionales. Afirmó que se sorprendió cuando los tres bancos internacionales más grandes le dijeron que no tenían intención de cooperar. El Scotiabank, afirmó Saldívar, le comunicó que no tenía intención de informar a la UIF sobre lo relacionado a fraude fiscal y un tal Commercial Bank le informó que no reportarían nada sobre dinero falsificado”, dice el cable que omite el nombre del tercer banco.

Saldívar, que considera que la UIF no es una institución completamente autónoma, también dijo que se “siente frustrado por los obstáculos legales y burocráticos del sistema judicial en casos de lavado, así como por todo el papeleo con el Ministerio Público (especialmente con la fiscal de la Nación) y con la Sunat, que se rehúsa a compartir información y se esconde detrás de leyes de confidencialidad de los impuestos por una cuestión de celo”. El ex jefe de la UIF, cuyas declaraciones están lejos de ser chismes, renunció al cargo al día siguiente de la elaboración del cable confidencial.

EN PUNTOS
En abril del 2002 se creó la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) con Ley N°27693.

El 9 de abril del 2003 se designó director ejecutivo de la UIF a Carlos Hamann Pastorino. Dejó el cargo a mediados del 2007.

En junio del 2007 la UIF pasó a formar parte de la Superintendencia de Banca y Seguros por Ley N° 29038.

En junio del 2008 Silvia Wuan Almandós asumió como superintendente adjunta de la UIF. Dejó el cargo en febrero del 2009.

Ramón Enrique Saldívar Bocángel asumió el puesto el 9 de febrero del 2009 y lo dejó el 2 de diciembre de ese año.

El 7 de diciembre del 2009 asumió como encargado Sergio Espinoza Chiroque, quien se mantiene hasta ahora.