Conozca cómo llega al Perú la glamorosa presidenta de Argentina, Cristina Fernández

A la pérdida de mayoría en el Congreso de su país, se suman denuncias de enriquecimiento en su contra. Se encuentra entre los diez líderes mundiales mejor vestidos. No repite atuendo

Conozca cómo llega al Perú la glamorosa presidenta de Argentina, Cristina Fernández

Por: Roger Zuzunaga Ruiz

Los últimos meses de la gestión de la presidenta argentina, Cristina Fernández —que llegó anoche al Perú en visita oficial —, están cargados de denuncias de enriquecimiento ilícito, confrontación con la oposición, con el Poder Judicial, con el Banco Central, subida de precios de alimentos —especialmente la consumidísima carne vacuna—, y hasta un nuevo problema diplomático con el Reino Unido por la disputa en torno a las islas Malvinas.

Cuando parecía que el tema del aumento patrimonial de la pareja presidencial iba quedando atrás, especialmente después de que a fines del 2009 el juez Norberto Oyarbide cerró la investigación que llevaba adelante por el incremento en 158% entre el 2008 y el 2009 de la fortuna de la mandataria y de su esposo, el ex presidente Néstor Kirchner; el viernes el diario argentino “La Nación” divulgó la declaración jurada que acaba de presentar Kirchner en la Cámara de Diputados, y reveló que el patrimonio conyugal subió en el 2009 en 11%, pasando de los US$11,9 millones a los US$13,3 millones.

Este hecho se suma a una denuncia anterior que reveló que el ex presidente había comprado US$2 millones en octubre del 2009, aparentemente beneficiándose de información privilegiada, pues —según la oposición— por esos días hubo una apreciación de la moneda estadounidense. El caso está en investigación.

LA GUERRA POR LOS PRECIOS
En el plano económico, las proyecciones de las empresas que laboran en este rubro y las cifras oficiales son abismalmente opuestas desde el inicio de la gestión de la mandataria, al extremo que en febrero del 2009 varias consultoras dejaron de enviar sus pronósticos al Banco Central, argumentando que las cifras oficiales se alejan cada vez más de la realidad.

A manera de ejemplo, para estas consultoras la inflación en el 2009 fue de 15%, mientras que el Gobierno la situó en 7,7%. Febrero de este año fue un mes duro en cuanto a subida de precios. Según el Gobierno, la inflación alcanzó el 1,2%. Por estos días, la carne de vacuno es inalcanzable para los sectores populares (en diciembre subió hasta en 40%), y el Gobierno se ha lanzado a incentivar el consumo de merluza y calamar a través del programa Pescado para Todos, que fue lanzado el martes pasado por la propia presidenta, quien incluso compró un kilo de merluza.

LA DEUDA Y LA JUSTICIA
En el plano político, el Gobierno acaba de perder mayoría en el Congreso, con lo que las disputas en torno al pago de parte de la deuda externa con fondos del Banco Central se han agudizado. Desde diciembre el Gobierno intenta usar a toda costa US$6.569 millones para este fin, lo que incluso terminó con la destitución del presidente del Banco Central, Martín Redrado.

La última maniobra gubernamental se dio en enero, cuando la presidenta firmó dos decretos para hacer efectivo el pago de la deuda con recursos del Banco Central. Pero la iniciativa fue inmediatamente bloqueada por un dictamen de la jueza María Sarmiento, hecho que desató la furia de la mandataria, quien la calificó de “jueza delivery” que estaba al servicio de la oposición.

El viernes, el padre de la jueza, el militar en retiro Luis Sarmiento, de 85 años, fue detenido acusado por violaciones de derechos humanos perpetradas durante la última dictadura que gobernó el país (1976-1983). Para la oposición, es una represalia del Gobierno contra la magistrada.

Una de las políticas más elegantes del mundo
En el 2008 el diario británico “The Guardian” ubicó a Cristina Fernández entre los 10 líderes mundiales mejor vestidos y más ostentosos. El informe destacaba la elegancia de sus trajes combinados con zapatos y carteras Louis Vuitton, valorados en varios miles de dólares, que hacen juego con las costosas joyas que suele llevar la mandataria.

Según el diario argentino “Perfil”, Fernández no ha repetido ningún atuendo desde que llegó a la presidencia.

Este medio, a través de opiniones de joyeros, calculó que en cada acto público la presidenta usa hasta US$50 mil en alhajas.

“Perfil” detalla que hace poco la presidenta llevaba un reloj Rolex President de US$20 mil, en su mano izquierda un anillo de oro blanco y oro amarillo de 18 kilates y en la derecha uno con zafiro de oro y platino, traídos desde el exterior y a un precio de US$10 mil cada uno. También usa pendientes que llegan a costar hasta US$25 mil.