Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Gobierno

Nancy Lange y los voluntarios de Palacio [CRÓNICA]

Oficina de la primera dama realiza el recojo de víveres y ropa en carpas instaladas en el frontis de Palacio de Gobierno

Son las 2:00 p.m. del domingo y las puertas de Palacio de Gobierno están abiertas de par en par. A unos pocos metros, Nancy Lange, en jeans y con una gorra para el sol, recibe a las personas que llegan con bolsas de víveres, ropa y botellas de agua. Varios le piden un ‘selfie’ y la primera dama accede, pero luego los apura a registrar rápidamente sus donaciones.

Desde el sábado, la oficina de la primera dama se ha encargado de organizar a cerca de 250 voluntarios, entre  jóvenes y adultos, para la clasificación y el empaquetamiento de la ayuda que llega al frontis de Palacio. “El plan es terminar el jueves, pero si hay la necesidad, vamos a seguir trabajando”, comenta Nancy Lange. Ella misma coordina las actividades, que se inician a las 10:00 a.m. y culminan cerca de las 6:00 p.m.  El sábado, 1.200 personas llegaron con ayuda y ayer la cifra se duplicó, consiguiendo reunir solo en un día casi 50 toneladas de donaciones. Los víveres y la ropa han sido llevados a Trujillo, Piura y a zonas del distrito limeño de Chaclacayo.

► Nancy Lange recibe donativos en Palacio de Gobierno [FOTOS]

Pero esta experiencia no es nueva para Nancy Lange. Ella proviene de Rock Springs, una villa de Wisconsin que cada cinco años debe enfrentar inundaciones causadas por la crecida de un río cercano. “La última vez, muchas casas fueron dañadas y el gobierno dijo que no podían seguir viviendo ahí, que tenían que migrar y encontrar otra casa”, cuenta. ¿Podría hacerse lo mismo acá? Ella espera que se logre algún día, porque “no es posible vivir sobre el cauce de un huaico”. Eso sí, subraya que es un proceso largo de puede durar más de un gobierno.

—No se mete en la agenda—
Consultada sobre si ha hablado con su esposo, el presidente Kuczynski, sobre lo que ella está haciendo en Palacio, responde que ella se hace cargo de lo suyo, pues él está muy ocupado atendiendo al resto del país. “Yo no me meto en su agenda”, dice y se ríe. Inmediatamente, lanza una propuesta: “¿Puedo decir algo? No me gusta el título de ‘primera dama’, suena demasiado elitista y ostentoso. Sería mejor ponerle ‘primera voluntaria’”.

Nancy Lange recorre las áreas de trabajo, a lo largo del frontis de Palacio, y recibe el saludo de los voluntarios, que se reparten las distintas labores. Unos son lo que registran la ayuda, más son los que se encargan de clasificarla. Ellos se dividen en dos grupos: los encargados de los víveres, que los separan por su tipo; y los que reciben los bolsones de ropa, que personal del Ejército se encarga de movilizar.

Las edades de los voluntarias son diversas, así como sus procedencias. Están los trabajadores de Palacio y sus familias, así como personal de Migraciones y, también, comisiones enviadas por las iglesias. Se espera que, conforme crezca la ayuda, aumenten los voluntarios.

MÁS EN POLÍTICA...

Tags Relacionados:

Nancy Lange

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías