Wikileaks: el Perú pidió ayuda del FBI para combatir a narcos mexicanos

Un agente antidrogas transmitió en el 2009 preocupación peruana por ola de asesinatos y dio detalles sobre la operación de las mafias

Wikileaks: el Perú pidió ayuda del FBI para combatir a narcos mexicanos

Para ver el documento de Wikileaks sobre este tema, haga clic AQUÍ

OSCAR CASTILLA C.

La Dirección Antidrogas de la Policía (Dirandro), durante la gestión del hoy ministro del Interior, Miguel Hidalgo, mostró gran preocupación ante la Embajada de Estados Unidos en el Perú por la expansión de células del narcotráfico mexicano en nuestro país y por el alarmante grado de violencia registrado en Lima desde el 19 de julio del 2006, día en que fue asesinado el vocal Hernán Saturno Vergara, quien procesaba a un grupo de traficantes de droga peruanos, colombianos y mexicanos. Este fue el punto de inflexión en los predios antidrogas.

La preocupación fue transmitida por un alto oficial de inteligencia de la Dirandro que visitó la sede diplomática el 13 de noviembre del 2009 y cuyo nombre mantendremos en reserva por cuestiones de seguridad. Este agente se reunió con altos funcionarios del Narcotics Affairs Section [NAS], una entidad administrativa antidrogas diferente a la DEA. En la reunión, el policía habló sobre una cita a la que había asistido días atrás (el 6 de noviembre de aquel año) en México junto con una delegación oficial peruana que se reunió con sus pares para firmar acuerdos sobre lucha antidrogas.

Los detalles de la reunión en México y la preocupación de la Dirandro quedaron reflejados en el cable confidencial N° 236843, redactado el 25 de noviembre del 2009. “El oficial antidrogas […] resumió a los oficiales NAS la historia reciente de los traficantes de droga mexicanos en el Perú y del nuevo acuerdo firmado [entre ambos países]”, dice el documento. El agente, además, expresó su preocupación por la presencia ilegal de mexicanos en nuestro país y dijo que en el 2008 detectaron el ingreso de 1.091 ciudadanos mexicanos sospechosos de traficar con droga, algunos de los cuales lograron sortear migraciones gracias a pasaportes falsos.

Otros mexicanos, según relató el mismo agente, llegan al Perú a través de aviones privados que aterrizan en pistas clandestinas con la finalidad de evitar el proceso de migración. El oficial dijo que a nuestro país llegan los representantes de los grandes cárteles mexicanos, presencia que se refleja en un “clima de violencia con asesinatos por encargo”. El agente puso como ejemplo la muerte del juez Hernán Saturno Vergara, ocurrida el 2006 a pocas cuadras del Palacio de Justicia, y del mexicano Alejandro Pineda Jiménez en Miraflores, en mayo del 2008.

Ambos casos fueron investigados, pero parecen haber quedado impunes, tal como ocurrió, antes y después de estas fechas, con los asesinatos de otros mexicanos y extranjeros. En setiembre del 2007 fue asesinado el colombiano Jaime Caballero Pulgarín en un restaurante de San Borja. Un mes después fue hallado el cuerpo de Antonio Ramírez Salcido en la cajuela de un auto en Surco. Óscar Leal Aguilar fue abatido en el Callao en agosto del 2008 y Fidel Ponce Rivera acribillado en Huaral dos meses después. Esta creciente ola de muertes a plena luz del día provocó que el oficial antidrogas le dijera a los agentes de la NAS que “el Perú está interesado en trabajar con el FBI… como hace el Gobierno de México”. En el documento confidencial también se menciona que el oficial reveló información sobre los diferentes casos de mexicanos que utilizaron la vía marítima para intentar sacar del Perú más de 20 toneladas de cocaína entre el 2002 y 2009, así como para producir drogas sintéticas en Lima. Algunos de ellos fracasaron en el intento y hoy están presos en nuestro país, como Miguel Ángel Morales (quien fuera juzgado por el vocal Saturno Vergara hasta antes de su muerte), mientras que otros fugaron del país como Manuel Rivera Niebla (luego detenido en Colombia y extraditado a EE.UU.). Ambos mexicanos llamaron la atención de los agentes de NAS por sus antecedentes. Quizá toda esta situación provocó que el actual jefe de Devida, Rómulo Pizarro, dijera, en una reunión privada en Lima con John Walters, ex ‘zar’ antidrogas de EE.UU., que algunos “mexicanos no vienen aquí para ver Machu Picchu”. Así quedó consignado en otro cable, el N° 130835 del 20 de noviembre del 2007, en el que Pizarro hace referencia a la necesidad de visa de los mexicanos para ingresar al Perú. Esta medida migratoria se tomó en el 2006 tras la muerte del vocal Saturno Vergara, pero luego fue revocada.