Los chicos de la promoción, la columna de Cecilia Valenzuela

El 99% de los generales que han ascendido este nuevo año están estrechamente vinculados con los hermanos Humala Tasso

Los chicos de la promoción, la columna de Cecilia Valenzuela

Ollanta pertenece a la promoción que egresó de la escuela militar en 1984 y su hermano Antauro a la promoción que egresó en 1985. (Foto: Alessandro Currarino/Archivo El Comercio)

Cecilia Valenzuela

En agosto del año pasado, el recién estrenado gobierno del presidente Kuczynski nombró, a través del Ministerio de Defensa, una comisión para investigar los ascensos militares durante el período de Ollanta Humala.

La comisión presidida por el jurista Enrique Bernales e integrada por el abogado Ángel Delgado y los oficiales en retiro, Emilio Bobbio del Ejército, Jorge Kisic de la FAP y Jaime Navach de la Marina, entregó su informe el 5 diciembre. El resultado es sumamente preocupante. Tanto que el gobierno demoró un mes en hacerlo público y aún no ha anunciado, oficialmente, las medidas que tomará.

En palabras de Bernales, Ollanta Humala tuvo como única fuente de poder al Ejército del Perú, por lo que privilegió con los ascensos a los oficiales de su promoción y a la de su hermano. Está demostrado, ha dicho Bernales, que “Humala pauteó cómo controlar desde Palacio los ascensos y los pases al retiro. Ahí se produjo una situación sistemática de desconocimiento de derechos y de abuso del derecho. El procedimiento no respetó el orden de méritos desde el 2011. En el 2012 quemaron las actas de ascenso y borraron las computadoras”.

Como resultado de esa “intervención” el 99% de los generales que han ascendido este nuevo año están estrechamente vinculados con los hermanos Humala Tasso.
Ollanta pertenece a la promoción que egresó de la escuela militar en 1984 y su hermano Antauro a la promoción que egresó en 1985. 

Como lo ha confirmado la comisión Bernales, a ninguno de sus compañeros les correspondía ascender a generales de división, el grado más alto y el que otorga más poder dentro del Ejército, hasta el 2019 y el 2020 respectivamente. Sin embargo, a punta de modificaciones del reglamento y de intervenciones en el escalafón, en este momento el Ejército está comandado por la gente de los Humala.

En el 2008 se modificó el reglamento de la ley de situación militar de los oficiales de las Fuerzas Armadas para ampliar el tiempo de servicio de los oficiales. Hasta ese momento los oficiales que cumplían 35 años de servicio, debían dejar sus armas; con la modificación, el tiempo de servicio de los militares se amplió entonces de 35 a 38 años.

Naturalmente, ese mismo reglamento adecuó los años de los ascensos de cada promoción a la nueva realidad. Si se iban a quedar más años sirviendo su oportunidad de ascender se incrementaría y una promoción debía darle más chance a la otra y así sucesivamente.

En ese nuevo orden los oficiales de la promoción de Ollanta Humala debían esperar para ascender a generales de división hasta el 2017 y los de la promoción de Antauro hasta el 2018.

Pero cuando Humala llegó al poder modificó el reglamento que ya había sido modificado y volvió a ampliar el tiempo de servicio a 40 años.

Pero en lugar de extender los años para los ascensos, como se había hecho con la modificación anterior, Ollanta Humala se dio maña para adelantar a su promoción y a la de su hermano.

Y lo imprimió en una norma legal que hizo valer: los que debían ascender el 2019 y el 2020, de acuerdo a la última modificación, ascenderían 2016 y el 2017. Y así fue, Humala ascendió a 4 de sus amigos de promoción a generales de división antes de irse. Y dejó todo listo para que a inicios de este año ascienda la gente de su hermano.

Al margen de la manipulación y el manoseo institucional, no olvidemos que los hermanos Humala ya han protagonizado dos asonadas militares: el ‘locumbazo’ y el ‘andahuaylazo’. Ellos creen en el levantamiento y la insurrección como herramienta política. Y de hecho a uno de ellos le dio resultado, llegó a ser presidente del Perú.

La otra cosa que no hay que olvidar es el desprecio que sienten por la civilidad: apenas llegó al poder Ollanta Humala maltrató y se deshizo de los izquierdistas que lo habían defendido y le habían hecho la campaña y se refugió en el Ejército para realizar millonarias compras militares, de gobierno a gobierno, a las que envió como veedores de su confianza a los chicos de su promoción.

MÁS EN POLÍTICA... 

 


Tags relacionados

Ollanta Humala