Los tres testigos, la columna de Cecilia Valenzuela

El testimonio de Martín Belaunde Lossio es fundamental para atar los cabos sueltos del aporte de los US$3 millones a Humala

Los tres testigos, la columna de Cecilia Valenzuela

A Martín Belaunde Lossio debiera otorgársele pronto el beneficio de la colaboración eficaz. (Foto: Lino Chipana/El Comercio)

Cecilia Valenzuela

El 26 de setiembre del año pasado, Martín Belaunde Lossio se presentó acompañado por su abogado, libre y espontáneamente, ante los fiscales Martha Salinas y Reynaldo Abia de la Segunda Fiscalía Anticorrupción y dijo: “Tengo conocimiento de que la señora Nadine Heredia estuvo participando activamente desde el primer trimestre del año 2012 en el rediseño del proyecto que inicialmente se llamaba Kuntur”.

Belaunde Lossio empieza así a narrar la forma como Heredia, apoyada por su esposo el entonces presidente Ollanta Humala, se dio maña para direccionar la buena pro del gasoducto sur peruano a la constructora Odebrecht. “Durante el 2013 se comenzaron a realizar los estudios del proyecto y perfilar las bases de la licitación que desde un comienzo estaban dirigidas a favor de la empresa Odebrecht”, sostiene el testigo cuya declaración obra como reservada bajo la clave TR-01-3D2FPCECF-2016 en la investigación que realiza la fiscalía anticorrupción por el otorgamiento de la buena pro del gasoducto sur peruano a un solo postor.

“En febrero del 2014, Nadine Heredia propone como nuevo ministro de Energía y Minas a Eleodoro Mayorga, no recuerdo bien si en marzo o en abril se decide cambiar al presidente del comité del proyecto gasoducto, [esto] a pedido de Jorge Barata Simoes, y ponen al señor Edgard Ramírez Cadenillas, quien era de confianza de Odebrecht, dado que años anteriores había trabajado para la misma empresa”, continúa relatando Martín Belaunde Lossio.

Más adelante, el testigo sostiene que Heredia, Mayorga, Ramírez Cadenillas y Barata coordinaron para eliminar del proceso a la empresa que competía con Odebrecht por la licitación. Está de más recordar que la descalificación del otro consorcio se tradujo en una demanda contra el Estado Peruano y es una de las razones por las que la Segunda Fiscalía Anticorrupción inicia una investigación sobre el caso. 

Finalmente Belaunde Lossio afirma que Barata, Humala y Heredia se conocieron en el 2006. Dice que fue él mismo quien los presentó y que en esa oportunidad “Jorge Barata se compromete a donar cuatrocientos mil dólares para la primera vuelta de esa campaña electoral”. 

Más adelante, el testigo relata una reunión en la que “el señor Barata aprovechó a comentar que dentro de las prioridades de Odebrecht estaba el gasoducto peruano del sur”.

El testimonio de Martín Belaunde Lossio es fundamental para atar los cabos sueltos del aporte de los tres millones de dólares que en el 2011 fue en realidad un soborno anticipado y que tanto los directivos de Odebrecht como los Humala-Heredia se empeñarán en negar debido a la cantidad de dinero que está en juego.

Así las cosas, urge que el caso del gasoducto se integre a la investigación del Caso Lava Jato. Y que la fiscalía sienta el apoyo del Gobierno y de la opinión pública.

La pareja Humala-Heredia viene recibiendo sorprendentes espaldarazos desde el Poder Judicial: ayer la Sala Penal Nacional de Apelaciones revocó las medidas que impedían que Nadine Heredia dejara el país. Mientras el presidente de la Corte Suprema, Duberlí Rodríguez, se esfuerza en declarar como si fuera su abogado: “No adelanto una opinión”, le dijo ayer a “La República”. “Lo único que hago es mencionar un artículo que está en la ley… Lo menciono para que los fiscales lo tengan en cuenta”.

El primer magistrado quiere que los fiscales tengan en cuenta que no pueden solicitar la detención preventiva de Ollanta Humala por “el solo dicho de un testigo”. 

Pero los testigos ya son tres: Barata y el propio Marcelo Odebrecht, que señalan que Humala recibió millones provenientes de la “oficina de coimas” de la constructora, y Martín Belaunde Lossio, a quien debiera otorgársele pronto el beneficio de la colaboración eficaz.

MÁS EN POLÍTICA...