Radiografía de Perú Posible: la agonía termina en abril

El partido que fundó el hoy prófugo ex presidente Alejandro Toledo será dado de baja por el JNE el próximo mes

Radiografía de Perú Posible: la agonía termina en abril

Alejandro Toledo, fundador y líder de Perú Posible, se encuentra prófugo de la justicia. (Foto: Archivo El Comercio)

Como un buque que se hunde a pique y con un capitán que ya  abandonó el barco, el futuro del partido Perú Posible es inevitable: estará en el fondo del mar en menos de un mes. El Jurado Nacional de Elecciones liquidará en abril a la agrupación política como consecuencia de no haber superado la valla electoral en las últimas elecciones generales del 2016.

“No va más […] Se liquida porque así lo manda la ley”, dijo el domingo su secretario general, Marcial Ayaipoma.

Además, su fundador y líder, el ex presidente Alejandro Toledo, se encuentra prófugo de la justicia tras un mandato de prisión preventiva por los presuntos sobornos que le habría pagado la empresa brasileña Odebrecht en la licitación de la carretera Interoceánica.

Sin embargo, estos dos golpes solo han sido las estocadas finales a un partido que ya venía herido de muerte tras las diversas denuncias y controversias en el último lustro.

—Éxodo de colaboradores—
Luego de haber llegado al poder en el 2001, los últimos años de Perú Posible estuvieron marcados por comisiones investigadoras y procesos judiciales contra su líder y fundador que poco a poco fueron desmoralizando a los militantes y afectando la institucionalidad del partido.

 “Las indagaciones a Toledo Manrique y a la ex primera dama Eliane Karp por el Caso Ecoteva le jugaron en contra en las elecciones del 2016”, sostiene el politólogo Luis Nunes.

Por otro lado, muchos de sus iniciales colaboradores se fueron alejando de la organización. “Hubo falta de alternancia en el poder y una falta de  liderazgo que desgastó al partido”, agrega el analista político Luis Benavente.

Daniel Mora, Carlos Bruce, Juan Sheput ,Cecilia Tait y Carmen Omonte son solo algunos de sus más cercanos representantes que dejaron el barco a la deriva.

Nunes agrega que la personalidad de Toledo al quedarse sin un partido que lo apoye hizo que fuera perdiendo credibilidad entre sus electores. El año pasado el 75% de los peruanos consideraba que Toledo debía retirarse de la política.

—Mejores tiempos—
El partido tuvo mejores épocas entre los años 2000 y 2006. En las elecciones generales del 2000 y ante las altas probabilidades de fraude, el partido tomó la decisión de no participar en la segunda vuelta y, por el contrario, convocó a una protesta conocida como la Marcha de los Cuatro Suyos contra el gobierno del  entonces presidente Alberto Fujimori, actualmente preso.

Este acontecimiento catapultó la popularidad del líder de la chacana, quien fue finalmente elegido presidente de la República en el 2001. Su partido obtuvo 45 legisladores, la cifra más alta desde su fundación.  

Tras finalizar el gobierno de Toledo y luego de las derrotas electorales del 2011 y del 2016, Perú Posible ha venido perdiendo fuerzas y viviendo  una larga agonía que pronto llegará a su fin.

Mira aquí la radiografía de Perú Posible:

(Da clic en la imagen para aumentar el tamaño)

MÁS EN POLÍTICA:

 


Tags relacionados

Perú Posible

Alejandro Toledo