Áncash: 26 personas han fallecido a causa de lluvias y huaicos

Gobierno regional informó que 112 establecimientos de salud han sido afectados. Hay 856 colegios que no iniciaron año escolar

Áncash: 26 personas han fallecido a causa de lluvias y huaicos

Puente en Coishco, en Áncash, volvió a colapsar debido a lluvias y huaicos. (Foto: Facebook de Jackojacko)

El Gobierno Regional de Áncash informó que 26 personas fallecieron a causa de las lluvias y huaicos provocados por el fenómeno de El Niño costero.

Entre los fallecidos figuran dos niños del distrito de Pamparomás, en la provincia de Huaylas. El último sábado dos menores murieron tras el impacto de una roca cuando salían de su casa junto con su padre.

El titular de la Dirección Regional de Salud, Ciro Castillo Rojo, indicó que existen 112 establecimientos de salud perjudicados por las lluvias y huaicos. Además, expuso la necesidad de implementar un puente aéreo para llevar medicinas a los pueblos afectados.

Por su parte, la Dirección Regional de Educación reportó que 856 instituciones educativas no iniciaron el año lectivo debido al fenómeno climatológico. La suspensión de clases se alargó hasta el 31 de marzo y en caso de incumplimiento se sancionará a los directores.

La Dirección Regional de Transporte y Comunicaciones indicó que se ha destinado maquinaria pesada en las vías afectadas como en la zona de Chasquitambo, Chacas, San Luis, Aija y en el distrito de Coris. En los distritos de Moro y Pamparomás se ha enviado a la brigada técnica.

Rescate de damnificados

Debido a que las precipitaciones pluviales han destruido las vías de comunicación, la Policía Nacional trasladó en helicóptero a 32 extranjeros, cinco policías de Alta Montaña y un menor delicado, desde Huaraz hasta Lima. Los agentes del orden también irán a Chiclayo, en Lambayeque, a realizar tareas de rescate.

La Asociación de Montaña del Perú envió a 15 de sus miembros a la provincia de Huarmey para ayudar a las personas que han quedado aisladas en los caseríos. Ellos atenderán a los damnificados por los huaicos.

En el aeropuerto de Nuevo Chimbote los vuelos cívicos continúan. Hoy se trasladó a Lima una persona fallecida y una mujer que está a punto de dar a luz.

El Santa: hay 58 mil afectados

La alcaldesa de la provincia del Santa, Victoria Espinoza García, informó que 58 mil personas han sido afectadas por los huaicos, lluvias e inundaciones.

Según el reporte de Defensa Civil, al menos 4.500 viviendas han sido arrasadas y 15 mil casas afectadas.

Indicó que dos niños, de 1 año y 4 años, fallecieron a causa de un huaico en el valle El Progreso. En este caso, la Municipalidad Distrital de Santa se encargó de darles cristiana sepultura porque los padres de los niños viven en extrema pobreza.

Mencionó que otra vez el tránsito se ha restringido en el distrito de Coishco, ya que el río Don Shisho destruyó el camino provisional de piedras y arena. En esta zona hay 14 viviendas colapsadas y 10 afectadas por inundación.

Anoche, un huaico en la zona rural La Carbonera, en Nuevo Chimbote, volteó a una combi y la inundó en la carretera Panamericana Norte.

“Todos los distritos de la provincia han colapsado. El distrito de Moro está incomunicado, hay 25 viviendas derruidas. Hasta el momento no recibimos los 2 mil galones de combustible que prometió el gobernador ni la ayuda humanitaria”, manifestó la autoridad en conferencia de prensa. 

Denunció que el Gobierno Regional de Áncash envió ayer a un obrero en estado de ebriedad para que realice las labores de limpieza en el río Lacramarca. El sujeto iba a manejar una maquinaria para descolmatar el afluente y así evitar un desborde.

En ese sentido, Espinoza dijo que esta vez denunciará al mandatario regional, Enrique Vargas, por omisión de funciones. 

Finalmente, la autoridad edilicia manifestó que el almacén de Defensa Civil está desabastecido, por eso esperan la ayuda humanitaria que prometió el Gobierno Central. 

Se unen ante la desgracia

Ante la desgracia que sufren los pueblos de la provincia del Santa, diversos grupos de voluntarios y periodistas se han unido para recolectar víveres, ropa y agua a fin de enviarlos a las zonas necesitadas.