Áncash: investigan a 20 policías por dar seguridad a grifo

Los agentes son acusados de presuntamente cobrar para resguardar a trabajadores del local en diversas actividades

Áncash: investigan a 20 policías por dar seguridad a grifo

Según las pesquisas, en varias oportunidades los efectivos habrían escoltado a los empleados del multiservicio Los Ángeles en actividades privadas y les prestaban los vehículos policiales para fines particulares, cuando se encontraban en horario laboral. (Municipalidad de Nuevo Chimbote)

Al menos 20 suboficiales son investigados por presuntamente recibir dinero a cambio de prestar seguridad a un grifo en el distrito de Nuevo Chimbote, en Áncash.

Desde julio a setiembre, las cámaras de video vigilancia de la Municipalidad de Nuevo Chimbote registraron el modus operandi de los efectivos de diversas unidades operativas al mando de la División Policial de Chimbote.

En pleno estado de emergencia, patrulleros del Escuadrón de Emergencia, Unidad de Desactivación de Explosivos (UDEX), comisaría Buenos Aires y del Puesto de Auxilio Rápido de San Luis, entre otros, se estacionaban en la puerta de las oficinas administrativas del grifo Los Ángeles, situado en la avenida La Paz, en el asentamiento humano Las Palmas, y retiraban baldes de pintura. Aparentemente, dentro de estos se hallaba dinero.

Según las pesquisas, en varias oportunidades los efectivos habrían escoltado a los empleados del multiservicio Los Ángeles en actividades privadas y les prestaban los vehículos policiales para fines particulares, cuando se encontraban en horario laboral.

La Inspectoría General del Ministerio del Interior recibió una denuncia anónima y, tras recoger las evidencias y realizar algunas intervenciones, en octubre pasado denunció el hecho ante la Fiscalía Militar Policial por delitos de corrupción de funcionarios.

“Se conoce el modo operandi de los efectivos y se han identificado a los suboficiales de tercera, segunda y primera que han intervenido en los hechos. Las modalidades denunciadas eran dos: el personal del grifo se subía a los vehículos y los trabajadores eran escoltados por la Policía cuando realizaban actividades privadas. Además de presuntamente recibir dinero. Sin embargo, esto tiene que ser corroborado”, informó Fernando Castañeda, director de Asuntos Internos del Ministerio del Interior, a El Comercio.

Los implicados habrían trasgredido el Reglamento de la Policía Nacional al realizar servicios individualizados a favor de terceros estando en horario laboral y ejercer actividades públicas o privadas incompatibles con el desempeño de sus funciones y emplear para uso particular medios o recursos de la institución.

Enfatizó que los agentes del orden no pueden recibir dinero en ninguna forma por brindar seguridad a terceros, a menos que sea parte de un plan que contribuya con el orden público. “Eso sería una falta muy grave (recibir dinero en baldes). La Policía no puede recibir dinero de ninguna forma, su función central es prestar seguridad al orden público, reducir la criminalidad y el delito”, remarcó el funcionario.

Castañeda afirmó que de hallar responsabilidad en los suboficiales, estos serán expulsados de la institución por haber cometido faltas graves y muy graves establecidas en el reglamento.

"La política del ministro Carlos Basombrío es que se esclarezca a fondo. La Policía tiene la misión de luchar contra la corrupción. Las normas son bastante claras y los policías lo saben. Se tiene que proceder con las normas”, aseguró.

Por el momento, el caso ha sido derivado a la Inspectoría Regional de la Policía en Áncash para que efectúe las investigaciones. No se ha descartado que estén involucrados oficiales en esta mala práctica.

“Se investigará si existía conocimiento o dolo o negligencia de los oficiales, ya que hay una obligación de control y supervisión de los superiores. Sin embargo, el sistema ha reaccionado", declaró.

Al respecto, el jefe de la Región Policial en Áncash, general PNP Juan Antonio Gálvez Escalante, sostuvo que las investigaciones determinarán si hay responsabilidad en los efectivos que se encargaban de pedir dinero a los dueños de los grifos.

“Inspectoría está realizando las indagaciones. Los videos servirán de pruebas y concluirá en la sanción de los infractores. Hay algunos comportamientos que ameritan investigación. No descartamos que malos efectivos utilicen el vehículo de la Policía para prestar un servicio particular”, sostuvo.

Por su parte, el exjefe de la División Policial de Chimbote, coronel PNP Juan Martínez Arroyo, actualmente en situación de retiro, dijo que desconocía de la existencia de los videos que evidencian las presuntas actividades ilícitas que cometían sus subalternos.

Aseguró que cuando se enteró que algunos efectivos realizaban esas malas prácticas montó un operativo pero sin resultados positivos. Martínez ha deslindado su responsabilidad. "No tengo que ver en este caso, es una acusación muy delicada. Dejemos que Inspectoría (de la Policía Nacional) haga su trabajo”, manifestó. 

LEE TAMBIÉN