elcomercio.pe

Sociedad

1 Comentarios

Disturbios en Andahuaylas tras diálogo con el gobierno [FOTOS]

1 de 12

Buses de la empresa Transportes Palomino fueron quemados en Andahuaylas. (Foto: Cortesía Víctor Zarabia)

Una turba incendió la tarde de ayer dos buses de la empresa Transportes Palomino, en la agencia de Andahuaylas. En esta ciudad se acata un paro de protesta desde hace una semana. La población local exige que se declare en emergencia a los sectores salud, educación y agricultura, y que se realice una auditoría a la Municipalidad de Andahuaylas por supuestos casos de corrupción.

El fuego afectó un almacén de la empresa, así como las viviendas cercanas. La empresa es de propiedad del congresista por Apurímac Dalmiro Palomino Tello (Fuerza Popular). 

Durante la reunión entre ciudadanos y autoridades del Gobierno Central, realizada ayer durante varias horas, algunos dirigentes aseguraron que los buses de la empresa Transportes Palomino habían trasladado a policías que llegaron a la ciudad para resguardar el orden interno. El congresista Dalmiro Palomino dijo a El Comercio que esa afirmación es falsa.

–Comitiva en riesgo–

Ese no fue el único incidente violento que se vivió en Andahuaylas. Durante casi cuatro horas, una comitiva del Gobierno Central que acudió a esta ciudad para entablar un diálogo debió refugiarse en el local de la Universidad Tecnológica de los Andes (UTEA).

Ello debido a que, al término de la reunión con el Frente de Defensa de los Intereses de Andahuaylas, un grupo de manifestantes continuó reclamando en los exteriores, e incluso lanzó piedras, tras lo cual se enfrentó a la policía, que utilizó gases lacrimógenos. 

La comitiva la integraba el contralor general de la República, Édgar Alarcón, y el titular del Ministerio de Agricultura (Minagri), José Manuel Hernández, así como los congresistas Dalmiro Palomino, Richard Arce (Frente Amplio) y Yeni Vilcatoma (sin bancada).

Según declaró horas después Alarcón, los dirigentes del Frente de Defensa de los Intereses de Andahuaylas no dieron a conocer a la población los acuerdos favorables a los que se había llegado, y eso caldeó los ánimos. Milciades Rivas Viguria, presidente de ese frente (que convocó al paro), indicó a El Comercio que los actos vandálicos “son responsabilidad de infiltrados”. Dijo también que permanece en la clandestinidad porque han querido atentar contra su vida, luego de que concluyera la reunión con las autoridades. 

En el acta suscrita tras el encuentro, se estableció –entre otras cosas– que se recabará información para una posible declaración de emergencia de las obras de construcción del Hospital de Andahuaylas. En el sector educación, se anunció el equipamiento para la denominada Jornada Escolar Completa.

Por otro lado, el Ministerio Público enviará fiscales ad hoc para investigar posibles temas de corrupción. Finalmente, se anunció que hoy se publicaría la norma que declara en emergencia el agro en las provincias de Andahuaylas y Chincheros, por déficit hídrico.

El ministro Hernández comentó la noche de ayer que la delegación pernoctaría en el cuartel militar de Andahuaylas, antes de su retorno a Lima.

–Cuatro provincias–

En los últimos días, cuatro provincias de Apurímac anunciaron medidas de protesta. En dos de ellas, Aymaraes y Antabamba, hubo movilizaciones. En Chincheros, una turba atacó tres ómnibus de transporte interprovincial y se reportaron enfrentamientos con la policía entre el martes y ayer.

 


Tags relacionados

Andahuaylas

Apurímac