Misti: 200 mil viven en zona de riesgo ante posible erupción

En el Perú hay tres poblaciones en áreas de riesgo de volcanes. El caso más grave es el de Arequipa

Misti: 200 mil viven en zona de riesgo ante posible erupción

El volcán de Arequipa es monitoreado las 24 horas, los 365 días del año. Empero, la ciudad carece de un plan de contingencia. (Carlos Zanabria / El Comercio)

El último fin de semana, el Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet) difundió un video grabado en diciembre que muestra el cráter del volcán Misti y los gases que emanan de su caldera. Las imágenes confirman que el volcán está activo y que es el más peligroso del país, ya que se ubica apenas a 17 kilómetros del Centro Histórico de Arequipa.

En total, el Perú tiene tres centros urbanos asentados cerca de la zona de riesgo de volcanes. En Moquegua está Querapi, una pequeña localidad que fue reubicada en el 2014 por el riesgo de erupción del volcán Ubinas. En Arequipa está el Sabancaya, a 25 kilómetros del valle del Colca.

Pero el caso del Misti es distinto y el más crítico, sobre todo porque Arequipa es la segunda ciudad más poblada del país, con cerca de 900 mil habitantes. Además, porque 200 mil personas viven en la zona de riesgo, según los cálculos del Ingemmet y Defensa Civil.

En el 2007, diversas instituciones elaboraron el mapa de peligros volcánicos del Misti, que identifica las zonas más vulnerables de la ciudad ante una erupción. En este documento, se marcó un límite de expansión urbana de 12 kilómetros hacia el cráter del volcán. Lamentablemente, este límite fue rebasado y hoy hay asentamientos humanos a ocho kilómetros del cráter.

La vigilancia
El Misti es el volcán más monitoreado del país. El Ingemmet, el Instituto Geofísico del Perú (IGP) y la Universidad Nacional de San Agustín lo vigilan todo el año las 24 horas.

La vigilancia del macizo arequipeño comprende cuatro formas de monitoreo. Una es la vigilancia visual, la cual se realiza con cámaras de video y fotografía que registran las fumarolas sobre el cráter.

En segundo lugar, en el edificio volcánico, donde están instalados prismas y estaciones de GPS, se miden, a través de datos satelitales, la deformación del cono volcánico. Si se registra una deformación, es porque se aproxima una explosión.

Los especialistas también realizan dos veces al año un monitoreo geoquímico del Misti. A mayor presencia de dióxido de azufre y dióxido de carbono en el cráter, hay mayor actividad. Además, se toman muestras de las fuentes de agua próximas al volcán. Tres veces al año se analiza la composición química, temperatura, acidez y carga eléctrica del agua.

Finalmente, una red de sismógrafos registra los temblores que se producen en el edificio volcánico, por el movimiento del magma y las fracturas de rocas que generan.
Solo si estos cuatro sistemas coinciden en sus reportes, se puede advertir una erupción inminente.

Falta un plan de contingencia
El subgerente de Gestión de Riesgo de Desastres de la Municipalidad Provincial de Arequipa, José Vásquez Allasi, reconoce que la ciudad no cuenta con un plan de contingencia en caso de que se dé una erupción volcánica. “Hemos pedido al Ingemmet que elabore una guía que nos permita desarrollar un plan de evacuación, creemos que antes de terminar este año el documento estará listo”.

Vásquez Allasi considera que ante una emergencia de origen volcánico las vías de comunicación de la ciudad colapsarían, pues solo se tiene la Variante de Uchumayo como ruta de salida. Esta tiene apenas dos carriles y actualmente está saturada.

Lee también:

 


Tags relacionados

Arequipa

Misti