Caso Utopía: Madre de Edgar Paz insiste en prescripción de pena

Abogado de Clara Ravines de Paz pidió nulidad de audiencia realizada en Cajamarca por falta de garantías.

Caso Utopía: Madre de Edgar Paz insiste en prescripción de pena

Clara Ravines de Paz, madre de Edgar Paz, presentó un hábeas corpus en Cajamarca para pedir la prescripción de la condena en el caso Utopía. (Foto Pamela Sandoval / El Comercio)

Clara Ravines de Paz, madre de Edgar Paz, socio minoritario de la siniestrada discoteca Utopía, defendió la inocencia de su hijo, condenado en ausencia a cuatro años de cárcel efectiva por la muerte de 29 jóvenes en julio del 2002.

En diálogo con El Comercio, Ravines y su abogado, Percy Vásquez, defendieron el hábeas corpus presentado el 15 de febrero pasado ante el Primer Juzgado Unipersonal de Cajamarca, a fin de que se declare la prescripción de la condena contra Paz y Alan Azizollahof por haber pasado más de nueve años desde el incendio.

"De acuerdo con el Código Penal, para declarar la prescripción de una pena se toma en cuenta el plazo máximo que se aplica por un delito, más el 50% del mismo. Es decir, seis años más tres, por lo que este caso prescribió el 2011. Nadie quiere escuchar este planteamiento", dijo Vásquez.

La demanda de hábeas corpus fue presentada por el letrado contra Úrsula Ruiz Sánchez, jueza del 21° Juzgado Penal de Lima que emitió la sentencia condenatoria en primera instancia contra Paz y Azizollahof; Carlos Flores Vega, Ángela Bascones Gómez-Velásquez y Jorge Barreto Herrera, todos magistrados de la Segunda Sala Especializada en lo penal para procesos con reos libres de la Corte Superior de Justicia de Lima.

Ravines, quien declinó confirmar si su hijo seguía radicando en la ciudad de México, lamentó que ni los medios de comunicación ni los deudos de los jóvenes fallecidos en el incendio quieran escuchar sus descargos.

"Dicen que mi dolor no es comparable al de los otros padres porque mi hijo está vivo, pero, ¿qué clase de vida se lleva perseguido por la justicia? Si de algo es culpable mi hijo es de haber invertido donde no debía", aseveró la mujer, quien vive desde hace 16 años en Cajamarca.