Declaran inhabitable edificio incendiado en Jr. de la Unión

Cuatro familias resultaron damnificadas y las pérdidas por el incendio ascenderían a los 400 mil dólares

Declaran inhabitable edificio incendiado en Jr. de la Unión

Defensa Civil de la Municipalidad de Lima culminó la inspección del inmueble de Jirón de la Unión que se incendió la tarde del jueves. (Cristina Fernández / El Comercio)

Más de cuatro horas y 200 bomberos de 22 unidades fueron necesarios para controlar el incendio que destruyó un edificio ubicado en la cuadra 8 de jirón de la Unión, en el Centro de Lima. Ante ello, la Municipalidad de Lima anunció que el inmueble ha sido declarado inhabitable.

A través de un comunicado, la comuna metropolitana informó que a esta conclusión se llegó una vez culminadas las inspecciones a cargo de especialistas de la Subgerencia de Defensa Civil.

Mario Casaretto, titular de dicha dependencia, precisó que se realizaron las coordinaciones para que los inquilinos que vivían en los pisos superiores del predio se pongan a buen recaudo ante el riesgo de un posible desperfecto en las estructuras de inmueble tras el voraz incendio. Si bien la Municipalidad asegura que les ofreció alojamiento temporal, las cuatro familias afectadas decidieron reubicarse con sus parientes.

Casaretto señaló que el siguiente paso será culminar el retiro de los escombros al interior del predio, para lo cual se coordinará con su propietario.

Asimismo, descartó que se vaya a derrumbar el edificio pues constituye una muestra del patrimonio arquitectónico de la ciudad de Lima. Será la necesaria la intervención del Ministerio de Cultura para asegurar su conservación y rehabilitación. En tanto, la Municipalidad de Lima ha dispuesto las precauciones del caso para asegurar la estabilidad del edificio hasta que los especialistas a cargo determinen las acciones necesarias de cara a su rehabilitación.

Las pérdidas por el incendio ascenderían a los 400 mil dólares. Según la administradora de las dos tiendas de calzado siniestradas, el fuego inició en el segundo piso, donde operan locales de tatuajes.  Indicó a El Comercio que en los últimos cuatro años habían enviado más de 20 solicitudes a la Municipalidad de Lima exigiendo la fiscalización de esos centros clandestinos.