Lunes, 5 de diciembre del 2016 TECNOLOGÍA

La robótica, un taller para aprender mediante el juego

Si tu hijo es curioso y le gusta armar y desarmar, con la robótica puede aprender a programar y construir cómo jugando.

La robótica, un taller para aprender mediante el juego
Con estos talleres los chicos piensan de manera lógica, plantean supuestos, hacen deducciones y, en el caso de los mayores, aplican de manera práctica sus nociones de matemáticas y física.

Mediante la robótica, los niños aprenden a programar un dispositivo (robot) y le dan instrucciones que este debe seguir, como caminar hacia atrás, girar a la derecha, etc. Es la oportunidad que tienen los chicos de crear un objeto que se mueve, de programarlo para determinadas acciones, de darle instrucciones de movimiento y, finalmente, ver cómo ejecuta las órdenes.

Si a tus hijos les interesa armar y desarmar, si sienten curiosidad científica, algunos de los talleres de robótica que se dictan en Lima podrían interesarle.

CURSOS LÚDICOS

Troonic, por ejemplo, ofrece un laboratorio de robótica donde los chicos pasan por la experiencia de lograr que un foco se prenda, aprenden cómo es un motor y cómo funciona, cómo es una tarjeta electrónica, incluso sueldan componentes para, finalmente, ensamblar un robot. “Lo interesante es que todo es absolutamente práctico: ven todas las partes del robot, abren el motor para investigarlo, prueban, ensayan y, al mes, hacen su primer robot”, explica el ingeniero Egidio Auccahuaque, director de esta institución.

El curso de verano dura dos meses, luego de los cuales completan el nivel básico y, si quieren, pueden continuar el nivel intermedio y luego el avanzado, donde terminan programando robots.

En Robótica Creativa, por otra parte, los chicos comienzan construyendo prototipos de la vida real. Conocen los principios de las palancas, las poleas y los engranajes para luego dar un salto al tema del motor y de los sensores para darle funcionamiento. Finalmente, viene la etapa de control y automatización: programan través de un software.

“En la primera etapa, los niños de 6 años trabajan en la parte mecánica, reconocen las máquinas simples que se usan desde la antigüedad y son el principio de todo desarrollo tecnológico. La segunda etapa, de 7 a 10 años, consiste en la automatización y control. Finalmente, los más avanzados programan con un software”, comenta Alexander Mori, gerente general de dicha empresa.

Asimismo, la propuesta de Robotec Perú, que lleva a cabo talleres para niños, consiste en programar en la computadora las funciones de un robot virtual. “Los niños programan una pequeña historieta y desarrollan un pensamiento computacional, luego aprender a resolver problemas a través de desafíos”, expresa Rolando Benites, ejecutivo de Educación Stem de esta organización.

Esto es un acercamiento lúdico a las ciencias, una oportunidad para resolver problemas concretos a través de la tecnología, una posibilidad de dejar de ser usuarios de tecnología para ser creadores de esta.

Ahora bien, antes de inscribir a tu pequeño en un taller que trate este tema, pregúntale a tu niño si realmente le gustaría seguirlo. Es posible que le agrade si se interesa por el funcionamiento de las cosas, es curioso y le gustar armar y desarmar. Tómalo en cuenta.

  • 0
  • 0
  • 0