25 de julio del 2014 16 °C

Celulares afectan el comportamiento de las abejas, según estudio

Las señales que emite un teléfono móvil hace que los enjambres se alteren y las relacionan con la muerte masiva de los insectos en EE.UU.

Celulares afectan el comportamiento de las abejas, según estudio

El estudio de Daniel Favre, un profesor experto en biología, relaciona directamente el comportamiento de un enjambre de abejas con la emisión de señales por parte de celulares.

Según informa el ‘Daily Mail’, el experto en abejas colocó un celular debajo de un panal y monitoreó la reacción de las obreras cuando el aparato estaba encendido, apagado y emitiendo señales de llamadas.

Las observaciones del doctor indican que las abejas pueden detectar las señales que emiten los dispositivos móviles, ya que cuando se realizaban o recibían llamadas, los insectos empezaron a emitir chillidos de alta frecuencia, los cuales se escuchan cuando el enjambre decide invadir un nuevo nido.

A los dos minutos que terminaron las señales, las abejas se calmaron.

“Este estudio demuestra que la presencia de un teléfono móvil en actividad afecta a las abejas y tiene un efecto importante”, sostuvo el doctor Favre.

Añadió que el resultado no demuestra que los celulares sean fatales para estos insectos. “Pero una hipótesis es que los campos electromagnéticos pueden estar contribuyendo a la desaparición de colonias de abejas alrededor del mundo”, planteó.

OTRAS OPINIONES
Sin embargo, otros especialistas responsabilizan las muertes masivas de las abejas a otros factores, como el uso de pesticidas, la disminución en la cantidad de flores salvajes o la presencia de otras plagas perjudiciales para los enjambres.

El experto británico en abejas, Norman Carreck, comentó que el estudio es interesante pero no es vinculante. “Y en América, muchos casos de desaparición de colonias han sucedido en lugares aislados, alejados de cualquier señal de celulares”.

DESAPARICIÓN DE ABEJAS EN EL MUNDO
Según el “Daily Mail”, el número de abejas en el Reino Unido se ha reducido a la mitad en los últimos 25 años. Mientras tanto, en Estados Unidos, estos insectos se han visto golpeados por el “desorden del colapso de las colonias” (colony collapse disorder), término acuñado a la desaparición de poblaciones enteras de abejas durante el invierno.