22 de julio del 2014 17 °C

Conozca la explicación científica del soroche o mal de altura

Tomás Unger nos precisa por qué las diferentes alturas que posee el suelo peruano generan una atmósfera densa que a una serie de personas les genera fuertes malestares

Conozca la explicación científica del soroche o mal de altura

Por Tomás Unger

Quienes conocen la sierra conocen las consecuencias de la altura, las que varían de una persona a otra. En casos extremos, a la víctima del mal de altura, o soroche , se le da oxígeno y debe ser evacuada. Al otro extremo hay personas que casi no se ven afectadas por la altura, al menos por un tiempo, sin mayores problemas.

La diferencia de condiciones en la altura es consecuencia de una atmósfera menos densa: menos aire y, por consiguiente, menor presión. Al poseer menos aire, y mantenerse la proporción de los gases quse lo componen (aprox. 80% nitrógeno y 20% oxígeno), hay menos oxígeno disponible. Esto activa un complejo mecanismo de compensación en el organismo. Por no haber tenido tiempo para adaptarse a la altura, el organismo humano sufre deficiencias.

AIRE Y SANGRE
Al haber menos oxígeno, el organismo trata de aprovechar más el existente. Se puede hacer un paralelo entre la sangre que transporta oxígeno, y una flota de camiones que transporta arena. Si el oxígeno es la arena, la sangre es el sistema de transporte y los pulmones las palas cargadoras. La arena es llevada en las tolvas de camiones y el oxígeno es llevado por los glóbulos rojos de la sangre. Si la sangre es la flota de camiones, los glóbulos rojos son las tolvas.

Cuando las palas cargan menos arena y la demanda en la obra no ha variado, los camiones van más rápido. Aunque no se llenan las tolvas porque la carga es deficiente, al circular más rápido, los camiones compensan en algo la deficiencia. El organismo reacciona acelerando el pulso. El corazón late más rápido, la sangre se bombea a mayor velocidad y, aunque parte de los glóbulos rojos va sin cargar oxígeno, vuelven más rápido a los pulmones para cargar de nuevo. Esto no basta.

La siguiente reacción es aumentar el número de camiones para que, aun con la tolva a medio cargar, compensen la demanda. Esto equivale a aumentar la cantidad de sangre disponible para cargar oxígeno. Esto tampoco es suficiente porque, aunque hay muchos camiones corriendo, la cantidad de arena entregada sigue siendo baja. El siguiente paso es aumentar la proporción de glóbulos rojos en la sangre. Esto equivale a aumentar el tamaño de las tolvas para que, a pesar de un mecanismo de carga deficiente, se pueda llevar la arena necesaria.

LA SANGRE ESPESA
Así, en la altura aumentan el volumen de la sangre y la proporción de glóbulos rojos. Con esto el corazón puede bajar su número de latidos. Esto equivale a poner un mayor número de camiones con tolvas más grandes circulando a una velocidad normal. Pero hay un límite al tamaño de la tolva que se le puede poner a un camión, lo mismo sucede con la cantidad de glóbulos rojos que soporta la sangre. Una tolva excesivamente grande impide que el camión circule bien.

Normalmente, a 4.500 metros de altura, la proporción de glóbulos rojos en la sangre aumenta en un 20%, pero hay casos en que llega hasta 60%. Esto trae problemas. Siendo la fluidez de la sangre inversamente proporcional a la cantidad de glóbulos rojos, la superproducción espesa la sangre. Al llegar los glóbulos rojos a un 60% la sangre pierde fluidez. Esto equivale a una congestión de los camiones en las partes más angostas de la carretera, que son los vasos capilares por donde debe circular la sangre. Esta deficiencia circulatoria causa el dolor de cabeza y otros síntomas que son parte del soroche .

Pero las consecuencias de la altura no se limitan a la relación oxígeno-sangre, aunque esta es probablemente la de mayor impacto en la fisiología del cuerpo en la altura, existen otros cambios cuyas consecuencias pueden ser importantes.

MEJORANDO LA CARGA
El organismo, al igual que los camiones, intenta mejorar el suministro. Para los camiones el problema está en la menor disponibilidad de arena, para el organismo está en la menor disponibilidad de oxígeno. El sistema de carga en el cuerpo son los pulmones y una manera de compensar la deficiencia es haciéndolos trabajar más.

El organismo recoge información de los órganos y la comunica a los centros nerviosos que dan instrucciones compensatorias cuando detectan una deficiencia. Ante la deficiencia de oxígeno se dan instrucciones al diafragma y a los músculos de la caja torácica para activar más los pulmones. Este fenómeno se llama hiperventilación y consiste en respirar más hondo, inhalando más aire.

En el ejemplo de los camiones, la hiperventilación equivale a aumentar el número de palas que cargan los camiones. A la larga este aumento en la respiración produce cajas torácicas más grandes y pulmones capaces de inhalar más aire. Un ejercicio permanente que da al habitante de la altura una mayor capacidad pulmonar. Próximamente veremos otros efectos de la altura.

Tags relacionados

Soroche

Mal de altura

tomás unger