24 de julio del 2014 16 °C

Fracasó la prueba con el avión supersónico Waverider

La nave se desprendió correctamente del bombardero B-52 al que estaba anclado, pero luego de 16 segundos enfrentó problemas

Fracasó la prueba con el avión supersónico Waverider

El avión no tripulado experimental Waverider X-51A, una aeronave hipersónica capaz de sobrevolar el Océano Pacífico a 5.793 kilómetros por hora, no completó el vuelo de prueba al que ayer le sometió el Departamento de Defensa de EE.UU., informó una fuente del Pentágono.

El X-51A Waverider fue lanzado con éxito y se desprendió correctamente del bombardero B-52 al que estaba anclado, sin embargo, después de 16 segundos, un fallo fue identificado en una de las aletas de control de crucero.

Una vez que el X-51A fue separado del cohete, unos 15 segundos más tarde el crucero no fue capaz de mantener el control debido a la aleta de control defectuosa.

“Es lamentable que un problema con este subsistema abortara tempranamente el vuelo antes de poder encender el motor scramjet (encargado de alcanzar velocidades hipersónicas)”, dijo Charlie Brink, gerente del Programa de Investigación del X-51A del laboratorio de la Fuerza Aérea estadounidense.

“Todos nuestros datos mostraron que se habían creado las condiciones adecuadas para el encendido del motor y nos quedamos muy esperanzados para poder cumplir con los objetivos de la prueba”, añadió.

FALLA IMPREVISTA
Este subsistema de control en particular había demostrado su fiabilidad en los dos últimos vuelos del X-51A, como en el vuelo realizado en mayo del 2010, cuando el Waverider voló durante más de tres minutos a una velocidad Mach 4,88, casi cinco veces la velocidad del sonido.

El Pentágono indicó que los funcionarios del programa comenzarán ya una evaluación rigurosa para determinar la causa exacta de todos los factores que provocaron el fallo.

El X-51A Waverider debería de haber volado a velocidad hipersónica durante 300 segundos para sumergirse después en el Océano Pacífico, vuelo tras el cual los ingenieros podrían analizar los datos producidos por la nave para desarrollar esta tecnología.

De haber sido realizado con éxito, el avión se hubiera destruido igualmente durante la prueba, haciendo imposible su recuperación.

El Pentágono y la NASA, que trabajan conjuntamente en esta investigación, aún conservan uno de los cuatro X-51A construidos, pero no han decidido cuándo van a ponerlo a prueba, indicaron las mismas fuentes.

Tags relacionados

Pentágono

boeing

WaveRider X-51A