30 de septiembre del 2014 17 °C

La mayoría de astronautas se marea en el primer viaje espacial

El explorador espacial estadounidense James P. Bagian desmitificó el trabajo y la vida a bordo de un transbordador espacial

La mayoría de astronautas se marea en el primer viaje espacial

El astronauta estadounidense James P. Bagian señaló que el 75 por ciento de sus colegas se marea en su primer viaje, aunque mitigan los efectos con unas inyecciones que eliminan los mareos en diez minutos.

Tras su intervención en el Congreso Internacional sobre Sistemas de Salud, Ergonomía y Seguridad del Paciente celebrado en Oviedo (norte español), Bagian explicó cómo se desarrollan algunas actividades cotidianas en el espacio y qué preparación requiere participar en una misión de este tipo.

El trabajo en el espacio es algo “mecánico” para los astronautas, ya que previamente realizan numerosas prácticas en un simulador que les prepara para afrontar cualquier situación, dijo.

El “mareo” del primer viaje es uno de los principales inconvenientes, ya que afecta al 75 por ciento de los astronautas, agregó. A medida que aumenta la experiencia, la cifra de afectados disminuye hasta, por ejemplo, un 50 por ciento durante la segunda misión.

Para remediarlo, Bagian apuntó que a los astronautas les ponen unas inyecciones que alivian el mareo en diez minutos, aunque hace años tardaba hasta dos días.

“La sensación ante la ausencia de gravedad es parecida a estar flotando en una piscina con agua templada”, detalló el estadounidense, quien añadió que, “una vez que te acostumbras, es cómodo”.

CAMBIOS EN LA FORMA DE COMER
La gravedad cero también influye en la forma de comer y beber y hay que tener especialmente en cuenta el formato de los alimentos a ingerir. Por ejemplo, informó de que las bebidas deben de tomarse con “sorbete” y que en ningún caso deben tener gas, ya que los líquidos carbonatados “se convierten en una bola”.

En cuanto a los sólidos, agregó que los de consistencia “tipo puré” pueden comerse con cuchara porque en un ambiente sin gravedad se solidifican. “Ir al baño es fácil”, bromeó el astronauta, que describió los sustitutivos de los urinarios en el espacio como “una especie de aspiradora”.

En la actualidad, James Bagian trabaja en la Universidad de Michigan y, junto a su equipo, ha logrado establecer un protocolo para reducir en el 18 por ciento la mortalidad de los militares estadounidenses.