Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Inventos

El sombrero que evita las cámaras: mezcla de moda y tecnología

Expressive Wearable es el proyecto del diseñador Li Sangli, que tiene entre sus creaciones este impresionante sombrero

El sombrero que evita las cámaras: mezcla de moda y tecnología

El sombrero que evita las cámaras: mezcla de moda y tecnología

Enviado especial

Los Ángeles, EE.UU. La ropa que las personas usan es una fuente de información valiosa: nos puede comunicar el estado de ánimo del que la viste, sus gustos (musicales, literarios, científicos) y hasta detalles de características que las definen en la sociedad: sociables, orgullosas, desinteresadas, etc. Y todo ello sin la necesidad de reaccionar ante un estímulo agradable o desagradable... Un momento. ¿La ropa, las prendas de vestir, pueden reaccionar ante, por ejemplo, un fuerte ruido o una luz incandescente? La que diseña Li Sangli, sí.

El más reciente proyecto de este diseñador de ascendencia china que radica en Los Ángeles, California, quiere demostrar lo que señalamos al inicio, que la ropa es una herramienta de comunicación interactiva. Los diseños que permitió ver a El Comercio en los talleres del Art Center College of Design buscan llevar al usuario a un entorno en la que las prendas expresan de una forma no convencional las actitudes de quienes las visten. Como se puede ver en el video que aparece debajo de este párrafo, el sombrero que viste la modelo reacciona ante una fuerte luz: la parte delantera del ala se mueve para taparle los ojos y así protegerla de la potente iluminación. La prenda tiene una serie de sensores que no sólo se activan ante destellos, como veremos más adelante.

Los que acudimos a los talleres ubicados al sur de Los Ángeles comentamos que este sombrero, la pieza estrella del Expressive Wearable, el nombre del proyecto del joven Li, puede ser antipaparazzi. Ello, toda vez que despliega una capa delante del rostro de su usuario cada vez que detecta una cámara al frente. Y si hay mucho ruido, una suerte de pequeños abanicos descenderán a la altura de las orejas.

Es fácil imaginar a una diva del espectáculo con este implemento que, además de elegante, resulta funcional y expresa la predisposición de la persona a dialogar o interactuar con otras. ¿Quién lo usará primero? ¿Lady Gaga o Madonna?

DIVERTIR Y CUESTIONAR
Pero no todo queda en lo lúdico o curioso. La propuesta de Sangli Li busca cuestionar esas convenciones sociales que llevan a muchos a, por ejemplo, sonreír a alguien pese a que lo que dice es aburrido o aguantar los flashes de las cámaras o los reflectores (volvamos a la imagen de la diva) para quedar bien. A los ojos del diseñador, no se trata de hipocresía, sino de un reflejo de la complejidad humana. "Con estas prendas busco una interacción inteligente, más divertida y simple a la vez", dice Li. "Se pretende hacer la interacción con la gente mucho más sencilla", remata.

Sobre cómo se le ocurrió este proyecto, el diseñador detalla que aborrece la interacción que el llama "sin personalidad", es decir, "la que está basada en algunas opciones que te da una máquina, la selección de una de ellas y el posterior resultado (¿alguien dijo redes sociales?). Eso, asegura, es una interacción aburrida e indirecta, toda vez que hay una máquina de por medio y es incorrecto decir que se da " cara a cara". Yo busco una interacción más cercana, inteligente y divertida". Con esta frase Li resume los objetivos de sus prototipos y lo que busca con el diseño.

TECNOLOGÍA PARA VESTIR
En cuanto al proyecto, su elaboración duró cuatro semanas y se dio en el marco del  curso Media Design Practices, auspiciado por la fabricante de Procesadores Intel. En él, sus participantes, jóvenes diseñadores de esta parte del planeta, buscan explorar lo que para Anne Burdick, directora del Art Center College of Design, es la siguiente etapa de los avances tecnológicos, la que se puede vestir. En inglés, la "weareable technology".

La "weareable techonology" no es ajena a nuestra vida diaria. Sólo veamos aquellos implementos que corredores, profesionales y aficionados, adhieren sus zapatos para poder conocer su rendimiento. El objeto más popular y acaso el que haya salido primero del partidor en esta nueva carrera interdisciplinaria (ingeniería, diseño y ciencias sociales van de la mano) es el famoso Google Glass.

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías