17 de septiembre del 2014 17 °C

¿Por qué terminó el matrimonio de Kim Kardashian?

Descubre aquí las razones que habrían llevado a la socialité a separarse del basquetbolista Kris Humphries tras 72 días de haberse casado

¿Por qué terminó el matrimonio de Kim Kardashian?

Una fastuosa boda, un hermoso vestido, una preciosa novia. Ingredientes que no fueron suficientes para que el matrimonio de Kim Kardashian durara. Tras 72 días, la socialité de 31 años de edad acabó con su segundo matrimonio, dejando una gran incógnita: ¿por qué? Aquí tratamos de develar el nuevo misterio del mundo del espectáculo gringo.

En una reciente entrevista al programa australiano “Sunrise” Kardashian confesó que su intuición le dijo lo que debía hacer. “Muy dentro de tu corazón sabes que tienes que escuchar tu intuición y seguir a tu corazón. En estos temas no hay una decisión correcta o equivocada”, señaló la figura televisiva, quien se encontraba en Australia junto a su hermana, promocionando su nueva línea de carteras. ¿Sin embargo, qué es lo que llevó que la intuición femenina de la bella estrella se disparara?

DIME DÓNDE VIVES…
Según allegados a Kim, Kris Humphris (hoy su ex marido) deseaba establecerse junto a la socialité en su Estado natal, Minnesota. La estrella jamás se mudaría allí, afirman fuentes cercanas a ella, y el único que no quería aceptar esto era Humphries, reportó el portal de noticias TMZ.

Kim deseaba quedarse en Los Ángeles, California, cerca de su familia. Además, ella está convencida de que quedarse allí es lo mejor para su carrera.

LA FAMILIA DEL NOVIO
Por otro lado, aunque Kris Humphries ha dicho públicamente que su familia adoraba a Kardashian, la socialité piensa diferente. Según fuentes cercanas a la diva, esta siempre indicaba que los parientes de su ex pareja la trataban con gran desdén, eran maleducados con su familia y nunca quisieron que ambos se casaran.

Asimismo, según amigos de la estrella del ‘reality’ “Keeping out with the Kardashians” ella, en parte, culpa a los padres de Humphries por el fracaso de su matrimonio.

LO QUE MAL EMPIEZA, MAL ACABA
Dicen que chica precavida vale por dos. Si no pregúntenle a Kim, quien antes de dar el “sí” aseguró su patrimonio. Ella y el basquetbolista firmaron, antes de casarse, un contrato prenupcial; sin embargo, la negociación previa habría sido bastante ácida.

Según reportó TMZ, las negociaciones, que se llevaron a cabo durante el verano estadounidense, estuvieron repletas de discusiones, mezquindad e incluso desprecio entre los entonces tortolitos. Asimismo, Kim y Kris “se disparaban constantemente” hirientes frases y se quejaban de la forma en la que uno trataba al otro.

“Cuando probablemente debí terminar con mi relación, no supe cómo y no quise decepcionar a tantas personas”, escribió, días después de anunciar su separación, la bella estrella en su página web. También aceptó que probablemente se dejó “atrapar por el bombo y platillo” y la grabación de su programa televisivo.

¿POR LA PLATA BAILA KIM?
Según afirman, Kim Kardashian se habría embolsado $17,9 millones por su boda, por lo que muchos han especulado que el matrimonio de la señorita habría sido una farsa y una simple estrategia para llenar aún más sus arcas.

Sin embargo, la ex amiga de Paris Hilton ha negado rotundamente estos rumores. “Mi matrimonio no fue una farsa(…) Me casé por amor”, dijo ayer durante una entrevista al programa australiano “The Kyle and Jackie O show”. Asimismo, aseguró que jamás se casaría para grabar un programa de televisión e indicó (en el programa “Sunrise”) que le dolieron mucho las críticas y los rumores.