Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Series

"El Chapo" se estrena en Netflix: la narcoficción vuelve a gatillar

Llega a la pantalla esta serie de Univisión y Netflix sobre el célebre narcotraficante mexicano. Repasamos un género que transita por la ilegalidad

El Chapo

El actor mexicano Marco de la O da vida al narcotraficante Joaquín Guzmán en la serie “El Chapo”. Su productora general es la peruana Silvana Aguirre.

El actor mexicano Marco de la O da vida al narcotraficante Joaquín Guzmán en la serie “El Chapo”. Su productora general es la peruana Silvana Aguirre. (Foto: Netflix)

El actor mexicano Marco de la O da vida al narcotraficante Joaquín Guzmán en la serie “El Chapo”. Su productora general es la peruana Silvana Aguirre.

Lo que está fuera de la ley suele atraer más que lo políticamente correcto. Al menos en la pantalla. Es cómodo fascinarse con lo que es moralmente condenable desde el sofá. El espectador se la lleva fácil al dejarse llevar por acciones como las de la narcoficción que, en teoría, no cometería en la vida real.

La clave es no glorificar. También es básico descifrar las motivaciones de los personajes, comprender lo que está mal y evitar que la narcoficción se reduzca a un cúmulo irrelevante de tiroteos y escenas folclóricas de ‘soft porn’.

Algo parecido es lo que intenta “El Chapo”, serie de Netflix y Univisión que se estrena hoy por streaming. La búsqueda del drama genuino se inspira en el auge y la caída del narcotraficante mexicano Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, encarnado por el actor azteca Marco de la O. Al respecto, Silvana Aguirre, la productora general peruana de la serie, señaló en una entrevista con El Comercio: “Queríamos que esto no sea una telenovela, sino una serie donde el acento esté en tratar de dar una visión lo más global posible al mundo del narcotráfico”. Ojalá se logre.

—Riesgos de un género—
Mucho depende del cómo, el lenguaje y de una mirada que, así sea en su última instancia, apueste por la humanidad. En 1999 se publicó la novela “Rosario Tijeras”, con la que el escritor colombiano Jorge Franco convirtió a la narcoficción en otra cosa. En este relato memorable, una prosa que transita por una tensión dignamente calibrada y metáforas electrizantes que no temen ensuciarse, envuelven a una magnífica ángel vengadora que creció entre el abuso y el sicariato.

“Rosario Tijeras” inspiró una película y dos propuestas televisivas. Ninguna está a la altura de la novela de Franco. Más bien, estas versiones refuerzan el cliché según el cual la narcoficción es un desfile facilista de balas, drogas y prostitución.

Inevitablemente, la sombra del pintoresquismo latino oscurece la narcoficción. Imposible que “El patrón del mal”, telenovela sobre Pablo Escobar, se escape de esta sospecha. Y la serie “Narcos”, en la que también aparece Escobar, se puso aun más en bandeja para ser criticada: aquí el capo colombiano es interpretado por el brasileño Wagner Moura y se escucha la voz en off de un agente gringo. La impostación de "Narcos" impresiona y hiere mortalmente la verosimilitud al pretender llegar a un público global.

Tags Relacionados:

Netflix

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías