02 de octubre del 2014 15 °C

Federico Salazar aseguró que el carisma "no es todo en la TV”

El periodista va a cumplir 18 años al frente de “América noticias: primera edición”. Afirmó que siempre toma en cuenta a la competencia

Federico Salazar aseguró que el carisma "no es todo en la TV”

El Comercio

Con los rezagos de la agotadora jornada electoral que le tocó cubrir el último domingo, Federico Salazar nos atiende en su casa. Es una de las personalidades que apoya la campaña Buena Onda, de Unicef, pero aprovechamos para conversar de todo: su vida familiar y su labor al frente de ‘América noticias: primera edición’, noticiero en el que está a punto de cumplir 18 años en el horario matutino.

En todo este tiempo has logrado posicionar al noticiero en el primer lugar.
Tantos años arruinado, porque me he hecho viejo (risas). Empecé cuando tenía 36 años, pero la sintonía depende más de los productores que de los conductores.

Pero el carisma también ayuda bastante.
En un noticiero el carisma no te ayuda nada si no estás con la noticia en el momento. El conductor le agrega una cierta personalidad, pero no es determinante para la sintonía.

¿Crees que los demás noticieros trabajan mucho sus contenidos?
Y de una forma bien interesante. Por ejemplo, las entrevistas de Beto Ortiz. “Buenos días, Perú” tenía 2 puntos de ráting y él subió la sintonía a 4 o 5 puntos. Eso en televisión es un montón. En el 5 deben estar felices.

¿Toman como referencia a la competencia?
No como referencia, pero sí la tenemos en cuenta.

Se comentaron mucho las entrevistas políticas de Beto Ortiz, por ejemplo.
Es muy difícil que en media hora yo pueda sostener los 18 puntos que hacemos con las noticias. Es complicado que todos los días puedas tener media hora estelar.

¿Cómo explicar entonces lo de Canal 5?
Hay una demanda en esta etapa electoral. Creo, aunque me puedo equivocar, que ahora van a tener que hacer cambios. Beto es un gran entrevistador. Creo también que las entrevistas pueden funcionar con el personaje adecuado, pero todo tiene un techo.

¿Cuál era entonces el problema de Panamericana?
Que era una antena helada. Es una proeza lo de Beto Ortiz, es la persona indicada. Ahí sí hay que hacer la apuesta. Está bien que se hayan ido por otro lado y no se hayan restringido al esquema de los otros.

¿Cuántos años más continuarás en las mañanas?
No sé, depende de mi productor. Si les gusto, continuaré (risas).

Se ha criticado el contenido de los noticieros de la mañana.
¿Qué quieren, que no digamos lo que pasa? ¿Que ocultemos la realidad? Siempre digo eso. Si no diera esas noticias, no me interesaría lo que pasa. Si puedo ayudar más allá de eso, ya lo estoy haciendo.

¿Cómo conversas estos temas con tus hijos?
Katia tiene mucho protagonismo en eso, más que yo. Ella fomenta el diálogo en la casa, pues habla con Tilsa, mientras que yo hablo con Vasco.

Tu familia siempre ha sido tomada como ejemplo por los medios. ¿Qué piensas de eso?
No me siento un ejemplo, me da terror. Soy humano, me dan mis cosas también.

¿Lo has hablado con Katia?
Un par de veces, a raíz de comentarios que hacen en la calle. No podemos decirle a la gente cómo debe vivir su vida. Mal haría en aceptar un rol de esos.

En algún momento dijiste que eras un saco largo.
(Risas) En realidad es pura finta porque Katia es una mujer muy moderna y muy dueña de su vida, pero si alguien me quiere ver como saco largo no hay ningún problema, esa es la mujer con la que quiero estar.