16 de septiembre del 2014 17 °C

El protagonista de la telenovela "El Profeta" confesó cómo construyó su personaje

El brasileño Thiago Fragoso habló de su acercamiento a la clarividencia para lograr su papel de Marcos

El protagonista de la telenovela "El Profeta" confesó cómo construyó su personaje

Por: Beatriz Rejas

El actor brasileño Thiago Fragoso, protagonista de la telenovela de la TV Globo “El profeta” (2006), confiesa que el papel de Marcos (un joven humilde con poderes para predecir el futuro) ha sido uno de los más importantes de su carrera por la experiencia ganada en esa producción, que narra su lucha entre hacer el bien o el mal a través de su don.

El joven, de 28 años, casado con la actriz Mariana Vaz, revela también su fascinación por el mundo de los poderes mentales. El melodrama se emite de lunes a viernes, a las 10 p.m., por ATV.

¿Te costó mucho construir a Marcos teniendo en cuenta que el personaje posee poderes paranormales?
En realidad, requerí mucho esfuerzo para crearlo, por ello me refugié en libros espirituales de la India. También realicé un retiro con un monje budista que me ayudó a entender el mundo de la clarividencia, me gustó comprender el mundo psíquico porque es mágico, único.

El personaje de Marcos permitió que ganaras el título de mejor actor de TV en los Premios Contigo del 2007.
Sí, cuando se conoció al ganador, yo no me encontraba en Brasil, estaba en Europa de luna de miel. Claro que lo tomé como un gran logro. “El profeta” me ha permitido hacerme conocido.

¿Crees que Marcos es el personaje más importante en lo que va de tu carrera?
Es uno de los más importantes porque me permitió lucirme en otras facetas y siempre me ha gustado hacer papeles que me exigen más. También recuerdo mucho mi papel de Nando en la telenovela “El clon” (2001). Allí interpreté a un drogadicto intenso y violento. Este papel tuvo repercusión y se inició una campaña para prevenir la drogadicción en los jóvenes.

A los 9 años entraste al mundo de la actuación. ¿Cómo se dio este ingreso?
Empecé mi carrera muy pequeño, e incentivado sobre todo por mis tías y mi mamá, ingresé a una escuela de arte y participé en varias obras teatrales. Estuve en la pieza sobre la matanza de la Candelaria [en Río de Janeiro]; a partir de esa representación, todo se dio naturalmente.

También actuaste en cine. ¿Qué tal esa experiencia?
Me gustó mucho hacer cine porque es un término medio entre hacer teatro y TV. El primero es muy efímero y la segunda tiene un fin. En cambio el cine es la ilusión de la eternidad, en el 2009 estuve en el filme “Oro negro”, que me permitió sentir eso.

Tags relacionados

El profeta

Thiago Fragoso