29 de agosto del 2014 18 °C

Secretos de la novela "Luz María": Angie Cepeda no iba a ser la protagonista

El productor argentino Rodolfo Hoppe contó a elcomercio.pe detalles de la exitosa producción noventera de América TV

“Vino de los campos, vino de tan lejos sin imaginar que el sol no brilla igual, que desde una ventana pintan los paisajes donde un día sueñan regresar…”. Fue exactamente en junio de 1998 que esta canción, interpretada por Gian Marco Zignago, anunciaba el inicio de la romántica y lacrimógena telenovela de época protagonizada por el peruano Christian Meier y la colombiana Angie Cepeda, “Luz María”.

La ficción se transmitía de lunes a viernes vía América Televisión en horario estelar (8:00 p.m.), con alto nivel de audiencia. La historia de amor de la humilde e ingenua joven de campo (Luz María, llamada también ‘Lucecita’) y el guapo y rico heredero (Gustavo Gonzálvez) era el deleite de los televidentes de aquel entonces. Fueron 176 capítulos de rotundo éxito, en cuyo rodaje pasó de todo: contratos infructuosos, dobles, una boda detrás de cámaras; entre otros detalles que probablemente desconoces y que a continuación uno de sus gestores, el argentino Rodolfo Hoppe, pasa a revelar.

DELIA FIALLO ELIGIÓ EL TÍTULO
“Dimos bastantes vueltas buscándole un título a la novela. Entre las alternativas estaba Lucecita, también se pensó en Capulí. Aunque en definitiva quien tomó la decisión, con un título a mi parecer imbatible, fue Delia Fiallo. Ella era la dueña de la historia y la indicada para ponerle el nombre”.

ESCENAS COSTOSAS
“La escena en la que Lucecita llega a Lima fue una de las más costosas. Se reconstruyó el Centro Cultural Estación Desamparados para las tomas de época. El lugar era apto, pero había tapas de luz, cables de conexiones eléctricas y en la época en la que transcurre la novela no había luz, por eso se tapó todo. En gran parte del pavimento había que echar tierra y poner piedras para disimular todo lo que estaba difuminado. Las escenas quedaron maravillosas”.

VESTUARIO PRESTADO
“La pre producción duró dos meses, nos demoramos bastante porque la confección del vestuario fue arduo, aunque gran parte lo trajimos prestado de Argentina, de “Amor sagrado”, una producción también de época que hice en Buenos Aires. Nos trajimos sombreros y ropa, cuando terminamos el rodaje lo devolvimos todo”.

CONTRATO INFRUCTUOSO
“Inicialmente se pensó en la mexicana Adela Noriega para el papel protagónico, pero Televisa no la dejó ir. No sé si ya teníamos un contrato firmado con ella, pero al final no se dio. Luego pensamos en varios nombres hasta que nos decidimos por Angie Cepeda. Cuando la vimos en la novela Las Juanas entendimos que era la actriz indicada”.

ROMANCES DETRÁS DE CÁMARAS
“Hubo romances, pero el que recuerdo profundamente es el que tuve con Mariela Alcalá. Durante el rodaje de la novela nos casamos (el 28 de noviembre de 1998). ¿Si pasó algo entre Christian Meier y Angie Cepeda? Se dijo que pasó algo, pero de eso no sé, no estoy seguro”.

EL TEMA DE LOS CABALLOS
“En esa época no había autos, los hombres usaban carruajes que eran conducidos a caballo. No fue fácil conseguirlos porque antiguamente a los caballos no se les cortaba la crin y ahora es moda. Teníamos que buscar caballos con la crin sin cortar. Otro problema fue conseguir los arneses para unir los caballos al carruaje, nos prestaron unos que estaban en desuso y resecos, tuvimos que reconstruirlos con artesanos especiales”.

USO DE DOBLES
“Christian Meier aprendió a montar caballo, pero cuando grabamos la escena del accidente, cuando Gustavo se desbarranca y pierde la memoria, tuvimos que usar un doble. Fue una escena complicada, pues al caer tenía que rodar por el despeñadero”.

SE RECURRIÓ A UN HISTORIADOR
“El historiador Henry Mitrani nos ayudó con el tema histórico, pues todo se hizo en base a una adaptación histórica. Cuando se grabó el enfrentamiento armado se hizo una recreación fiel de la época, las costumbres, los vestuarios, los vendedores ambulantes, los pregoneros, entre otros detalles”.