24 de abril del 2014 19 °C
Perú

Viernes 08 de febrero del 2013 09:21

VIDEO: Lunahuaná y seis actividades que puedes hacer en un día

Este valle está a tres horas de Lima y es ideal para sortear las aguas de su río y para cruzar de un cerro a otro mediante una cuerda. Paseos a caballo y cata de piscos aportan la cuota de calma

(Video: elcomercio.pe)

HERBERT HOLGUÍN (@hrbrthlgn)
Redacción online

1. Acelerar una cuatrimoto hasta que el aire te cachetee, como quien te exige que despiertes y que disfrutes del día que inicia, es una buena forma de inaugurar una jornada en Lunahuaná.

Tras viajar tres horas al sur de Lima, luego de ver las cada vez más numerosas casas blancas en la costa, cruzar y pasar por Cañete, el valle te recibe a 500 metros sobre el nivel del mar y con una serie de ofertas para olvidarte que, si vienes de Lima, vives en una ciudad cada vez más tugurizada, con mayor ruido y más edificios a tu alrededor. Seamos sinceros, ver el contraste de un cerro con el cielo, sin ninguna mole de cemento de por medio, es un privilegio para cada vez menos citadinos.

Reiteramos lo dicho: el paseo en cuatrimoto es un buen prólogo para la aventura. Conseguir el servicio es fácil, varias agencias de turismo en el lugar alquilan estos vehículos a 35 soles. Recuerda, eso sí, contactar siempre con agencias legales. Una buena opción es revisar Ytuqueplanes.com, de PromPerú.

Encima de las cuatro ruedas no solo sentirás el viento, el terreno poco llano te ayudará a sacudirte de la modorra si es que en el viaje de llegada estabas dormido. Lo recomendable es salir temprano de Lima (6 a.m.) y muchos aprovechan para recuperan el sueño en el camino.

2. Cruzar un valle por el aire, hasta llegar a 40 kph o más es posible. Canopy, tirolesa, zip-line o cable, llámalo como quieras. Este simple sistema de poleas y cables nos acerca un poco al sueño de volar por los aires.

Mientras surcas de cerro a cerro colgado de una fuerte cuerda de acero galvanizado, una vez más, el viento. Ahora no te cachetea, tú eres parte de él.

El servicio de canopy se ofrece a 70 soles en el valle San Jerónimo y las primeras preguntas que asaltan al visitante gira en torno a la seguridad. ¿Ha habido accidentes? ¿Muertos o heridos? Los guías nos contaron que el sistema de canopy del lugar fue desarrollado por expertos traídos desde Costa Rica, paraíso de los deportes de aventuras, donde el canopy es uno de los artilugios más populares para disfrutar de la naturaleza desde ángulos poco convencionales. Eso, más la charla de los guías, tranquiliza.

Y no, no ha habido muertos. ¿Heridos? Quien escribe estas líneas se rasguñó las piernas por no mantenerlas levantadas (como lo dijo el guía) al llegar al cerro de destino. Al regreso (sí, la experiencia es de ida y vuelta) el trayecto acabó sin contratiempos, aunque con mucha adrenalina y ganas de ir por más. Las advertencias, eso sí, existen: no deben practicarlo mujeres embarazadas ni a aquellos que tengan problemas al corazón. Esto último no tiene que ver con la edad, pues la persona más longeva que cruzó el valle de San Jerónimo en canopy lo hizo hace poco con 86 años a cuestas.

3. El deporte más tradicional de Lunahuaná, por el que se hizo famoso entre los jóvenes de ciudades cercanas, es el canotaje. Los recodos y el cauce variable del río Cañete lo hacen ideal para los que se inician en este deporte o para los que ya cuentan con cierta experiencia. Si eres más experto, los guías te llevarán a las zonas más altas.

Una charla de seguridad, botes, remos y cascos en buen estado dan calma a aquellos que siempre tienen temor a este tipo de aventuras. Hay dos advertencias: seguir las direcciones del guía al pie de la letra (remar cuando lo pide y al ritmo que exige) y no llevar nada que se malogre al contacto con el agua. Todo aquel que hace canotaje termina empapado.

Los mejores meses para subirse a un bote y enfrentar los obstáculos del río son de enero a abril. Es en esa época del año que es más caudaloso, por ser temporada de lluvias en la sierra. De todos, el mejor mes es febrero, nos dijeron los guías.

4. Si vas de enero a marzo, no podrás probar ninguno de los exquisitos platos a base de camarón. La veda de este crustáceo de agua dulce se levanta en abril. No obstante, la oferta culinaria en Lunahuaná es tan vasta como la de aventuras. En una nota anterior mencionamos a Hilda Huamán y su restaurante Valle Hermoso. Es una buena opción si es que quieres experimentar con platos novedosos a base de cuy. Los precios van de 30 soles a más, a excepción de la porción de wantan de cuy, que cuesta 15 soles. A lo largo del valle hay varias propuestas para almorzar mientras te secas luego del canotaje,

5. La visita a los viñedos donde puedes catar piscos es una buena opción para a mitad de la tarde. Si bien nosotros optamos por el paseo a caballo, recibimos buenos comentarios del viñedo La Reina. Está pendiente para otra visita.

El paseo a caballo lo hicimos en el hotel La Confianza, un interesante proyecto turístico que busca integrar a los habitantes de la zona y reforzar su milenaria identidad. Es que, al igual que muchos de los valles de la costa peruana, Lunahuaná cuenta con una rica historia precolombina. Las huacas de Incahuasi, Cantagallo o Ramadilla son prueba de ello.

El hotel ha recuperado un viñedo que data de 1903. En sus antiguas bodegas funciona ahora el restaurante, que experimenta con los gustos costeños y andinos, y su bar, que cuenta entre sus joyas con 40 macerados distintos de pisco. Al salir de ahí, por un lado estarán los cultivos de vid con las que el hotel prepara su propio pisco. Al otro lado podrás ver los bungalows disponibles y un mirador de madera que permite tener una vista privilegiada de Catapalla, anexo donde se ubica La Confianza.

6. A lo largo del recorrido nos encontraremos, además de todas las actividades mencionadas, y otras pendientes, con personas que dedican su tiempo a mejorar el servicio que ofrecen a los turistas. A otras que buscan hacer realidad ideas que permitan que Lunahuaná siga vigente y entre a circuitos turísticos nacionales. La mejor manera de apoyarlos es no contactar a agentes turísticos piratas. Aparte de perjudicar a los que optan por la legalidad, puedes poner en riesgo tu vida. PromPerú trabaja con aquellos que se esfuerzan por mejorar Lunahuaná. Aquí podrás encontrar a ellos y a sus propuestas de tours.