Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Magdyel Ugaz: "Yo también he vivido la discriminación"

La actriz viajó a Cuba y a la India, aprendió nuevas técnicas de actuación y promueve una educación con igualdad.

Por: Gloria Montanaro  

El cambio es una de las constantes en la vida de Magdyel Ugaz. La búsqueda interna, su motor. Apenas la reconozco cuando la veo en la puerta de su casa. Luce más delgada, más joven y un vestido negro que no presume vanidad sino simpleza. 

Terminar de interpretar a Teresita Gonzáles, ese personaje que asumió diariamente durante 8 años en la serie “Al fondo hay sitio”, le dio tiempo para ella misma, para mirarse y volver a preguntarse cosas. Ese tiempo libre también le permitió viajar. Primero a la India, un lugar con el que soñaba desde chica, y después a Cuba, a estudiar actuación en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños.

-¿Qué te dejó el viaje a la India?
Fue impactante. Me cuestioné muchas cosas. Admiré a la gente, como en Cuba. Es gente que se sobrepone a la adversidad. Sufre mucho, pero tiene mucha fe. Me hizo sentir muy tonta, porque revisaba mi vida: uno se siente desdichado y cuando mira otras historias dice “esto es duro”. Regresé muy movilizada y agradecida con lo que viví.

-Y más allá de lo actoral, ¿qué aprendiste en Cuba?
Desde que empecé a leer a Meisner (un actor que desarrolló un método interpretativo de actuación) me ha estado ayudando no solo en mi carrera, también en mi vida. El aprender a escuchar, una de las técnicas que enseña, lo he trasladado a mi vida personal. También vivir los procesos. Desde entonces trato que mis vínculos se sostengan en una buena escucha, que mis amigos y familia sientan que cuando estoy con ellos lo estoy de verdad. Es difícil, porque le meto mucho la cabeza a todo y me juzgo mucho.

-¿Por qué te juzgas?
Por ejemplo, cuando estaba allí decía: “Qué mala eres Magdyel. Deja de pensar en eso, entrégate y confía en el otro”. Me era difícil, pero cuando lo hacía sucedían cosas maravillosas. Mi historia es complicada, pero en este momento de mi vida, ya no puedo vivir pensando en que me tengo que defender tanto.

-¿De qué sentías que te tenías que defender?
He tenido una niñez dura. Mi mamá viajó a Estados Unidos a trabajar cuando yo era muy chica. Mi papá, por diversas circunstancias, no estuvo muy presente. Mi hermana y yo tuvimos que batallar algunas cosas. Me sentía supersola, desprotegida y andaba muy alerta. Ahora siento que no es necesario estar así, a la defensiva.

-Los viajes te dieron otra perspectiva de lo que entendías como una vida complicada. ¿Por eso decidiste involucrarte en causas sociales?
Sí, creo que es importante que entendamos que tenemos que respetarnos. Somos seres humanos, corazones, almas, más allá de todo. Los profesores tienen que recibir el material para tener las armas con que guiar a los alumnos; este currículo los ayuda. Quise ser parte porque yo también he vivido la discriminación.
 
-¿Fuiste discriminada en el medio por ser mujer?
No por ser mujer, sino por una cuestión racial. Me han dicho chola. Pero cuando era chibolita y venía del cono, el “cholita” sí me afectaba. No lo sabía manejar.
 
-¿Cómo lograste liberarte de eso?
Me di con palo, tenía trastornos alimenticios. Era una forma de canalizar todo lo mal que me sentía. En esa época ni sé yo cómo lo afrontaba. La gente de “Mil oficios” fue mi familia, me acompañó y me sostuvo.
 
-¿Te afectó la polémica de tu elección como Doña Peta en “Guerrero” por no ser afroperuana?
Sí, me doy cuenta de que soy muy frágil. Cuando me dieron el personaje y mucha gente no estuvo de acuerdo, yo me asusté. Decían que la oportunidad se la tenían que dar a una actriz afroperuana, yo lo entendía, pero como actriz también tenía derecho. Hice el cásting como todas y no iba a ser yo la que dijera “no lo voy a hacer”, porque me encantaba la idea de hacerlo. Y que Doña Peta haya dicho: “Yo me veo reflejada en Magdyel, en su historia. Quiero que ella lo haga”, fue importante para mí. Como actriz, quiero contar las historias de las mujeres que no han sido escuchadas. Esas historias quiero interpretar, por eso soy actriz.

-Ahora interpretarás a Colorina…
Sí, a mí me han contado la historia a grandes rasgos y el personaje va a tener como tres etapas. Eso me parece increíble, me ha encantado. Es un superreto luego de haber estado 8 años haciendo un mismo personaje. Me pone a prueba y me va a hacer vivir procesos fuertes.

-¿El entrenamiento físico que estás llevando tiene que ver con el papel?

Va a ser parte del rol. Me da risa porque nadie me reconoce, pero en realidad siento que no he cambiado tanto. Hago functional hace un año, pero diariamente recién desde hace 5 meses. Me estoy preparando y también es parte de mi camino personal. Uno siempre está buscando.
 
-Pienso en el caso de la actriz Lena Dunham que, como era una de las principales promotoras de la aceptación de las curvas, la cuestionaron al bajar de peso, aunque fuera un tema de salud.
Es loco, la gente siente que tiene libertad para hablar del cuerpo de uno. Ahí sí he sentido el tema de la discriminación. No hablan del cuerpo de los hombres sino del de las mujeres. Sienten que tienen total autoridad para opinar de nuestras nalgas, tetas, brazos. ¿En qué momento les hemos dado la autoridad para hablar de nuestro cuerpo? ¿Por qué?

Lee la entrevista completa en tu revista Viù. 

Agradecimientos:

Dirección de moda y styling: Antonio Choy Kay&Gerardo Larrea

Producción: Elefante Producciones. 

Maquillaje y peinado: Alejandro Álvarez de Rivero para Natura.
Asistente de foto: César Silva.
Asistentes de producción: 
Gwen Manrique y Paola Hirahoka
para Elefante Producciones.

 

Tags Relacionados:

Magdyel Ugaz

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías