Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Mujeres Extraordinarias: el peso es lo de menos

Susan Prieto, María Inés Escalante y Gloria Castillo han vivido la presión por bajar de peso y ser una persona distinta.

Susan Prieto. Una vez tuvo un manager que la quiso cambiar por completo: que cantara otro género musical, que vistiera de otra forma, que bajara de peso. Su relación laboral acabó en ese instante. “A la gente le gusta como soy, porque ven en mí a alguien como ellos, alguien cercana. No soy el estereotipo, no soy la chica rubia flaquita, sino más como Adele”, dice la cantante Susan Prieto. 

Con solo 23 años ha pasado por programas de televisión donde mostró su talento, se curtió de los comentarios ofensivos y cosechó fans. Hoy cuenta con más de 700 mil seguidores en Facebook gracias a sus ‘covers’ y tres temas propios. 
“Mi mamá me dio esta personalidad. Ella me decía: ‘Tú no eres eso que dicen’. Por Facebook me preguntan cómo hice para que no me afectara, creo que tuve suerte”, cuenta. Para Susan hay belleza en todas las personas,de todas las tallas y de todos los pesos. Por eso, hace 2 años cuando Magaly Medina llamó a Tilsa Lozano chancha en televisión, hizo un video animando a sus fanáticas a seguir sus sueños: “Yo lucho contra el estereotipo y trato de mejorar mi canto para que se me abran las puertas”.  

María Inés Escalante. Su marca de ropa para ‘curvis’ simboliza el camino que le tocó atravesar: “Sephia es el color que parte del negro y va cambiando hacia otro. Ese fue mi proceso”. María Inés Escalante dice que durante diez años solía vestirse de negro. Su mamá había muerto y, con ella, se fue la persona que le remarcaba su peso. “Era estricta. Yo vivía a dieta. No era mala, solo quería lo mejor para mí, pero no entendía que ser delgado no es sinónimo de felicidad”. 

Sin su madre, empezó a engordar y a enterrar sus colores favoritos: el rosado y el morado. Hasta que un día decidió cerrar las heridas, se desnudó frente a un espejo, aceptó su peso y empezó a quererse. En el 2013 creó Sephia, una línea de ropa que ofrece tallas reales: un M o L de una marca comercial, dice, es un S de la suya. “La reducción de tallas parte por un ahorro de tela, pero no es real”.
También creó La balanza de Antonia, un espacio donde cuenta su experiencia: “La belleza está distorsionada. Todas se referían a mí como la gordita cuando era un palo. Me cansé de vivir encerrada en el tema de la comida. Ahora como lo que quiero y me siento linda. Me encanta mi cuerpo”. 

Gloria Castillo. Su familia le regaló una faja para la cintura. Tenía 13 años. “El maltrato psicológico empieza en casa”, afirma Gloria Castillo. “Te verías más bonita si fueras delgada”, repetían sus familiares. Sin embargo, ella, desinhibida y líder, siempre se amó. “En el colegio no me hacían bullying por ser gordita, porque me sentía muy segura. Pero otras compañeras sí sufrían con el peso”, cuenta.

Hoy, a sus 30 años, es la primera modelo Plus Size del Perú de talla 2XL, y maneja su página de Facebook, donde se dirige a sus gordipowers como ella las llama: “No promuevo la obesidad sino la aceptación de uno mismo”. Un camino que ella atravesó sola: “Me hubiera encantado tener alguien que me escuche. Yo la remé sola”. 
Así, cuando tenía 18 años decidió colocarse una banda gástrica para reducir su estómago. Bajó 47 kilos. De pronto, su peso era 70 kilos, pero se sentía triste. “No era yo, el ánimo me había cambiado. Comía con miedo. Toqué fondo y dije: ‘Siempre fui rechonchita. No me puedo forzar a tener un cuerpo que no tengo’”.
Desde que ayuda a sus seguidoras en Facebook a aceptar sus cuerpos, no se deprime más por el peso. “La belleza va más allá del aspecto físico, es la felicidad, seguridad y buen ánimo que irradias, es un tema de actitud”, agrega. 

 

Tags Relacionados:

peso

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías