Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Consultorio

¿Qué hacer cuando tu perro vomita bilis?

El origen puede ser desde una inocente travesura hasta serios problemas de salud. En todo caso, consultar a un veterinario

¿Cuántas veces has visto a tu perro vomitar bilis y no tener idea por qué lo está haciendo?

Lo cierto es que los perros lo hacen todo el tiempo. Uno de los motivos es que ellos son, prácticamente, aspiradoras de comida y a menos que estemos pendientes de qué comen y qué no, lo más probable es que terminen comiendo cosas que no deben y generando situaciones en las que, eventualmente, vomitarán bilis.

La buena noticia es que, por lo general, no es para preocuparse demasiado desde un punto de vista de salud. Sin embargo, si empieza a vomitar con inusual frecuencia, lo mejor será llevarlo a un médico veterinario.

Mientras tanto, éstos son los probables motivos por lo cuales podría estar vomitando bilis.

Síndrome de vómito bilioso

La bilis es un fluido producido en el hígado y que se aloja en la vesícula biliar.  Una vez que ingerimos alimento, la bilis es liberada al intestino delgado para ayudar a deshacer los alimentos de modo que el cuerpo puede digerirlos.

 El síndrome de vómito bilioso se da cuando ocurre una fuga de la bilis hacia el estómago desde el intestino delgado. Esto usualmente sucede cuando el perro lleva varias horas sin comer o porque ha comido una cantidad inusual de grasas, o pasto o porque ha tomado grandes cantidades de agua.

Una solución es reducir la cantidad de  comida que le sirves pero aumentar la frecuencia con la que comen, especialmente sí notas que el vómito de bilis ocurre después de haber pasado varias horas sin comer.

Enfermedades gastrointestinales

Vomitar bilis es un síntoma de varias posibles condiciones de salud que involucran el sistema digestivo. Esto incliuye enfermedades inflamatorias, úlceras, parásitos e incluso ciertos tipos de cáncer.

Debido a que la acidez de la bilis puede afectar el esófago, ésta puede causar úlceras si es que no es atendido a tiempo por un profesional. Algunas razas de perros que tienen tendencia a esta condición son los perros pequeñitos (toy), los de la familia de los Bulldog, los ‘cobradores’ (retrievers) y los Poodles.

Pancreatitis

Esto puede ocurrir luego de que el perro ingiere grandes cantidades de grasas. Esto causa inflamación  del páncreas, vómito de bilis, dolor intenso de estómago y diarrea, y generalmente ocurre entre 3 y 5 días luego de haber sido ingerida la grasa, pero también puede presentarse a las 24 horas.

¿Cómo se puede ayudar al perro en esta situación? Un veterinario suele recetar electrolitos para tratar la deshidratación y una dieta estricta, posiblemente algunos días sin comer.

Bloqueo intestinal

Desde juguetes y huesos hasta grandes cantidades de pelo pueden bloquear el intestino de un perro y, generalmente, habrá bilis luego de vaciarles el estómago. Lo idea es evitar llegar a este punto.

Uno de los síntomas que indican que tu perro ha ingerido algo indebido es falta de energía, decaimiento y dolor intenso de estómago. Una de las soluciones más comunes es la cirugía o una endoscopía.

Alergias

La bilis es un buen indicador de que tu perro es alérgico a ciertos alimentos.

Suele ocurrir cuando le cambias de alimento, en este caso sería bueno regresar al alimento anterior de inmediato.

Hay otros casos en los que el perro, de pronto, genera alergias  alimentos que viene consumiendo durante años.

Una mudanza o un cambio de ambiente también puede generar una reacción alérgica.

Una buena solución es una dieta estricta de 12 semanas para intentar identificar qué está produciendo la alergia. Claro, lo más recomendable es siempre trabajar de la mano de un veterinario, y si es un  nutricionista, mejor aún, pues lo ideal será retirar el alérgeno sin privar a tu perro de los nutrientes, vitaminas y minerales que necesita su cuerpo para estar al 100%.

* Información tomada del portal petMD.com

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías