elcomercio.pe
Módulos Tomas de Canal

Especiales

JUAN PABLO II

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Cuando Juan Pablo II visitó el Perú

El 27 de abril del 2014 el mundo adquirió un nuevo santo: Juan Pablo II. Desde que inicio su pontificado sobrevivió a una serie de atentados terroristas, enfrentó el final de la Guerra fría, pero por sobre todas las cosas viajó por el mundo llevando la palabra de Dios. 

Había llegado el viernes 1 de febrero de 1985 al Perú, y al día siguiente en la mañana se había encaminado a Arequipa. La tarde del sábado 2, ya en Lima, un numeroso grupo de jóvenes lo observaba como a un santo de la Iglesia en el hipódromo de Monterrico.

JUAN PABLO II

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Su presencia eclesial los azoraba y en sus palabras hallaron la paz y el consuelo ante las horas de terrible violencia que se vivían entonces. Era el II Encuentro de Jóvenes que Juan Pablo II visitó, animó y bendijo. A su lado estuvo el Señor del Santuario de Santa Catalina.

El Papa characato

Como dijimos, en la ciudad de Arequipa -esa mañana del sábado 2-, el Papa peregrino dejó la luz de sus palabras al lado de la Virgen de Chapi, a la que adoró y bendijo, coronándola bajo la atenta mirada de los arequipeños. En ese viaje al sur grande también beatificó a Sor Ana de los Ángeles Monteagudo.

JUAN PABLO II

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Al encuentro de los chalacos

El lunes 4, muy temprano, ya estaba en el puerto del Callao compartiendo con los obispos limeños y chalacos en el Campo Eucarístico. Entonces dio su bendición al Señor del Mar, y a la Virgen de Carmen de la Legua, y luego recorrió hospitales demostrando una increíble voluntad de ayuda y apoyo al prójimo.

JUAN PABLO II

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

En la viña del Señor

El martes 5 de febrero, tras un corto viaje la noche anterior al norte del país (Trujillo y Piura), las pistas de Lima se abrieron paso tras los patrulleros para dejar que el Papamóvil llevara al Sumo Pontífice a los arenales de Villa El Salvador. Una multitud incalculable lo esperaba. Gente pobre, pero ilusionada por el mensaje de paz y fe que proponía Juan Pablo. Su paso dejó una luz radiante, y ese verano fue más cálido aún. Inolvidable.

JUAN PABLO II

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Mensaje de esperanza

Justamente, en esa última jornada en el cono sur de Lima, al lado del pueblo de Villa El Salvador, el Papa abrazó, alentó y expresó amor a laicos y religiosos. Pero también fue serio y rotundo al pedir saciar “el hambre de pan y de Dios de los pobres del Perú”. Su voz resonó como un huracán en la mente de los hombres y mujeres que lo escuchaban alegres y extasiados. Ese mismo martes se dirigiría luego a Iquitos, donde hizo famosa la frase: “¡El Papa es charapa!”.

JUAN PABLO II

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Hasta luego Papa Peregrino

El Papa polaco se despidió de los limeños en el Grupo Aéreo N° 8; llegaría a Iquitos, para luego en la tarde de ese día partir hacia Trinidad y Tobago. Una verdadera maratón de fe y fuerza moral nos legó Juan Pablo II en aquellos cinco días en que recorrió la capital, el norte, el sur y el oriente del país.

JUAN PABLO II

(Foto: Archivo Histórico El Comercio)

Por segunda vez entre los peruanos

En 1988, el Papa Juan Pablo II regreso al Perú, aunque menos días que en 1985.

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada