Max: 27.5 ºC Min: 21 ºC
Dólar C: 3,285 V: 3,385
Euro C: 3,948 V: 4,018
Publicidad - Redacción
 
Domingo, 12 de marzo de 2006
La Biblioteca Nacional cambia de casa
Ver más fotos

Más de cien mil volúmenes fueron llevados a la nueva sede de San Borja. Un destacamento de la policía escoltó el traslado de las primeras obras



Cientos de cajas sobriamente alineadas y colocadas una sobre otra, hasta formar singulares edificios de cartón, ocupan desde hace días varios ambientes del tercer piso del edificio de la avenida Abancay de la Biblioteca Nacional.

Cada una de las cajas ha sido sellada con especial esmero, tiene un código, una detallada lista de su valioso contenido y un número de orden que la identifica para su posterior ubicación. No fue un trabajo sencillo, pues cada una de ellas guarda con celo entre 30 y 40 libros que han sido sometidos a un meticuloso procedimiento de limpieza, para luego ser inventariados, catalogados y, por último, empacados con un papel tratado especialmente para evitar el ingreso de ácaros y otros insectos. Pero eso solo fue el comienzo.

Y es que ayer, a las 8:50 a.m., se inició el traslado del primer lote de libros y publicaciones, que la antigua Biblioteca Nacional de la avenida Abancay conservaba en sus estantes, hacia su nueva y moderna sede de San Borja.

Fueron más de 100 mil libros los que, en este primer viaje, se trasladaron en dos grandes camiones cerrados. Un destacamento de la Policía Nacional se encargó de escoltar la valiosa carga que, entre sus volúmenes, contaba también algunas obras incunables, según reveló Sinesio López, director de la Biblioteca Nacional.

JOYAS BIBLIOGRÁFICAS
De allí el enorme cuidado que se ha tenido en el empaque y traslado de cada caja llevada ayer hasta la nueva sede de la Biblioteca Nacional. Para tener idea de lo que nuestra primera casa de la lectura tiene como valioso patrimonio, basta señalar que una de las obras más antiguas que se exhibirán en la nueva sede de la Biblioteca Nacional es un palimpsesto escrito en latín sobre piel de oveja y que data del siglo XII. Como si fuera poco, también figura el catecismo peruano "Doctrina Cristiana", que data de 1584. Este antiguo volumen se encuentra impreso tanto en español como en quechua y aimara.

Pero eso no es todo, ya que hay otros documentos diversos que datan de los siglos XVI y XVII. Además, figuran archivos presidenciales, la denominada Colección X, compuesta por libros antiguos diversos, como la "Enciclopedia de Francia de 1765", el "Atlas geográfico del Perú", de Paz Soldán (1865), y libros expurgados por la Santa Inquisición, cuya lectura fue prohibida por la Iglesia Católica. Entre estos últimos figura uno de la Compañía de Jesús de Potosí, expurgado en 1619. Y hasta la colección que donó Don José de San Martín cuando inauguró la Biblioteca Nacional.

Hay que precisar que muchas de estas joyas bibliográficas se hallan aún en cajas fuertes y bóvedas debido al incalculable valor histórico y cultural que poseen. Felizmente en la nueva sede de la Biblioteca Nacional podrán ser apreciadas en su totalidad por el público gracias a las nuevas condiciones de almacenamiento y conservación que tienen las flamantes instalaciones.

Hay otras obras valiosas que serán trasladadas en pocos días a su nueva casa. Se trata de las colecciones de Porras Barrenechea, Manuel Cisneros Sánchez (con su bella estantería en cedro de Guatemala) y Luis Alayza y Paz Soldán, por citar algunos casos. Y como parte del material especial figura el Archivo Courret, que consta de 10.000 fotos en papel y unas 80.000 en placas de vidrio.

DURO TRABAJO
Sinesio López, director de la Biblioteca Nacional, destacó el esfuerzo y la dedicación puestos por cada uno de los profesionales de su institución al momento de empacar los libros. Unos 250 estudiantes y profesionales de bibliotecología tuvieron la noble labor, y no menos titánica tarea, de limpiar cada libro que llegaba a sus manos utilizando una fina escobilla. Cada obra ha sido catalogada y clasificada con un código de barras antes de empacarla en su respectiva caja.

Este grupo humano trabaja en dos turnos y lo hace incluso en horas de la madrugada.

"Ha sido y es un trabajo delicado y quienes están a cargo de esta tarea lo hacen de manera muy profesional", aseguró López.

Para no dañar las obras en el traslado de las cajas que fueron colocadas en el tercer piso del local de la avenida Abancay, se construyó un elevador a fin de que por allí sean bajadas y luego llevadas a los camiones.

La empresa SIM tuvo la responsabilidad del traslado del primer lote de libros. Esta tarea continuará hoy y los próximos días, sostuvo López. Se calcula que se realizará unos cuarenta viajes para llevar todo el material bibliográfico de la vieja biblioteca hacia su nueva sede, aunque esta vez se hará de noche.



José Santillán Arruz
4 La inauguración está prevista para el lunes 27 de marzo
4 Antigua sede será una gran biblioteca pública
4 Sepa más



El 15 de marzo se celebra el Día Mundial del Consumidor.  ¿Considera usted que sus derechos son respetados?

4 Envíe su opinión


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa