Viernes, 25 de agosto de 2006
Secuestrador la trataba como si fuera su esclava
Tenía que decirle "mi amo y señor"

Durante ocho años, Natascha Kampusch debía dirigirse a su secuestrador, Wolfgang Priklopil, como "mi amo y señor". Pocas semanas después del rapto en Austria, Priklopil, un desempleado que recibió una herencia, fue considerado sospechoso por la policía e interrogado, pero nunca se inspeccionó su casa.






¿Qué aspectos positivos encuentra en las galerías de la avenida Wilson?
4 Envíe su opinión


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa