Jueves, 19 de octubre de 2006
La torpeza salió cara


Ofrecido en 139 millones de dólares, "El sueño" iba a ser el cuadro más caro del mundo sin embargo, por accidente, su propietario razgó la tela y perdió la venta.



WASHINGTON [AFP, EL COMERCIO]. El millonario Steve Wynn, propietario de casinos y hoteles en Las Vegas, nunca podrá perdonárselo. Estaba tan orgulloso de mostrar a sus amigos la obra de Picasso que acababa de vender por 139 millones de dólares (precio récord pagado por un cuadro en una subasta), que --en un gesto de énfasis-- agujereó la tela con su codo.

"Hubo un ruido terrible", relató esta semana en el blog Huffington Post la guionista estadounidense Nora Ephron, que estaba presente. "Oh mierda, miren lo que hice", habría indicado entonces el rico empresario de 64 años. "Gracias al cielo que fui yo quien lo hizo", agregó.

El cuadro "El sueño" data de 1932 y representa el retrato de la amante de Pablo Picasso, Marie-Thérèse Walter. Steve Wynn lo había comprado en 1997, e invirtió entonces 48,4 millones de dólares.

Recientemente había decidido desprenderse del cuadro, junto con otras de sus obras de arte, y había alcanzado un contrato de venta por 139 millones de dólares con un coleccionista de Connecticut, Steven Cohen, según adelanta la revista "The New Yorker", que publicará un amplio reportaje en su edición del 23 de octubre.

Pero antes de hacer efectiva la venta, Steve Wynn se jactó del monto récord de la transacción ante un grupo de amigos reunidos en su restaurante. "Es la mayor suma de dinero pagada por una pintura", habría asegurado, según Nora Ephron, quien añadió: "Wynn estaba loco de alegría por haber batido el récord de 135 millones de dólares pagado recientemente por un cuadro de Gustav Klimt.

Invitados a ver "El sueño", tal vez por última vez, sus amigos descubrieron en la oficina de Wynn y la sala de espera un Warhol, un Matisse, un Renoir y otro Picasso. "Steve Wynn comenzó una larga historia sobre la pintura", relató Nora Ephron. "En ese momento, se encontraba delante del cuadro, frente a nosotros".

Pero el millonario sufre de una enfermedad ocular, la retinitis pigmentosa, que afecta la visión periférica, precisó la revista. "Por lo tanto, cuando hice un gesto con mi mano derecha, mi codo derecho golpeó la pintura", relató el mismo Wynn al "The New Yorker". "Agujereó la pintura. Una pequeña perforación, una lágrima de dos pulgadas en el antebrazo izquierdo de la amante de Picasso. Todos nos callamos", añadió Wynn.

Según Nora Ephron, Wynn habría dicho más tarde que no es una cuestión de dinero. "El dinero no significa nada para mí. Es que yo era responsable de la pintura y la dañé", se lamentó amargamente.

Al día siguiente, el millonario informó a su comprador sobre lo que había ocurrido y confió el cuadro a uno de los más prestigiosos restauradores de obras de arte de la ciudad. Finalmente, Wynn decidió quedarse con "El sueño" a pedido de su esposa, que vio en el incidente "una señal del destino" para que se quedara con él. Bien dicen que el dinero no es todo en la vida.





¿Tiene usted un espacio de podcast en Internet? Cuéntenos su experiencia.

4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa