>


 
Lunes, 20 de noviembre de 2006
La tarde de la consagración de Roca Rey


Ver más fotos

TARDE DE TORERÍA. Los españoles El Fandi y Talavante y el peruano Roca Rey protagonizaron ayer una de las más alegres tardes de la feria. Solo el diestro nacional cortó dos orejas y logró salir en hombros



Por Bartolomé Puiggrós Planas

Hemos asistido ayer, en Acho, a la consagración de otro torero peruano que ha estado superior, ganándole incluso la partida a dos figuras españolas del toreo con un aplomo y una torería fuera de serie para quien hace campaña en los ruedos provincianos del Perú. Esa actuación y los pares de banderillas, tanto de El Fandi, conocido y famoso por ello, como los de Roca Rey, han sido lo mas destacado de la tarde que empezó soleada y que se fue apagando para terminar con un cielo nublado.

Con buena entrada en sol y menos en la sombra, los que no fueron ayer a Acho se perdieron la corrida. Alternaron David Fandila 'El Fandi', que vestía de negro y plata con chaleco de oro; Fernando Roca Rey, de rosa y oro, y Alejandro Talavante, de teja y oro. Como siempre, el público de Lima los hizo salir a saludar desde el tercio una vez terminado de dar el paseíllo.

El ganado estuvo bien presentado. Como era de dos ganaderías --Achury Viejo y Roberto Puga-- cada una estaba en el tipo de su encaste y alguno se dejó torear bien. Los de Achury Viejo salieron en primer, quinto y sexto lugar en la lidia.

VESTIDO DE BANDERILLERO
Al igual que su peón, El Fandi iba de negro y plata. Recibió a su primero con dos largas afaroladas de rodillas y, luego, da cinco verónicas media rodilla en tierra y serpentina, que se aplauden. Va por delante en banderillas y cede el segundo par a Roca Rey. El primero es de la moviola a cabeza pasada y gallea con Roca Rey para colocar los toros como para hacer quites. En su par, Roca Rey aguanta una enormidad, pues el bicho no se le arrancó y El Fandi cierra el tercio, pasando por adentro casi sin sitio y al voltearse clava en la moviola. Gran ovación. Tantea con la pañosa y se lo lleva para afuera. Allí, en ese terreno, hay derechazos y martinetes de remate, luego se aploma el toro y todo es uno a uno sin ligazón por la condición del burel, igual cuando coge la zurda. El Fandi mata de una estocada que hace rodar al toro sin puntilla y sale al tercio a saludar.

En el cuarto de la tarde también se luce con la capichuela. En banderillas, estas son de poder a poder, la moviola y al violín y corre de espaldas con el toro haciendo hilo por toda la plaza. Nunca habíamos visto aplaudir a un torero por correr, se supone que se aplaude cuando están quietos. De rodillas empieza su faena con derechazos estupendos y de pie da el de pecho. Luego, por la condición del toro, repone terreno para el siguiente cite. Por naturales logra mayor entente y remata con un afarolado ligado con uno de pecho. Intenta las dosantinas y, luego, la faena va a menos entre achuchones. Una larga faena que remata de pinchazo, metisaca en los bajos y estocada. Dio la vuelta al ruedo.

GRAN ACTUACIÓN
Fernando Roca Rey recibió a su primero con cinco verónicas ganando terreno como debe ser y remató con una revolera. Ceñidas son las chicuelinas y tafalleras del quite. En banderillas pasa a propósito sin clavar y luego deja los palos arriba. El Fandi, invitado a actuar, lo hace a la moviola y cierra el tercio Roca Rey con uno por los adentros. Como gallean todo el tiempo, reciben ovaciones de gala. Con la muleta brinda al público y se pone la montera a los pies en los medios y se pasa los pitones por delante y por detrás sin moverse. Vienen derechazos y naturales ligados en un palmo que liga con un afarolado y con uno de pecho. Luego, vendrán más naturales a pies juntos y receta una gran estocada. Le conceden merecidamente las dos orejas y da la vuelta al ruedo.

Al que hizo quinto lo lancea a pies juntos. Yaco hijo pica bien y lo aplauden y quita por chicuelinas. Con los palitroques, el primero es de poder a poder, el segundo pasa en falso a propósito y clava arriba. El tercero es con las banderillas cortas y cita de rodillas. Ya de pie hace un quiebro bien hecho y las palmas echan humo. Empieza la faena por estatuarios muy quieto, en medio del tradicional silencio de Lima. Disminuyen algo los muletazos por bajo, pero uno de pecho es una escultura. El toro va a menos y él alarga la faena innecesariamente pegándose un arrimón sin mayor lucimiento. Se tira a matar sin muleta en dos oportunidades y, ya con la pañosa, coge una gran estocada, haciendo muy bien la suerte. Ovación.

SIN PENA NI GLORIA
Alejandro Talavante, la novedad española de este año, ha pasado de puntillas por Lima. Si bien su lote de ayer no lo ayudó mucho, se nota aún poco rodaje. Hay que recordar que recién hace cuatro meses que tomó la alternativa. Su primero huía de todo y se escupía de los montados. El público llegó a pedir el cambio del toro y, como no lo hicieron, gritaron "otro juez", "otro juez" por primera vez en la temporada. El tercio de varas es un herradero. Ya con la muleta no tiene opciones:el manso había además rebrincado en banderillas. Se cruza mucho y porfía tratando de lograr algún muletazo lucido. Para remate no está fino con los aceros y hasta oye un aviso.

El sexto es de similar condición. Veroniquea a pies juntos y luego César Caro receta un muy buen puyazo en el que el toro, además, se queda enganchado en el peto y recarga largo rato metiendo los riñones. Solo se luce en los estatuarios con los que empieza, porque el burel está hecho un marmolillo y otra vez pasa un quinario con la espada. Se silencia su labor.

Más información:
4  Datos taurinos     
4 Los matadores       
4 El ganado: Ganado peruano dio buen juego y el colombiano solo en el incio
 





¿Cómo calificaría la labor que tuvo Franco Navarro al frente de la selección?
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa