Martes, 6 de marzo de 2007
Ajedrez: El escape del alfil


Emilio Córdova está enfermo y sin comida en Brasil, pero se rehúsa a volver

Emilio Córdova se ha hecho un auto jaque. El prodigio del ajedrez peruano dice estar abandonado en Sao Paulo, que no come desde hace tres días, que está enfermo y que necesita dinero con urgencia para poder ingresar a un hospital de la ciudad. En Lima, su padre Arturo Córdova no puede creer la historia. Asegura que él no escucha razones y que se ha ido a Brasil a perseguir a una mujer de 29 años, prácticamente el doble de los que tiene Emilio, de quien se ha enamorado perdidamente.

Él jura que por ahora no piensa regresar al Perú ("prefiero morirme en un hospital aquí antes que regresar. Tengo orgullo", afirma), que no le importa dejar el colegio Saco Oliveros, donde debió comenzar ayer las clases del quinto año de secundaria, ni a su familia ni a sus amigos. "Por ahora no regresaré, solo por ahora", dice.

"Estoy pasando por una etapa difícil de mi vida, por la que todos, estoy seguro, pasaron alguna vez. Una de las razones por las que estoy acá es mi novia; sí, pero no la única. Tal vez me dieron mucha libertad y ahora estoy volando solo".

Dice que necesita ir a un hospital, pero que no cuenta con medios. "Le he pedido a mi papá que me mande plata, que venda cosas en la casa, pero no me hace caso. Lo único que me dice es que regrese, que vuelva, pero yo no quiero hacerlo", dijo en el diálogo sostenido con Deporte Total.

Él asegura tener fuertes dolores de cabeza y un ardor en el estómago que no lo dejan descansar.

Papá desesperado

Dos semanas atrás, Arturo Córdova sostuvo una conversación con su hijo y este le reiteró que prefería quedarse en Brasil y que solo regresaría al Perú cuando fuera un gran maestro internacional de ajedrez. "En ese momento, desesperado como estoy, presenté un documento en el Ministerio de Relaciones Exteriores. Sé que ha ido el cónsul peruano en Sao Paulo a verlo, pero él se rehúsa a regresar. Hay solo dos caminos por hacer: uno es que viaje a Brasil y haga uso de mis derechos como padre para traerlo inmediatamente a casa, y la otra es presentar un documento en el juzgado de familia para que la jueza emita un documento, el cual es requisito indispensable para que la policía brasileña pueda detenerlo y devolverlo", explicó el padre.

Yo entiendo que él se debe haber enamorado perdidamente de la chica --continúa el relato el papá--, debe haber sido la primera vez que se enamora así, pero no puede hacer esto. Está poniendo su carrera en juego y nos está haciendo un daño muy grande. Ha vendido todo lo que tenía: su computadora, su filmadora, todo, para irse tras esa chica. Yo solo quiero que me ayuden a recuperar a mi hijo.





En su opinión, ¿quién debe ser el director técnico de la selección peruana de fútbol?
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa