Jueves, 8 de marzo de 2007
Liga de Campeones: En diez segundos


Bayern de Múnich superó 2-1 al Real Madrid y clasificó a los cuartos de final de la Champions

Múnich [DPA]. Parecía un K.O. en el primer round. El delantero holandés Roy Makaay marcó a los diez segundos el gol más rápido en la historia de la Liga de Campeones. Bayern de Múnich afirmaba su superioridad sobre un Real Madrid a la hora de defender. Estaba pintado el triunfo claro y fácil, pero otra vez un enfrentamiento entre bávaros y merengues fue cubierto por el telón de la emoción.

Bayern venció 2-1 al Real Madrid y clasificó a los cuartos de final de la Champions League gracias a la diferencia de goles de visitante, que en esta competencia valen doble. En Madrid fue un 3-2 a favor de los ex galácticos. Tras el madrugador tanto de Makaay, al cuadro muniqués le bastó con establecer una marca asfixiante en las primeras líneas del Real para manejar el partido hasta conseguir el 2-0 a los 66 minutos, a través del zaguero brasileño Lucio.

El primer gol del Bayern se trajo abajo la marca del brasileño Gilberto Silva, quien anotó a los 20 segundos para el Arsenal inglés ante el PSV Eindhoven de Holanda en setiembre del 2000.

Sufrir para ganar
Los dos equipos terminaron el partido con 10 jugadores. En Bayern fue expulsado el holandés Mark van Bommel, mientras que en el Madrid vio la tarjeta roja el volante de Mali, Mahamadou Diarra. Cuando el Bayern de Múnich dominaba con más intensidad, el Real Madrid consiguió el tanto del descuento gracias un polémico penal cobrado por el holandés Ruud van Nistelrooy.

Al once dirigido por Fabio Capello le faltaba solo un gol para darle a esta historia un final con vuelta de tuerca. Incluso el estadio Allianz Arena quedó mudo cuando Sergio Ramos parecía anotar el empate. El gol del defensa madridista fue anulado por el árbitro Lubos Michel debido a que Ramos se había ayudado con una mano al momento de parar el balón.

El Real Madrid pagó cara su propuesta mezquina de fútbol defensivo. Capello ubicó a dos mediocampistas defensivos, Emerson y Diarra. Al verse con el gol en contra de manera tan sorpresiva, tuvo que mandar a alentar a Gutti, Cassano y Robinho. Pero ya era muy tarde.

Claudio Pizarro ingresó al minuto 68 y colaboró con la estrategia del técnico Ottmar Hitzfeld. El peruano cuidó el balón cada vez que lo recibió al borde del área. No se dejó llevar por ese instinto explosivo que siempre tiene. Tuvo que bajar las revoluciones para enfriar un encuentro que, cuando menos se pensaba, llegó a complicarse. Tuvo un par de opciones, pero la felicidad esta vez fue otra: eliminar al rival de siempre.

Más información:
4 Lima TEVE




En su opinión, ¿cuáles cree que son las claves para la exitosa campaña de la selección Sub 17 de Perú?
4 Deje su mensaje


Copyright Empresa Editora El Comercio S.A.
Derechos reservados
Contáctenos

Edición impresa