Pertinente respuesta a contratos irregulares

El Inrena anulará concesiones de reforestación en Loreto

Se confirma denuncia de entrega de bosques como áreas deforestadas. Comisión técnica halló especies maderables en zonas concesionadas

Por Nelly Luna Amancio

La Intendencia Forestal del Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena) sí entregó en concesión para su reforestación bosques primarios --ricos en flora y fauna-- como si se trataran de áreas deforestadas. El informe de la comisión técnica encargada de inspeccionar las zonas en cuestión del distrito de Jenaro Herrera, en Loreto, confirma lo que este Diario denuncia desde hace una semana: que "en las concesiones entregadas existe un bosque primario virtualmente inalterado". Conclusión: los contratos se entregaron irregularmente en selva virgen.

Según funcionarios del Inrena, el mencionado informe llegó ayer a las manos de los altos funcionarios de esa entidad, quienes en una prolongada reunión decidieron anular las dos concesiones otorgadas en los alrededores de Jenaro Herrera, en Requena, y la comunidad nativa Matsés. Los directivos también analizaron las consecuencias legales que arrastraría esta situación.

Al respecto, José Luis Capella, abogado de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), sostuvo que probablemente Inrena declare la caducidad del derecho y, por ende, la resolución de los contratos, pues estos se basaron en información falsa. "El concesionario podría apelar o solicitar una indemnización", precisa Capella.

De acuerdo con el informe de la comisión técnica --formada por miembros del Inrena, el gobierno regional y el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana--, "los resultados cuantitativos del inventario de árboles de más de 40 centímetros de diámetro indican que se trata de un bosque primario (...) Corresponde a una calificación de bosque excelente". Sin embargo, en una carta enviada a este Diario, uno de los empresarios involucrados, Henry Balarín Maúrtua, asegura que las áreas que le otorgaron en concesión "han sido y son intervenidas en su totalidad por el ser humano, específicamente por parte de extractores madereros".

El informe lo contradice: "En la concesión de Balarín, a partir de los cuatro kilómetros al sur se observó que el bosque no había sido intervenido por la mano del hombre, ni siquiera hay registro de tala selectiva, pues las especies comerciales abundan (tornillo, cumala, etc.)". A la misma conclusión llegaron con el terreno entregado a Denia Pérez Cruzalegui, donde se halló "un bosque casi intacto". Aquí, además, se encontró cedro. El Comercio se comunicó con Balarín para conocer su interpretación del informe y la decisión del Inrena, pero no quiso responder.

El informe recomienda modificar el artículo de la Ley Forestal y Fauna Silvestre, que define a los terrenos que necesitan ser reforestados como "tierras con escasa cobertura arbórea o de bajo comercial". Ello "se presta a interpretaciones vagas que permitirían concesionar bosques primarios como si se tratasen de áreas deforestadas".

Sepa más
4 Otra de las recomendaciones del informe es la necesidad de contar con un catastro de las zonas calificadas para reforestación, como un instrumento previo a la entrega de concesiones.

4La comisión también hizo un inventario biológico en las once hectáreas recorridas y halló especies amenazadas como el mono huapo colorado, otorongos, cotomonos y pumas.

Gobierno regional asumirá fiscalización

El presidente de la región Loreto, Yván Vásquez, solicitó ayer al Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena) acelerar la anulación de las concesiones de reforestación que se otorgaron a Denia Pérez Cruzalegui y Henry Balarín Maúrtua.

"Si no lo hace, el gobierno regional interpondrá una denuncia en Iquitos contra estas concesiones ilegales", aseguró luego de conocer el informe que presentó la comisión técnica encargada de verificar las características reales de las áreas concesionadas.

Vásquez también le pidió al ministro de Agricultura, José Salazar, firmar los documentos necesarios para culminar con el proceso de transferencia de algunas de las funciones de Inrena al gobierno regional de Loreto. "Estableceremos sistemas de fiscalización continua", dijo.

Enfoque: Tienen que revisar los otros contratos
Por Nelly Luna Amancio
Periodista

Hace tres años la Intendencia Forestal del Inrena comenzó a concesionar áreas de la Amazonía para su supuesta reforestación. La meta era recuperar terrenos deforestados. Ahora, sin embargo, la realidad los desenmascara: cedieron bosques casi intactos como si fueran zonas degradadas.

El Inrena acaba de anunciar que anulará las dos concesiones de Loreto (entregadas en bosques primarios), pero qué pasará con los otros 280 contratos. Los indicios de irregularidades se repiten en la región Madre de Dios, donde se concentra el 80% de las concesiones.

Aquí, según el mismo Inrena, se encuentran las últimas caobas y cedros del país. Inrena tiene la obligación de revisar cada uno de estos contratos. Si su compromiso con la transparencia es real, también tiene el deber de identificar a los responsables de este atropello, a todos quienes aseguraron ver un bosque deforestado en un área rica en flora y fauna.